Indocumentado en peligro: Más de 3,000 millas viajando de Perú a EEUU

Indocumentado en peligro: 3,000 millas viajando de Perú a EEUU
La historia del peruano Sammy y su amigo Arturo en su duro camino hacia los Estados Unidos.

Por: Brooklyn Paper

Para Sammy, originario de Perú, el viaje hacia el norte a través de la frontera con Estados Unidos comenzó como una prueba de valentía.

Reportaje exclusivo: El viaje de una inmigrante indocumentada a Estados Unidos
El libro de Sharon Hollins, de 2021, «Cruces: historias no contadas de migrantes indocumentados», relata los viajes de personas que buscan el «Sueño Americano».

Cuando un amigo popular se le acercó en el campo de fútbol, ​​le preguntaron casi tan casualmente como si alguien preguntara qué hay para el almuerzo: «¿Estás preparado para ello?» … «Claro», respondió Sammy, con todo el macho que pudo reunir. «¿Cuando nos vamos?».

El viaje de más de 3,000 millas desde Perú a EE.UU. fue largo y arduo, incluso para dos hombres jóvenes de unos treinta años.

Pero, a veces, para muchos de ellos al comienzo de la ruta, la hazaña se sintió más como unas mini-vacaciones. Hubo visitas turísticas y algunas buenas fiestas que Sammy recuerda con cariño.

Después de todo, era el Perú de los noventa. Entonces era mucho más fácil cruzar la frontera, cuenta Sammy. Pero ni él ni su amigo Arturo disfrutaron de un viaje gratis a Norteamérica.

Su decisión tuvo un precio. Sammy se despidió de su familia el 12 de mayo, el Día de la Madre. Su mamá, «una dama fuerte, pero aún madre», derramó lágrimas al despedirse de su hijo. Sammy, uno de sus siete hijos, no estaba seguro de volver a casa alguna vez.

«Me preguntaba cuándo volvería a ver a mi familia y a mi pueblo», dice Sammy. «De hecho, nunca lo hice, y esas últimas miradas son mis últimos recuerdos».

Él comenzó su viaje en Lima, la capital peruana, y ​​la primera parada de la ruta fue Quito, en Ecuador. En el camino, vio algunas de las vistas más espectaculares de la excursión.

«Grandes panoramas y vistas del océano pasan por las ventanas como una película de National Geographic, solo que esto era real”, rememora.

Cuando él y Arturo estuvieron en territorio ecuatoriano, tuvieron su primer golpe de buena suerte. Mucha gente amigable los ayudó en el camino, y había una cara que Sammy recordaría para siempre.

«Viajábamos en autobús desde Costa Rica hasta la frontera de Nicaragua cuando conocí a una chica. Estábamos sentados uno cerca del otro en el bús y comenzamos a hablar», dice Sammy.

Esa chica le pidió que se quedara, y él debatió, pero finalmente cumplió con su promesa de ir a EE.UU. y ver qué le depararía la vida. Sin embargo, siempre se preguntó qué podría haber pasado con la mujer del autobús.

 

 

Cerca de la muerte

 

Pero no todo fueron buenas vistas y una conversación agradable. Sammy y Arturo tuvieron que trabajar duro entre los destinos del viaje para poder ganar algo de dinero y continuar su camino rumbo al «Sueño Americano», algunos de los empleos eran mucho más traicioneros que otros.

Desde ser confrontado por hombres a caballo que portaban machetes hasta ser burlado en un autobús por lugareños antiinmigrantes, y ser estafado y robado de todo su dinero, rara vez hubo un momento aburrido en la segunda mitad del viaje de los dos inmigrantes peruanos.

Su mayor desafío fue al final de su ruta: viajar a través de Guatemala hasta la frontera de México, que Sammy y Arturo sabían que sería la más difícil de cruzar aparte de la frontera estadounidense.

Después de correr (y saltar) para tomar un tren hacia suelo mexicano, los dos llegaron sanos y salvos, y de alguna manera, ilesos. «Terminamos quedándonos en México y trabajando para volver a estar juntos y ahorrar dinero para volver a intentarlo», indica Sammy.

Ellos consiguieron trabajos llevando bolsas para la gente del otro lado del río, y trabajaron día tras día hasta que se encontraron con un coyote. La pareja de viajeros peruanos nunca quiso trabajar con un coyote, pero estaban desesperados. EE.UU. estaba tan cerca, pero tan lejos.

Caminaron, caminaron y caminaron, tanto que Sammy sintió que no podía continuar. «No me sentía bien. Habíamos caminado durante horas. Pronto nos quedamos sin agua y comencé a sentirme deshidratado. Sentí que no podía llevar suficiente oxígeno a mis pulmones», recuerda. «Mi corazón latía con fuerza y ​​me dolía la cabeza».

De repente, sintió una intervención divina. «Vi un espíritu cruzarse en mi camino», dice Sammy. «Estaba paralizado por esta apariencia fantasmal y comencé a desviarme del camino detrás de ella».

Se tambaleaba y se sentía cerca de la muerte. Se preguntó cómo sería ir con el fantasma, pero se dio cuenta de que no estaba listo para morir, así que oró a Dios.

«Estaba cerca de la muerte y sentí que fui salvado por la intervención divina. Mientras oraba, me asombró escuchar a todo el desierto rezando conmigo. Fue tan hermoso. Mientras clamaba a Dios, escuché que todos los animales cercanos se unían a mí en oración», enfatiza Sammy.

«Sentí que todos estábamos clamando a Dios para que me escuchara y me salvara. Los animales, la vegetación y yo éramos uno. Podía escuchar todas las diferentes voces pronunciando la misma oración. ‘¡Ayúdalo, Señor! ¡Sálvalo, Señor!’, cantaban. Podía entender sus voces mientras pulsaban en mi cerebro y sentí que era parte de algo.

 

 

Arriesgando la vida

 

Finalmente, la pareja de inmigrantes peruanos llegó a salvo a los Estados Unidos, sin embargo, mirando hacia atrás, Sammy nunca estuvo seguro de haber tomado la decisión correcta.

A menudo se preguntaba cómo habría sido si hubiera trabajado en EE.UU. y regresado a casa en Perú. También siempre se preguntó qué habría pasado si se hubiera quedado en ese autobús con la linda chica de Nicaragua.

Lo que sí sabe es que no recomendaría el viaje que hizo. «No aliento ni alentaré a mis hermanos a cruzar la frontera y hacer el viaje aquí, ya que sentí que no vale la pena arriesgar la vida», dice.

«Me gusta mi vida aquí en EE.UU., pero trabajo por un salario mínimo y vivo con sencillez. Me pregunto qué habría sido si hubiera regresado y hubiera hecho una vida en casa.

Esta historia es parte de una serie que contiene capítulos editados del libro de Sharon Hollins de 2021 «Cruces: Historias no contadas de migrantes indocumentados». Cada relato cuenta un viaje diferente de un inmigrante hacia Estados Unidos.

 

 

 

Más de Alrededor de Nueva York