Inició mes de puertas abiertas de Escuelas Chárter de NYC para estudiantes y padres

Inició mes de puertas abiertas de Escuelas Chárter de NYC para estudiantes y padres
Foto de Wikicommons

Por: Isabel Song Beer

Febrero es el mes de puertas abiertas de las escuelas chárter de la ciudad de Nueva York y, a pesar de la pandemia, las escuelas chárter de la ciudad de Nueva York se han desempeñado increíblemente bien, ofreciendo apoyo educativo y recursos a los estudiantes de toda la ciudad. A las escuelas chárter les ha ido tan bien, de hecho, que este año marca el sexto año consecutivo de crecimiento para el NYC Charter School Center.

Este mes, los futuros estudiantes y los padres interesados podrán programar visitas virtuales y en persona a las escuelas chárter dentro de sus vecindarios para ver si los servicios ofrecidos beneficiarían más al estudiante.

Según los datos publicados el 31 de enero por el NYC Charter School Center, las escuelas chárter de toda la ciudad han visto un aumento del 1,3 % en la inscripción este año escolar, un crecimiento del 20 % para los estudiante de inglés como segundo idioma (ESL, por sus siglas en inglés), lo que lleva a un aumento general del 63 % de los estudiantes ESL durante los últimos cinco años, y un aumento en la inscripción de estudiantes afroamericanos, con cifras actuales que indican que el 25% de los estudiantes afroamericanos en los cinco condados ahora asisten a escuelas autónomas.

“A pesar de un límite en la creación de escuelas chárter en la Ciudad de Nueva York y los desafíos históricos de los últimos dos años, las escuelas chárter públicas de la Ciudad continuaron creciendo durante la pandemia, en un 9 %”, afirmó James Merriman, Director Ejecutivo del New York City Charter Center. “Nuestro crecimiento es el resultado directo del increíble trabajo de nuestros maestros, personal y líderes escolares en 272 escuelas para brindar una educación de alta calidad a los estudiantes que conforman nuestra diversa y vibrante comunidad de escuelas públicas chárter, y para brindarles a las familias una opción de encontrar la mejor escuela para su hijo.”

Las escuelas chárter son escuelas públicas que funcionan de manera independiente como las escuelas privadas, pero están financiadas por el impuesto estatal sobre la renta, subvenciones, premios y donaciones. Mientras que las escuelas públicas «normales» son financiadas por el gobierno federal. Esto permite que las escuelas chárter adapten su plan de estudios de manera más personal para adaptarse a las necesidades de los estudiantes independientes, al mismo tiempo que cumplen la misión general de educar a una comunidad de estudiantes. Las escuelas chárter también están sujetas a un estándar que establecen para mejorar el rendimiento de los estudiantes y, si no alcanzan estos objetivos, pueden cerrarse.

“La diferencia [entre las escuelas públicas y las chárter] a nivel gubernamental es que las chárter, por supuesto, se manejan independientemente del distrito”, afirmó Merriman en una entrevista con amNew York en enero. “Esto le da a las escuelas chárter la capacidad de brindar más opciones a los padres con respecto al tamaño de la clase y el plan de estudios o la forma en que la escuela aborda la forma en que ven las relaciones entre padres/estudiantes y las relaciones entre padres/maestros o un énfasis particular en ciertas materias [escolares]”.

Este enfoque más práctico del aprendizaje parece ser atractivo para más padres de la ciudad de Nueva York, ya que la capacidad de estar más informados sobre las necesidades individuales y el desarrollo educativo de un niño es una de las razones por las que los padres se inclinan por las escuelas chárter, y otra razón es la representación racial dentro de los espacios educativos.

“Hay muchos educadores afroamericanos y latinos [en las escuelas chárter de la ciudad de Nueva York], y hay escuelas chárter que son muy diversas”, dijo Merriman. “Debido a que [las escuelas chárter] a menudo atienden a familias de bajos ingresos, fueron creadas precisamente para servir a esas familias porque esas son las familias donde el sistema históricamente no ha servido bien a todos los niños. Entonces, para esos estudiantes, se trata de asegurarse de que tengan un buen desempeño y obtengan una educación rigurosa y se preparen para la universidad o una carrera.”

 

Notas relacionadas: Escuelas Charter siguen surgiendo como nueva oportunidad de educación diversa e inclusiva

 

Más de Alrededor de Nueva York