El peligro de los #fakenews en la era del coronavirus

Dra. Aliza

Todos los días la Organización Mundial de la Salud (OMS) reporta más y más países con casos del nuevo coronavirus o covid-19, una enfermedad que se ha propagado ya en 164 países y territorios. En este momento no contamos con un tratamiento efectivo ni con una vacuna, aunque se están realizando estudios de investigación para ambos.

Y aunque hay que prestar atención a la situación con el virus de acuerdo con las recomendaciones de los expertos en salud pública, y se deben tomar todas las medidas posibles de prevención para evitar que se propague, es indispensable que tenga cuidado de dónde obtiene su información, ya que la desinformación se disemina rápidamente (los expertos le llaman “infodemia”) y puede ser tan peligrosa como cualquier enfermedad.

De acuerdo con el Dr. Steven Taylor, profesor de psicología clínica de la Universidad de British Columbia en Vancouver, en Canadá, “Cuando hay incertidumbre acerca de eventos importantes, se desarrollan rumores”, él dice que “Existe una larga historia de investigación psicológica acerca de los rumores, y que los rumores se pueden considerar como noticias improvisadas que circulan cuando se trata de darle sentido a una situación”.

Por eso, debe tener precaución de lo que lee: en momentos en los que la incertidumbre y el miedo afectan a la población, los llamados fake news, las mentiras y la ciencia chatarra circulan, especialmente en el internet y en los medios sociales.

Es un mito que el coronavirus o covid-19 se creó en un laboratorio chino. No hay evidencia que apoye esta teoría. Los murciélagos son los depósitos naturales en donde viven los coronavirus (como el covid-19 y otros coronavirus anteriores: el MERS y el SARS) y se piensa que de alguna forma se transmitió a los humanos de estos animales.

Es un mito que beber blanqueador, untarse aceite de ajonjolí en la piel, comer ajo, exponerse al calor o respirar el humo del fuego bloquean al virus o que los fuegos artificiales matan al virus. Todos estos rumores que circulan en el internet y los medios sociales no sólo no ayudan, sino que algunas de estas cosas pueden ser peligrosas para la salud.

Es un mito que evitar a los chinos es la mejor forma de evitar al coronavirus o covid-19. La pandemia se inició en China, pero actualmente el virus se transmite por contacto cercano de una persona infectada con el virus a otra. El virus no presta atención a la nacionalidad, la raza, el país de donde viene la persona ni nada.

Estos son justamente algunos ejemplos de la información errónea que puede afectar su salud y la de su familia si elige seguir o escuchar a los charlatanes en vez de ir a los sitios de salud pública escritos por científicos.

Asimismo, el miedo y la ansiedad pueden conducir a prejuicios sociales hacia los chinos u otros habitantes de otros países en donde se detectan focos de infección como Irán, Japón, Corea del Sur, Italia o España.

Los prejuicios perjudican a todos al crear más miedo o recelo hacia las personas en lugar de la enfermedad que está causando el problema. Podemos luchar contra estos prejuicios y ayudar a no lastimar a otros, brindando apoyo social.

Lo mejor es recurrir siempre a fuentes confiables de información como los sitios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) o de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), donde se puede encontrar guías completas para prevenir la propagación del virus así como información relevante sobre el tratamiento y el cuidado.

Para evitar la diseminación de información falsa, así como el incremento de prejuicios contra las poblaciones infectadas, se recomienda lo siguiente:

• Mantener la privacidad y confidencialidad de quienes buscan atención médica y de quienes pueden ser parte de cualquier investigación de contacto.
• Comunicación oportuna del riesgo o falta de riesgo de las asociaciones con productos, personas y lugares.
• Crear conciencia sobre COVID-19 sin aumentar el miedo.
• Compartir información precisa sobre cómo se propaga el virus.
• Rechazar comportamientos negativos, incluyendo las declaraciones negativas en las redes sociales sobre grupos de personas o la exclusión de las personas que no sean consideradas de riesgo de actividades regulares
• Tener precaución con las imágenes que se comparten. Asegúrese de que no refuercen los estereotipos.

La pandemia causada por el nuevo coronavirus o covid-19 hace que enfrentemos un problema de salud pública mundial, es tarea de todos colaborar para prevenir su difusión. Es indispensable que empecemos por obtener la información de fuentes confiables y precisas (como mencioné anteriormente, los CDC, la OMS, Vida y Salud) para calmar el miedo y disipar preocupaciones que no se han comprobado. No se deje llevar por los mitos.

Notas relacionadas: Hispanic Counseling Center continúa brindando apoyo en tiempos difíciles del Coronavirus 

 

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>