Fin de DACA es alerta para el TPS

Una estudiante de la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) sostiene un cartel en el que se lee «Soy una soñadora, tu no puedes deportar los ideales», durante una protesta en contra del presidente Donald Trump hoy, lunes 18 de septiembre de 2017, en Nueva York (EE.UU.). El Presidente Trump se reunirá con los Jefes de Estado durante la Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York, mañana, 19 de septiembre de 2017. EFE/PETER FOLEY

La decisión del Presidente Trump de poner fin a DACA debería sonar como advertencia a los 250,000 beneficiarios centroamericanos con TPS.

Es muy posible que Trump reduzca progresivamente el Estatus de Protección Temporal para salvadoreños y hondureños. Tendremos una idea más clara en unos meses, cuando el TPS para los hondureños venza.

Los hondureños tienen TPS desde 1999 y el período de registro actual termina el 5 de enero del 2018. Para los salvadoreños que han tenido TPS desde 2001, el período de registro actual expira el 5 de marzo de 2018.

A los beneficiarios haitianos de TPS ya se les ha aconsejado que empiecen a empacar en el probable evento de que su programa termine dentro de poco. Para los 60.000 haitianos que tienen TPS, el período actual expira el 22 de enero de 2018.

USCIS generalmente anuncia su período de reinscripción 60 días antes de la fecha de vencimiento.

Entonces, ¿qué deben hacer los beneficiarios de TPS para prepararse?

Mi suposición informada es que Trump apoyaría un camino ARDUO a la ciudadanía – posiblemente a través de un largo período de residencia permanente condicional — para los beneficiarios TPS que han mantenido un registro limpio y han estado pagando impuestos.

SI  REDUCE PROGRESIVAMENTE EL TPS, yo esperaría que TPS sea renovado por un año final o 18 meses. De la misma manera que él golpeo al Congreso con el DACA, creo que hará lo mismo para los beneficiarios de TPS. Después de todo, sólo el Congreso puede promulgar una ley que otorgue el estatus de residente permanente legal.

Después de los Dreamers, no hay ningún grupo más merecedor de un estatus legal permanente que los beneficiarios del TPS. Los miembros salvadoreños y hondureños de esta clase han estado en estado cuasi-legal por más de 15 años, y con frecuencia mucho más. Tienen autorización de trabajo, pagan sus impuestos y no tienen antecedentes penales descalificadores.

Además, la mayoría de los beneficiarios son los padres de hijos nacidos en los Estados Unidos, y por lo tanto ciudadanos de los Estados Unidos.

Varias Opciones

De hecho, hay varias opciones que están disponibles inmediatamente para los beneficiarios de TPS. En primer lugar, el gobierno no puede simplemente deportar a un individuo con TPS si no tiene una orden de deportación previa.

En el peor de los casos, a estos beneficiarios del TPS se les emitirá un Aviso de Comparecencia y podrán entonces buscar cualquier recurso disponible en el Tribunal de Inmigración, incluido el asilo y la cancelación de la remoción. Estos casos generalmente toman varios años para adjudicar.

Los beneficiarios de TPS que no tienen una orden previa de deportación también son elegibles para obtener una Green Card a través del matrimonio con un ciudadano de los EE.UU., o el patrocinio de un niño ciudadano de los Estados Unidos que ahora es mayor de 21 años. Sin embargo, para calificar, el beneficiario del TPS debe haber ingresado a los EE.UU. legalmente, ya sea originalmente con una visa o luego de la Libertad Condicional Anticipada (Advance Parole).

Algunos lectores pueden estar confundidos por las noticias de que algunos registrantes de TPS que viven en otras partes del país, incluyendo California, pueden ajustar su estatus sin ningún pariente calificado. Los residentes de Nueva York no califican.

* David M. Sperling es abogado de inmigración con oficinas en Central Islip, Riverhead, Huntington Station y Hempstead.

Más de Alrededor de Nueva York

>