Gobernador Cuomo asigna $ 8,35 millones para prevención de pandillas en Long Island

Gobernador Cuomo asigna $ 8,35 millones para prevención de pandillas en Long Island
Gobernador Cuomo asigna 8,35 millones a iniciativa de prevención de pandillas. EFE

 

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, anunció la asignación de 8,35 millones de dólares a varias organizaciones en Long Island para prevenir que jóvenes sean reclutados por la pandilla MS-13, que opera en diversas comunidades.

La asignación de fondos es parte del esfuerzo a través del estado de varias agencias que proveen educación, entrenamiento y oportunidades de empleo a jóvenes en riesgo, según indicó Cuomo en un comunicado.

La MS-13 recluta gente joven y menores que han llegado solos de Centroamérica y rechazarlos podría causarles la muerte. En los últimos dos años se le atribuyen al menos una veintena de asesinatos en Long Island.

«La violencia y terror que la MS-13 ha infligido en nuestras comunidades no será tolerada y protegiendo y educando a los niños de Nueva York, estamos tomando acción para expulsar a estos criminales monstruosos», señaló el gobernador.

Este dinero se suma a los 18,5 millones de dólares que fueron asignados del presupuesto estatal de 2018-2019 para erradicar la MS-13 de los condados de Nassau y Suffolk.

De los 8,35 millones de dólares, un total de 3,7 millones saldrán del Departamento del Trabajo para ayudar a 845 jóvenes en entrenamiento y oportunidades de empleo.

Mientras que otros 2,4 millones de dólares provendrán de la Oficina de Servicios a Niños y Familias dirigidos a crear 1.499 programas después de clases en cuatro distritos escolares y a organizaciones comunitarias que brindan servicios a jóvenes en riesgo, en los condados de Nassau y Suffolk.

El resto de los fondos están destinados a otras iniciativas, todas con el mismo fin de prevención de pandillas.

 

Brutales asesinatos

 

De acuerdo con las autoridades, la MS-13 o Mara Salvatruchas es la responsable por los brutales asesinatos, en su mayoría con machetes y bates de béisbol, de varios jóvenes en Long Island, lo que llevó hasta allí en el 2017 al jefe de Justicia Jeff Sessions y al presidente Donald Trump, que le declararon la guerra a la peligrosa pandilla.

Cuomo también le declaró la guerra al grupo, considerada por el Gobierno de EE.UU como una organización criminal internacional, creando el año pasado una unidad de policías estatales para luchar contra las pandillas, centrada particularmente en la MS-13 en Long Island.

Este grupo se unió a la policía del condado de Sufolk y a agentes del FBI con los que comparten datos de inteligencia, equipo electrónico y vehículos en la lucha contra el peligroso grupo pandillero, mientras que otros policías fueron asignados a patrullar vecindarios en Central Islip y de Brentwood, donde se concentran sus actividades.

La MS-13 nació en la década de 1980 en la ciudad de Los Ángeles donde llegaron centenares de salvadoreños que huían de la guerra civil en su país y que, luego, fueron deportados, lo que en la práctica provocó la expansión de la banda a Centroamérica.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>