‘Hay personas que literalmente se mueren de hambre’; Estudiantes universitarios enfrentan mayor riesgo de inseguridad alimentaria

Foto por Alejandra O’Connell-Domenech / QNS

Después de regresar a casa de su trabajo de medio tiempo en Best Buy, Jesse Delacruz camina por su sala de estar vacía, en su apartamento de Corona, hasta su cocina igualmente vacía. Toma un trago de su refrigerador, el cual solo contiene algunas bolsas solitarias de ensaladas preparadas.

Él ha tenido una sola comida hoy.

Delacruz, como un creciente número de estudiantes universitarios en Queens, está preocupado sobre cómo va a pagar su próxima comida. Incluso, ya empezó a ir a una despensa de alimentos en su escuela, LaGuardia Community College, no obstante, la universidad pide a los estudiantes a ir no más de 3 veces al mes, aunque a nadie se le niega la entrada a la despensa de alimentos.

«Soy uno de los afortunados», dijo Delacruz. «Hay personas que literalmente se están muriendo de hambre».

De acuerdo a un estudio del Instituto de Políticas de Alimentación Urbana de CUNY, más estudiantes universitarios en Queens están preocupados de dónde vendrá su próxima comida, comparado a hace 10 o 15 años.

El aumento en el número se ha atribuido a una combinación de factores: aumento de los costos de la vivienda, mayor costo en la matrícula universitaria y mayor número de estudiantes de bajos ingresos que pueden asistir a la universidad.

Este aumento se produce en un momento en que también se está acrecentando la inseguridad alimentaria en todo el municipio. Según un estudio de Hunger Free America, el 70 por ciento de los programas de alimentos de emergencia de Queens reportan un incremento en el número de personas solicitando el servicio este año.

Según el Instituto de Políticas de Alimentación Urbana de CUNY, en el otoño de 2015, aproximadamente 15,715 estudiantes en los cuatro campus de CUNY en Queens (Queens College, York College, Queensborough Community College y LaGuardia Community College) informaron que han experimentado hambre en los últimos 12 meses por falta de recursos alimentarios.

«Definitivamente me sentí avergonzado al principio», dijo Delacruz sobre su visita a la despensa de alimentos de La Guardia. Muchos estudiantes que sufren de inseguridad alimentaria se avergüenzan de su situación y de pedir ayuda. De acuerdo con el Instituto de Políticas de Alimentación Urbana de CUNY, solo un tercio de los estudiantes de cuatro años con inseguridad alimentaria reportaron usar los servicios del campus.

Para combatir esta crisis, más universidades de Queens han abierto despensas de alimentos. A principios de este mes, el Queens College abrió una despensa y, a fines de agosto, el York College y el Queensborough Community College anunciaron que las despensas de alimentos llegarían a sus campus.

Pero esto no es solo un fenómeno de Queens. Más universidades en todo el país están abriendo despensas de alimentos. Según una encuesta realizada en 2018 por la Alianza de Bancos de Alimentos de Colegios y Universidades (CUFBA), en 2012 había 88 campus con despensas de alimentos registradas. Ahora, hay 686 miembros de CUFBA. Los desafíos más comunes que enfrentan las despensas de alimentos en los campus son insuficientes fondos, alimentos y voluntarios.

Parece que al menos un cierto nivel de inseguridad alimentaria es producto de venir a la escuela, según el Director del Instituto de Políticas de Alimentación Urbana de CUNY, Nicholas Freudenberg, a quien le parece triste y conmovedor que los estudiantes pasen hambre mientras buscan mejorar sus vidas. La forma de combatir el problema es a través de un enfoque holístico que reduzca los costos de matrícula y cree viviendas más asequibles.

«Las despensas son una buena solución a corto plazo, pero son como una curita y no una solución a largo plazo», dijo Freudenberg.

 

Notas relacionadas: Revelan reporte de inseguridad alimentaria en toda la ciudad, con Queens con los niveles más altos 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>