Hombre de Suffolk culpable de golpear y estrangular a jornaleros hispanos

Hombre de Suffolk culpable de golpear y estrangular a jornaleros hispanos
El acusado de crímenes racistas, Christopher Cella. Foto: SCPD / Noticia

Ponen mano dura contra el racismo en Long Island. El fiscal de distrito del condado de Suffolk, Raymond Tierney, anunció la declaración de culpabilidad de Christopher Cella, residente de Medford, por varios delitos de odio, incluido el estrangulamiento y la agresión contra 3 jornaleros hispanos a los que recogió en su vehículo con el pretexto de darles trabajo pero finalmente les llevó a un lugar lejano para golpearlos.

«Es inconcebible que este acusado haya elegido a personas vulnerables que buscan trabajo para aterrorizarlos y agredirlos», dijo Tierney. «Protegemos a todos en el condado de Suffolk independientemente de su origen étnico, raza, origen nacional o estado migratorio. Continuaremos luchando para mantener seguros a todos los residentes de Suffolk», agregó.

Cella, de 20 años, también se declaró culpable de dos cargos de encarcelamiento ilegal en 2do. grado (como un crimen de odio); un cargo de peligro imprudente en 2do grado (como un crimen de odio); dos cargos de obstrucción criminal de la respiración; y dos cargos de acoso agravado en 2do. grado.

Según detallan los documentos judiciales, el 17 de septiembre de 2021 Cella recogió en su vehículo a un jornalero en una tienda de delicatessen localizado en Farmingville, con promesas de trabajo. Pero luego llevó al inmigrante hispano a un lugar remoto, le hizo salir del automóvil y le atacó, le besó a la fuerza y ​​le estranguló. En eso, la víctima pudo liberarse y logró escapar.

Después, Cella regresó a su casa y cambió de vehículo para evitar ser reconocido porque según declaró más tarde a la policía: «All those Spanish people know each other» («Toda esa gente hispana se conocen entre ellos»).

Cella luego se dirigió a una tienda 7-Eleven, en Medford, donde otro jornalero latino estaba esperando por una oferta laboral. Lo recogió con promesas de contratarlo, lo llevó a un lugar aislado, lo encerró en su automóvil y comenzó a estrangularlo.

Después de 5 a 6 minutos, aproximadamente, la víctima luchó por respirar y perdió la visión y el conocimiento. Tras esto, Cella huyó al notar que una persona acudió en ayuda de la víctima.

Al día siguiente, Cella volvió a perpetrar sus crímenes racistas. En el mismo 7-Eleven recogió a otro jornalero hispano prometiéndole darle empleo pero cuando éste subió al automóvil, Cella aceleró y condujo de forma errática con malas intenciones.

A pesar de las súplicas del trabajador para que Cella se detuviera, éste aumentó su velocidad hasta que la víctima hispana pudo agarrar la palanca de cambios, parar en algo el auto y saltar del vehículo en movimiento. En reproche, Cella intentó golpear al jornalero con su vehículo y perseguirlo a pie, todo lo cual fue captado en un video de vigilancia.

Esta evidencia visual, que muestra los autos que usó Cella para cometer sus delitos, coincidió con las descripciones proporcionadas por los inmigrantes agredidos, y más tarde condujo al arresto del acusado. Además del video, las 3 víctimas identificaron a Cella en una serie de fotos.

Posteriormente, el acusado proporcionó una confesión escrita voluntaria en la que detalló sus delitos. Esta declaración se escuchó el 17 de agosto de 2022 ante el juez Steven Pilewski. Cella debe regresar a la corte de Long Island para recibir sentencia el 21 de septiembre de 2022.

Según manifiesta su abogado defensor al Newsday, Cella podría ser condenado a 3 años y medio de prisión, con 5 años de supervisión posterior a la liberación.

 

 

 

Más de Alrededor de Nueva York