Hispano con condena por marihuana, podría ser de los primeras en obtener licencia para vender cannabis bajo nueva ley

marihuana
Vladimir Bautista, director ejecutivo y cofundador de la marca The Happy Munkey. Fotos cortesía de Rise Strategy Group

Cuando un joven Vladimir fue condenado y discriminado por fumar marijuana antes de que la droga se legalizara en el estado de Nueva York, nunca imagino que esas sanciones ahora serian su boleto para obtener una licencia minorista para vender cannabis legalmente.

“Criado en Harlem, por consumir esta planta, a mí me metieron preso más de 20 veces porque eso es lo que hacían, ir a los barrios de bajos recursos y arrestar a gente todos los días; mientras que, en vecindarios de altos recursos, solo les pedían ‘que apagaran eso’”, recordó Vladimir Bautista, director ejecutivo y cofundador de la marca The Happy Munkey, una empresa que ha encapsulado el movimiento cannábico de Nueva York a base de eventos, redes, podcasts, revistas, ropa y mercancía. “Ahora se da uno cuenta como era sistemáticamente el humillar a nuestras comunidades”.

marihuana
Vladimir Bautista en el evento de consumo «Happy Munkey After Hours» en la exhibición Original Immersive VanGogh.

Gracias a que la marihuana recreativa se legalizó en Nueva York el año pasado y se eliminaron muchas condenas anteriores, funcionarios estatales anunciaron a mediados de mes, que las primeras licencias de Nueva York para vender marihuana recreativa se destinarán a las personas más afectadas por la guerra contra las drogas.

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, reiteró que los neoyorquinos con condenas por marihuana tendrán prioridad para las licencias de venta minorista de cannabis.

“El estado de Nueva York está haciendo historia, lanzando un enfoque único en su tipo para la industria del cannabis que da un gran paso para corregir los errores del pasado”, dijo en un comunicado. “Estoy orgullosa de que Nueva York sea un modelo nacional para la industria segura, equitativa e inclusiva que ahora estamos construyendo”.

marihuana

Para Bautista, esta aviso va más allá. El dominicano del Alto Manhattan siente que este anuncio no solo brindará una merecida justicia a las clases marginalizadas, sino que además ayudará a impulsar la economía en zonas discriminadas.

“Esa noticia me hace ser orgulloso de ser un nativo neoyorquino. Yo he estado mirando lo que ha pasado en el país con la legalización estado por estado, y Nueva York es el primer estado que ha puesto a la gente que ha sido criminalizada y que más ha sufrido –como los latinos y afroamericanos– primero”, dijo Bautista. “Tener un récord así, cuando era ilegal, no permitía conseguir un trabajo o ir a la escuela por estar consumiendo una medicina natural. La policía atacaba los barrios de bajos recursos para hacer su cuota. Lo cual afectaba mucho a personas como yo y las personas de esos vecindarios”.

Nueva York será el primer estado que estará dando una oportunidad a los más afectados por la opresión de la antigua ley. Ahora, el nacido y criado en Harlem reitera optimista, que, “si Dios quiere, vamos a aplicar para conseguir una licencia”.

“Esta es la única manera que le da a una persona como yo un chance realístico de poder mantenerse en una industria donde se tiene que competir con corporaciones con miles de millones de dólares. Es una oportunidad de establecerse antes de que entren ellos”, aseguró Vladimir.

marihuana

Según las proyecciones de Bautista, “esta noticia puede impactar a muchas comunidades latinas para atraer empleo y crear oportunidades monetarias para muchas generaciones futuras en Nueva York”.

“Nos da la oportunidad de poder ser pioneros, crear trabajos y hacer cosas positivas en el vecindario”, dijo. “Hasta la misma gente que lo hacía ilegal antes, ahora tienen una oportunidad de cambiar su vida, pagar ‘taxes’ y ser un buen ejemplo para su comunidad”.

Por su parte el alcalde de la ciudad de Nueva York, Eric Adams, también ofreció construir una industria del cannabis equitativa desde cero, ofreciendo apoyo financiero y asistencia técnica para ayudar a los empresarios a lanzar sus negocios, mientras promete una campaña de participación comunitaria para que los neoyorquinos conozcan las oportunidades existentes de participar en la industria.

“Se pusieron 200 millones de dólares para repartirse entre las licencias en Nueva York”, agregó Bautista. “No solo es una licencia, las personas necesitan muchos recursos para poder mantenerse. Con ese dinero una persona que está comenzando, y que no tiene el dinero de las corporaciones, puede tener un chance de verdad a triunfar a largo plazo”.

Asimismo, Bautista también tiene como objetivo eliminar el estigma del cannabis dentro de la comunidad latina.

“En la comunidad latina hay falta de educación cuando se trata de los beneficios de esta ‘medicina’. Lo ven como una cosa mala porque no había el acceso a la educación que hay ahora, lo cual es un estigma fuerte”, expresó.

Legado para futuras generaciones

Vladimir y The Happy Munkey son defensores y líderes en el espacio del cannabis. Bajo su liderazgo, Happy Munkey organiza eventos VIP populares que conectan a políticos, chefs, médicos, personas influyentes, atletas y artistas creativos entre sí, basado en un amor mutuo por la planta.

“Si en su corazón cree en un movimiento, nunca deje que ni la sociedad ni el estigma lo pare, porque al fin, siempre la verdad y la pureza gana a largo plazo… y eso es lo que yo quiero dejar como legado”, dijo. “Uno tiene que basarse en su corazón, moral y principio. Cuando uno sabe que algo está bien y algo es bueno hay que seguir el camino hasta que llegue a triunfar. Me tomó 25 años, pero ahora si va a valer la pena”.

Vladimir y su socio, Ramón Reyes, son coanfitriones del popular podcast Happy Munkey on the Boulevard, donde llevan el Happy Munkey a las masas. El podcast presenta una mezcla ecléctica de invitados que abarcan toda la gama de cannabis, desde estrellas del rap hasta directores ejecutivos y el fundador de Canadian Securities Exchange.

Happy Munkey ha aparecido en los principales medios de comunicación, incluidos CNBC, Bloomberg Business Week, USA Today, Rolling Stone y NBC News, entre otros.

“Yo tengo en esta industria 25 años y empezamos esta compañía hace 5 años y ahora podemos conseguir una licencia y abrir un dispensario, y ser un ejemplo para los latinos de donde nos criamos y dar trabajo, y más importante dar acceso a esta medicina, porque es una medicina”, añadió.

Su mayor orgullo fue cuando el equipo de Happy Munkey recibió un Silver Clio por su innovador evento de consumo «Happy Munkey After Hours» en la exhibición Original Immersive VanGogh el 2021. Eso se sumó a la celebración del fin de la prohibición el 20 de abril, el feriado mundial no oficial de la industria del cannabis.

“Este 4/20 que es día de fiesta, de celebrar la fiesta cannábica, vamos a hacer una fiesta muy grande con artistas, con mucha gente en Manhattan en un lugar que se llama Terminal 5”, dijo, recordándole a la gente que, aunque medicinal, el cannabis también tiene que ser consumido responsablemente. “Siempre hay que hacer las cosas conscientemente. Siempre hacer las cosas responsablemente”.

 

Notas relacionadas: Goya Robles sobre Power Book 3: Raising Kanan y su misión de abolir el trabajo forzado en cárceles

 

Más de Alrededor de Nueva York