Guía para la apertura de campamentos de verano durante la pandemia

Guía para la apertura de campamentos de verano durante la pandemia
Si bien fue menor la cantidad de niños que se contagió de COVID-19, ellos pueden infectarse, enfermarse y propagar el virus. (Foto: CDC)

A pocas semanas para que termine la temporada escolar, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han elaborado una guía para la apertura de campamentos juveniles y de verano durante la pandemia del COVID-19.

Cabe resaltar que estos campamentos cumplen un rol importante en la vida de los niños y adolescentes ya que contribuyen a su desarrollo social, emocional y físico. Además los chicos pueden practicar nuevas actividades, relacionarse con otros y mantenerse físicamente activos.

Muchos campamentos también incorporan contenidos educativos, lo que puede ayudar a evitar pérdidas en el aprendizaje durante el verano. La guía de los CDC pretende ayudar a los administradores de los campamentos con la organización y prevenir la propagación del COVID-19 al proteger a los campistas, sus familias, los miembros del personal y las comunidades.

 

Medidas para reducir riesgos

 

El COVID-19 se propaga principalmente por contacto cercano a través de las gotitas respiratorias que liberan las personas al hablar, cantar, respirar, estornudar o toser. Aunque es poco probable, existe la posibilidad de que las personas se infecten de coronavirus al tocar una superficie u objeto que tenga el virus y luego se toquen los ojos, la nariz o la boca. Los programas de campamentos deberían implementar múltiples estrategias de prevención:

– Vacunarse cuando sea elegible.

– Quedarse en casa si está enfermo o tiene síntomas del COVID-19.

– Garantizar el uso correcto y universal de mascarillas, además del ajuste adecuado de las mascarillas de modo que le cubran la nariz y la boca.

– Mantener el distanciamiento físico, incluso en cohortes.

– Lavarse las manos y cubrirse al toser y estornudar.

– Realizar actividades al aire libre siempre que sea posible y aumentar la ventilación cuando se realizan actividades en interiores.

– Limpiar y desinfectar cuando sea necesario para mantener los establecimientos saludables.

– Realizar el rastreo de contactos junto con el aislamiento y la cuarentena, en colaboración con los departamentos de salud estatales, locales, territoriales y tribales.

 

Uso correcto de mascarillas

– Pídales a todos los campistas, al personal y a los visitantes que usen de manera correcta y constante mascarillas que se ajusten bien a la cara con filtración adecuada para prevenir la propagación del COVID-19 a través de las gotitas respiratorias.

– Todas las personas en el campamento deberán usar mascarillas en todo momento a excepción de ciertas personas, o en determinados entornos o actividades, como comer y beber o nadar.

– Los campistas y el personal pueden usar mascarillas de tela con 2 o más capas de tela respirable y trama cerrada que se ajusten bien a los lados de la cara o mascarillas desechables.

– El personal y los campistas deben usar mascarillas que les cubran la nariz y la boca, especialmente cuando se dificulta mantener el distanciamiento físico (tanto si las actividades se realizan en interiores como al aire libre).

– Las siguientes personas no deben usar mascarillas: Menores de 2 años de edad, quienes tengan dificultades para respirar o estén inconscientes, personas incapacitadas o que por cualquier otro motivo no puedan quitarse la cubierta sin ayuda.

– Guarde las mascarillas de manera adecuada y lávelas regularmente para mantenerlas limpias. El personal y los campistas deben tener más de una mascarilla a mano por día para poder reemplazar fácilmente si se ensucia.

– No use mascarilla cuando realice actividades en las que podría mojarse, como nadar en la playa o en una piscina. Las mascarillas mojadas pueden dificultar la respiración y no cumplir su función.

 

Distanciamiento físico

– Distancia de al menos 3 pies entre los campistas dentro de una misma cohorte o «burbuja» (grupos de campistas y miembros del personal que permanecen juntos durante todo el día) para evitar la exposición a otras personas.

– Al menos 6 pies entre todos los campistas fuera de su cohorte.

– Al menos 6 pies al momento de comer y beber.

– Al menos 6 pies entre los campistas y el personal, y entre los miembros del personal.

– Use señalizaciones físicas o visuales para reforzar el distanciamiento físico de al menos 6 pies en áreas como la recepción y el comedor.

– Si los campistas más pequeños tienen siestas programadas, asigne colchonetas individuales para cada niño, desinféctelas antes y después de cada uso y dispóngalas con espacio suficiente entre cada una.

– Ubique a los campistas acostados cabeza contra pies para garantizar que haya distancia entre sus caras. No deben usar mascarillas mientras duermen.

– Mantenga la distancia física entre los campistas en los autobuses o medios de transporte (p. ej., siente a un solo niño por fila, deje filas libres) cuando sea posible.

– Los campistas que pertenecen al mismo hogar pueden sentarse juntos.

– El uso de mascarillas debe ser obligatorio en autobuses o medios de transporte.

 

Lavarse las manos

– Enseñe y promueva el lavado de manos frecuente con agua y jabón por al menos 20 segundos, y controle que todos los campistas y el personal cumplan con esta práctica.

– Si no hay agua y jabón disponibles, se puede usar desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol.

– El personal y los campistas no deben utilizar desinfectante de manos si sus manos están visiblemente sucias o engrasadas (por ejemplo, después de jugar al aire libre, pescar o acampar). Más bien deben lavarse las manos con agua y jabón tan pronto como sea posible.

– Toda mascarilla sucia o húmeda debe reemplazarse por una limpia lo antes posible.

– Deben botar los pañuelos desechables usados a la basura y lavarse las manos inmediatamente con agua y jabón por al menos 20 segundos.

– Cuando no haya una mascarilla o pañuelo desechable disponible o en uso, deben toser o estornudar en el pliegue del codo en vez de cubrirse con las manos.

 

Los niños pueden contagiarse

Si bien durante la pandemia fue menor la cantidad de niños que se contagió de COVID-19, ellos pueden infectarse, enfermarse, propagar el virus a otros y tener resultados graves.

Sin embargo, los niños son más propensos a ser asintomáticos o a tener síntomas leves inespecíficos; son menos propensos que los adultos a enfermarse gravemente y morir. Los niños con afecciones subyacentes tienen mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del coronavirus.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York