Freeport elimina campamento de jornaleros en contra de las pautas del COVID-19

Freeport elimina campamento de jornaleros en contra de las pautas del COVID-19
La Villa de Freeport removió las casas improvisadas que utilizaban trabajadores inmigrantes indocumentados en la zona conocida como "La Montaña". (Foto: Noticia)

La Villa de Freeport, en Long Island, recientemente removió a una docena de jornaleros hispanos que vivían en precarias casitas en un área boscosa cerca de Sunrise Highway, contrarrestando la orientación de salud federal que recomienda no limpiar los campamentos de personas sin hogar durante la pandemia de coronavirus.

Los jornaleros, trabajadores inmigrantes indocumentados de El Salvador, Guatemala y otros países latinoamericanos, habían vivido durante años en el área conocida como “La Montaña”, pero la Villa les dio 72 horas el mes pasado para recoger sus pocas pertenencias y salir del lugar.

La Villa ubicada en el condado de Nassau, citó razones de salud y seguridad para justificar la mudanza, pero los defensores de los inmigrantes dijeron que el desalojo del campamento solo empeorará la crisis del COVID-19.

«No tenemos más remedio que sacarlos de la propiedad», escribió la Villa en avisos pegados a los árboles del área, según reportó hace unas semanas el periódico Noticia. Los hispanos representan el 14 % de las muertes por coronavirus en el estado de Nueva York a pesar de ser solo el 12 % de la población en todo el estado.

El campamento estaba ubicado en una zona boscosa entre la Ruta 27, cerca a las vías de Long Island Rail Road, Meadowbrook State Parkway y un patio de obras públicas.

«Es injusto por el tiempo que nos dan para irnos», dijo a Noticia, Ariel Mérida, un inmigrante guatemalteco que trabaja como limpiador de botes. «Aquí no hacemos ningún problema ni nada. Acabamos de dormir, no ofendemos a nadie, no nos metemos con nadie».

Por su parte, el alcalde de la Villa de Freeport, Robert Kennedy, citando lo que llamó condiciones insalubres en el bosque, dijo que la Villa despejó a los jornaleros por motivos de salud. «Se dio en cuenta de que era muy inseguro», declaró Kennedy a LongIslandPress.com.

«Yo asumiría que como la epidemia del COVID-19 golpeó esa área, usted tendría muchas muertes en las condiciones que estaban compartiendo (los trabajadores)».

 

 

Cuestionada decisión

 

Las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) sugieren que limpiar los campamentos de personas sin hogar (indigentes) puede alimentar la pandemia.

«A menos que haya unidades de vivienda individuales disponibles, no elimine los campamentos durante la propagación comunitaria del COVID-19», establecen las directrices de los CDC.

«La limpieza de los campamentos puede hacer que las personas se dispersen por la comunidad y rompan las conexiones con los proveedores de servicios. Esto aumenta el potencial de propagación de enfermedades infecciosas».

En cambio, los CDC recomiendan que se aliente a quienes viven en campamentos a instalar sus tiendas de campaña con al menos 12 pies de distancia entre sí. También recomiendan proporcionar letrinas portátiles para campamentos de más de 10 personas por si no hay baños disponibles.

El alcalde Kennedy dijo que la policía de la Villa remitió a los hombres a proveedores de servicios, pero los defensores de los inmigrantes dicen que los jornaleros aún viven al aire libre.

 

Eliminan campamento de jornaleros en contra de las pautas del COVID-19
Remueven las viviendas que usaban trabajadores inmigrantes en la «Montaña». (Foto: Noticia)

 

«Romperlos es lo opuesto a las pautas recomendadas por el gobierno federal», dijo Greta Guarton, directora ejecutiva de la organización sin fines de lucro Long Island Coalition for the Homeless. «Las pautas a la luz del COVID son en realidad para permitir que las personas permanezcan donde están porque es el lugar más seguro para ellos y es más seguro para la comunidad donde permanecen».

