Fiscal General de NY demanda a Trump por amenaza de deportar a estudiantes internacionales

Fiscal General de NY demanda a Trump por amenaza de deportar a estudiantes internacionales
La fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James, busca parar la dura política anti inmigrante de la Administración Trump. (Foto: amMY / Todd Maisel)

La Fiscal General de Nueva York, Letitia James, ha demandado a la Administración Trump por el cambio repentino en la política que amenaza con deportar a más de 1 millón de estudiantes internacionales de los Colleges y Universidades neoyorquinas y el resto de la nación, si no se inscriben en clases presenciales en el campus para este otoño, un movimiento destinado a obligar a las escuelas a ofrecer instrucción en persona con el riesgo de aumentar la propagación de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) entre estudiantes, profesores y otros miembros de nuestra comunidad.

En una demanda presentada el 13 de julio contra el Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. (DHS) y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU. (ICE), además de los respectivos líderes de las agencias, el Secretario Interino de Seguridad Nacional, Chad Wolf, y el Director Interino de ICE, Matthew Albencey, la Fiscal General James argumenta que ICE, hace apenas una semana, anunció una importante revocación de la política que afecta a casi todos los colleges y universidades y que esto amenaza la salud pública, la educación de los estudiantes y la economía más grande de Nueva York.

«Los estudiantes internacionales nunca deberían ser utilizados como forraje político para obligar a las universidades a reabrir sus puertas, pero la incapacidad del presidente para eliminar la política de las decisiones de salud pública nos pone en peligro a todos», dijo James.

«La diversidad de nuestros colegios y universidades es lo que hace que las escuelas de Nueva York se encuentren entre las más competitivas y buscadas del mundo, pero la reversión de la política de Trump no solo amenaza los caminos educativos de estos estudiantes inocentes, sino también la economía de nuestro estado y la salud pública de millones de neoyorquinos», agregó.

 

Cambio de ICE

 

Cabe recordar que después de la declaración de estado de emergencia en Nueva York debido a la pandemia del coronavirus, casi todos los colleges y universidades locales cerraron sus puertas. La mayoría de estas instituciones dedicaron recursos significativos a continuar la educación de millones de alumnos al tiempo que salvaguardaron la salud pública al cambiar a la enseñanza y el aprendizaje a distancia (remoto), implementando medidas para mantener seguros los campus y desviar fondos limitados a la respuesta al COVID-19.

El 13 de marzo, ICE, bajo la dirección del DHS, reconoció la transición casi universal al aprendizaje remoto en Nueva York y en todo el país, y emitió una exención a las regulaciones de la agencia que requerían que los no ciudadanos con visas de estudiante F-1 y M-1 asistan a la mayoría de sus clases en persona. La directiva de ICE se emitió debido a «la naturaleza extraordinaria de la emergencia del COVID-19» y debía permanecer en «vigencia durante la emergencia», que continúa actualmenye.

En los 4 meses desde que el virus comenzó a extenderse ampliamente en EE.UU., se registraron al menos 401,000 contagios confirmados en Nueva York y casi 25,000 muertes en el estado como resultado directo de la enfermedad.

A pesar de que el número de infecciones continúa aumentando a tasas astronómicas en todo el país, el pasado 6 de julio, ICE anunció repentinamente, sin previo aviso, que rescindiría su exención del 13 de marzo de 2020, lo que exigiría a todos los estudiantes internacionales con visas F-1 y M-1 para inscribirse en clases en persona para el semestre de otoño de 2020 o salir inmediatamente del país, o no se les permitirá recuperar la entrada si actualmente están fuera de EE.UU.

ICE exige que las escuelas certifiquen para cada estudiante internacional que su «programa no está completamente en línea» y «que el estudiante no está tomando una carga de cursos completamente en línea para el semestre de otoño de 2020». Además, las escuelas deberán emitir nuevos formularios I-20 (Certificado de elegibilidad de estudiante no inmigrante) para millones de alumnos en cuestión de semanas, antes del 4 de agosto.

 

 

Peligro migratorio

 

En la demanda interpuesta el 13 de julio y la moción de una orden judicial preliminar y una orden de restricción temporal, la Fiscal General, Letitia James busca detener inmediatamente a la Administración Trump de avanzar con una revocación de la exención de marzo, argumentando que la nueva directiva ignora cruelmente y va en contra de la salud pública prevaleciente, directrices que exigen un distanciamiento social sostenido y planes de reapertura a medida de solo las actividades más esenciales.

Además, James sostiene que la decisión precipitada y mal informada de ICE de promover la reapertura de escuelas no solo pone en peligro la salud pública, sino que también amenaza el estado migratorio de los más de 100,000 estudiantes internacionales que estudian cada año en nuestro estado.

La Ciudad de Nueva York tiene el mayor número de estudiantes internacionales que cualquier otra ciudad del país, y el estado neoyorquino tiene el segundo mayor número de estudiantes internacionales de todos los estados de la nación.

Además, la directiva obligaría a las escuelas a reconfigurar de manera inmediata y fortuita sus ofertas de cursos de otoño 2020 en cuestión de días, o correría el riesgo de que los estudiantes internacionales se desinscriban. Esta implementación de ICE agotará y desviará los recursos educativos limitados de Nueva York, obstaculizará la administración efectiva y la aplicación de sus propias políticas ante el COVID-19, resultará en millones de matrículas e ingresos perdidos para la economía del estado y pondrá en peligro la salud y la seguridad de todos los neoyorquinos dentro y fuera de los campus.

Finalmente, obligar a Nueva York a abrir clases presenciales significa que los residentes de otros estados, muchos con tasas de infección aún en aumento, también regresarían a nuestra área y correrían el riesgo de provocar un resurgimiento del coronavirus.

«Las escuelas nunca deberían tener que elegir entre inscribir a estudiantes internacionales en clases presenciales y mantener la salud pública, por lo que utilizaremos todas las herramientas legales a nuestra disposición para detener al presidente», sentenció James.

La Fiscal General argumenta específicamente que la revocación de ICE de su política de marzo es arbitraria y caprichosa, y se emitió sin cumplir con los procedimientos legales requeridos, en violación de la Ley de Procedimiento Administrativo.

 

Más de Alrededor de Nueva York

>