Hispanos entre mayoría de familias que optaron por el aprendizaje remoto

Los estudiantes, padres y maestros, se están adaptando al aprendizaje remoto. (Foto a través de Pexels)

El número de familias que mantendrán a sus hijos en casa este otoño continúa creciendo, a medida que los padres siguen escépticos sobre la capacidad de la ciudad para reabrir de manera segura las escuelas para el aprendizaje en persona este año.

El martes, el Departamento de Educación informó que hasta el viernes 4 de septiembre, 389,666 estudiantes de escuelas públicas, 23,113 más que la semana anterior, solicitaron no participar en el modelo de aprendizaje mixto de la ciudad, donde los estudiantes mezclan clases presenciales con aprendizaje remoto desde casa.

Durante meses, los padres, maestros y directores se han preocupado por los desafíos logísticos y de salud que conlleva la reapertura de los edificios escolares durante la pandemia de coronavirus en curso, y las preocupaciones aumentan a medida que la ciudad se acerca al comienzo de las clases el 21 de septiembre. El motivo de preocupación más reciente para la reapertura de las escuelas es la ventilación, ya que más investigaciones respaldan la idea de que COVID-19 se transmite más fácilmente a través del aire estancado.

El lunes, el Departamento de Educación anunció que 10 edificios que albergan 21 escuelas estarían cerrados para los maestros y el personal que intentaron regresar el martes 8 de septiembre, debido a problemas de ventilación. El martes, el alcalde de Blasio se jactó de que el 96% de las 64,550 aulas en 1, 485 edificios escolares “pasaron” una serie de inspecciones del sistema de ventilación escolar en toda la ciudad sobre calidad del flujo de aire. El 4% restante, o 2.800, solo tenía problemas «menores» que, según las autoridades, podrían solucionarse al comienzo del año escolar el 21 de septiembre.

Sin embargo, no está claro exactamente qué utilizó la ciudad como criterio para determinar si un aula tenía suficiente flujo de aire para permitir que los estudiantes y maestros regresaran de manera segura, lo que provocó alarma en algunos padres y empleados. Para algunos, la falta de transparencia en las medidas de seguridad sanitaria es suficiente para no permitir que los niños regresen a la escuela.

“Nuestros niños y el personal de la escuela no pueden regresar a las condiciones insalubres de las instalaciones escolares que se llevó la vida de tantos neoyorquinos la primavera pasada”, dijo Daniel Alicea, padre, maestro de Far Rockaway y miembro de la cohorte Teachers of NYC. Según el DOE, 78 empleados del departamento han muerto después de contraer el COVID-19.

Pero para otros es más complicado. Según Deborah Alexander, copresidenta del Consejo de Educación Comunitaria 30, muchos padres aún no han decidido si elegir o no el aprendizaje mixto, ya que los padres están constantemente «esperando orientación» sobre cómo se ven las clases de aprendizaje combinado en términos de personal, horas de contacto con el profesor y contenido.

Se espera que la cantidad de estudiantes en clases completamente remotas cambie dado que los estudiantes pueden optar por no participar en el aprendizaje mixto en cualquier momento durante el año escolar, pero solo pueden optar por el aprendizaje combinado un puñado de veces durante el año.

«Sabemos que nada puede reemplazar la instrucción en persona y los muchos apoyos, incluidos los beneficios socioemocionales y de salud, que los estudiantes reciben en el aula», dijo la portavoz del DOE, Katie O’Hanlon. «Utilizando los datos más recientes de esta encuesta, aproximadamente el 61% de los estudiantes está programado para regresar a los edificios escolares en septiembre».

De los estudiantes que optaron por únicamente el aprendizaje remoto, el 26% se identifica como asiático, el 21% como negro, el 38% como hispano, el 11% como blanco, el 3% como otro y el 1% no eligió compartir información sobre raza o etnia, según al departamento.

El Departamento de Educación también proporcionó un desglose actualizado de los estudiantes que solicitan un aprendizaje completamente remoto y que potencialmente viven en la pobreza por distrito escolar.

 

Notas relacionadas: ¿Mandar o no a los niños a la escuela? La dura elección entre COVID19 o la salud emocional de los estudiantes

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>