El campamento para personas sin hogar de BQE en Brooklyn pudo haber desaparecido, pero indigentes se quedan

personas sin hogar
Un saco de dormir para personas sin hogar junto a la autopista Brooklyn-Queens. Foto por Dean Moses

Aunque se han llevado su refugio, muchos indigentes todavía están dando vueltas por la carretera en Brooklyn.

El 28 de marzo, los oficiales de la policía de Nueva York y trabajadores sanitarios emprendieron una importante remoción de campamentos para personas sin hogar debajo de la Autopista Brooklyn-Queens (BQE) en Williamsburg; una semana después, las repercusiones aún se pueden sentir.

Caminar debajo del BQE una semana después, el 4 de abril, reveló una vista muy diferente a la que se podía observar en marzo. Lo que solía albergar un tramo de tiendas de campaña ahora, a primera vista, parece casi desprovisto de vida humana. Sin embargo, algunos de los que dormían en la calle y que llamaron hogar a la zona aún persisten, al igual que los residuos de sus vidas.

Mientras el alcalde Eric Adams se defendía de las críticas por eliminar los campamentos, afirmó que todavía es legal que la gente duerma en las calles, pero no que construyan casas en miniatura.

Esto es exactamente lo que se puede encontrar alrededor del tramo de la autopista.

personas sin hogar
Robert lleva las cenizas de su hija alrededor de su cuello. Foto de Dean Moses

Todavía se podía ver a la gente dormitando en sacos de dormir cerca del BQE, en un estacionamiento de concreto y tirados en parches de césped mientras los vehículos pasaban a toda velocidad. Aquellos que se mudaron regresan diariamente para pasar el rato en su antiguo hogar.

Robert es uno de estos individuos. Deambulando por el BQE envuelto en una manta, siente que las personas sin hogar son la última población minoritaria que se margina libremente.

“Estamos pasando por tiempos difíciles y están tratando de echarnos de nuestros hogares. Es muy difícil”, dijo Robert. “Ellos hacen trampa. Pegan los avisos de desalojo con cinta suelta y el viento los manda a volar. Lo hacen a propósito”.

Estos desalojos llegaron en el peor momento para Robert.

Le dijo a amNewYork Metro que su hija de 12 años falleció en enero y ahora tiene las cenizas alrededor de su cuello. Emocionado, dijo que debía perseverar. La vida no se ha vuelto más fácil después de verse obligado a empacar e irse la semana pasada. Dice que se esforzará por mantenerse en movimiento con la esperanza de estar un paso por delante de las redadas y, aunque no culpa a la policía de Nueva York por hacer su trabajo, sí dice que culpa al gobierno local.

personas sin hogar
Se pueden encontrar agujas y otros desechos apilados después de las limpiezas. Foto de Dean Moses

Otro aspecto de las redadas es un esfuerzo continuo para eliminar las drogas de las calles de la ciudad, sin embargo, el BQE actualmente está lejos de estar limpio.

Una parte innegable de la vida de las personas sin hogar es el consumo de drogas y alcohol. Para muchos, es un mecanismo de supervivencia para lidiar con la dura realidad del mundo tal como es en las calles, dado que la atención médica y mental tiene un alto precio, para otros es lo que los llevó a la falta de vivienda.

El 30 de marzo, el alcalde Adams se paró frente a un ejército de periodistas en el Ayuntamiento y señaló una fotografía ampliada de una pila de agujas, calificándola de intolerable. Sin embargo, una semana después, todavía se podían encontrar señales de consumo de drogas cerca de la BQE.

 

Notas relacionadas: Policía y saneamiento despejan campamento de personas sin hogar debajo del BQE siguiendo nueva política del alcalde Adams

Más de Alrededor de Nueva York