Gobernadora Hochul extiende beneficios de SNAP para incluir a restaurantes

La gobernadora de Nueva York Kathy Hochul. Foto: REUTERS/Cindy Schultz

Por: Morgan C. Mullings

La gobernadora Kathy Hochul se presentó en el centro recreacional Brownsville el día 4 de octubre para firmar una legislación que garantiza a los usuarios de los beneficios de SNAP, la oportunidad de comprar comidas preparadas en restaurantes.

Patrocinado por la asambleísta Karines Reyes, el proyecto de ley exige que el estado forme parte del programa federal de comidas de restaurantes.

“Desde el Departamento de Salud del Estado de Nueva York, hasta las redes de bancos de alimentos alrededor de todo Nueva York, ellos podrán comprar comidas en restaurantes para distribuirlas a las personas que las necesitan,” dijo Hochul. “Eso es así de simple.”

Después aclaró que, aunque se firme de inmediato el mandato de ley, el proceso de aprobación federal no va a pasar de la noche a la mañana.

Además de proporcionar ayuda con los beneficios de SNAP con el Proyecto de Ley de Reyes, Hochul quiere ayudar a la recuperación de los restaurantes al establecer una ruta para obtener $1.4 millones en ayuda federal para el estado y establecer un programa de resistencia para restaurantes de $25 millones.

Esto ayudaría posteriormente a los beneficiarios de SNAP más vulnerables: los ancianos, quienes no siempre pueden ir al supermercado o preparar su propia comida, a las personas sin hogar y desplazados, quienes podrían no tener cocinas, y aquellos que necesitan asistencia por discapacidades.

“Hoy se trata de alimentar a las personas,” dijo Hochul.

Debido a la pandemia por COVID-19, los beneficios de SNAP para una familia de 4 pasaron de $680 dólares a $835, y Hochul dijo que se mantendrá así por el momento.

Jerome Nathaniel, director de políticas y relaciones gubernamentales de City Harvest, habló sobre las necesidades de los bancos de alimentos que causó el virus. City Harvest ha distribuido 200 millones de libras de comida desde marzo del 2020.

“Muchas familias que usan nuestros servicios se quedaron sin beneficios,” dijo Nathaniel, aplaudiendo el nuevo plan para crear más opciones.

La Alianza Hospitalaria de la Ciudad de Nueva York también mostró su apoyo, así como un dueño de restaurante ubicado en East New York.

Andrew Walcott, el fundador de Fusion East en Brooklyn, tuvo su restaurante temporalmente cerrado debido al COVID. “Como todos en esta sala lo saben, el cierre de la economía en la industria del servicio fue muy difícil, incluyendo a los restaurantes”, comentó Walcott. Expresando su agradecimiento a los miembros de la asamblea y a la gobernadora por su apoyo a los pequeños negocios.

“Su liderazgo no solo asegura que restaurantes como el mío se mantengan abiertos, sino que también ayuda a que estos prosperen en el futuro,” indicó Walcott.

Una vez que la aplicación del estado sea aprobada por el gobierno federal, los beneficios entraran en vigor en enero.

 

Notas relacionadas: ¡No te quedes fuera! Aplica ya para los $27 millones para indocumentados afectados por Ida anunciados por gobernadora

 

Más de Alrededor de Nueva York