A su vez, Nadia Marin-Molina, co-directora ejecutiva de la Red de Organización de Trabajadores del Día Nacional (NDLON), organización sin fines de lucro con sede en California, que ha trabajado para ayudar a los jornaleros de Freeport, Nueva York, se hizo eco de las preocupaciones de Guarton.

«Es inadmisible que el alcalde arrase esos campamentos en medio de una pandemia», dijo Marin-Molina. «Destruir el único lugar que tenían … básicamente solo los aleja».

 

 

No tienen trabajo

 

Los antiguos residentes del campamento dicen que encontrar un nuevo lugar para quedarse es difícil como encontrar trabajo durante la pandemia.

«El desalojo … nos afecta mucho porque en este momento no hay trabajo», comentó a Noticia, Narciso Cruz, otro jornalero que vive en “La Montaña” de Freeport quien emigró de El Salvador hace 14 años. “Hago un poco de todo pero perdí mi trabajo. Por eso hacemos estas casitas en el monte, porque no hay otro recurso».

Debido a la pandemia, Cruz fue suspendido de sus trabajos en pintura y construcción. Y no está solo. «Tengo amigos que van a detenerse en Home Depot para buscar trabajo, pero con este virus nadie les da nada», señaló Samuel García, un jornalero de El Salvador que vivió en “La Montaña” durante 4 años hasta que la Villa lo desalojó. Así le dijo a Noticia mientras usaba una mascarilla facial para evitar la propagación del COVID-19.

 

‘El Trailer de Freeport’

 

Para los hispanos desalojados de “La Montaña”, una de las pocas fuentes de apoyo que tenían era una oficina móvil conocida localmente como «el Trailer de Freeport» que servía como lugar de contratación de jornaleros al final de la avenida Bennington, a pocos pasos del campamento. En el remolque, alrededor de 30 a 50 personas recibieron desayuno gratis 6 días a la semana, donaciones de alimentos y programas como capacitación en salud y seguridad en la construcción, ofrecidos por la organización sin fines de lucro CoLoKi, con sede en Merrick.

«Allí fuimos a desayunar, pudimos preparar nuestra comida, cargar el teléfono», dijo García a Noticia. «Tuvimos mucho apoyo de las organizaciones».

 

Freeport elimina campamento de jornaleros en contra de las pautas del COVID-19
Jornaleros en el Tráiler de Freeport que era operado por la organización CoLoKi.

 

Freeport era dueño del trailer y lo prestó sin costo de alquiler a CoLoKi, liderado por su fundadora Liz O’Shaughnessy, y más tarde por Mirna Cortes, quien comenzó a trabajar allí en 2014 y recientemente asumió la administración provisional de la instalación poco antes de que se cerrara.

CoLoKi estaba distribuyendo alimentos a los jornaleros con el apoyo del banco de alimentos Island Harvest, pero en marzo la Villa le notificó al grupo que tenían que desalojar el remolque (lo que se hizo el pasado 6 de abril).

En tanto, el alcalde Kennedy dijo que el tráiler fue retirado porque los jornaleros no practicaban el distanciamiento social. Pero Marin-Molina, de NDLON, afirma que la Villa podría haber aconsejado a los jornaleros que se mantuvieran a 6 pies de distancia y usaran mascarillas en lugar de terminar los servicios de remolque.

«Si la Villa de Freeport no se ocupa de sus personas más vulnerables, las personas sin hogar, los jornaleros, etc., entonces no solo están lastimando a esos trabajadores, están lastimando a todos», dijo a Long Island Press. “Porque a medida que esos trabajadores se enferman, todos en la comunidad se enferman y la enfermedad se propaga. También se trata de la salud de toda la comunidad, no solo de un grupo de individuos».

Esta historia fue publicada antes en LongIslandPress.com .

 

Freeport elimina campamento de jornaleros en contra de las pautas del COVID-19
Jornaleros hispanos llevaron curso de capacitación laboral en el Tráiler de Freeport, organizado por CoLoKi.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>