EEUU y L.I. claman por reforma policial y piden respeto en aniversario de muerte de George Floyd

EEUU y L.I. claman por reforma policial y piden respeto en aniversario de muerte de George Floyd
La esquina de la calle del sur de Mineápolis (Minesota) en la que hace un año murió asfixiado el afroamericano George Floyd. (Foto: EFE/EPA/ERIK S. LESSER/Archivo)

Decenas de ciudades del país recordaron al afroamericano George Floyd, que murió asfixiado por un policía blanco en Mineápolis (Minesota) justo hace un año (25 de mayo de 2020), con la promesa pendiente de una reforma policial que elimine la brutalidad contra las minorías raciales del país.

El primero en hacer patente ese eterno anhelo por parte de los sectores progresistas de cambio fue el presidente, Joe Biden, que recibió a los familiares de Floyd en la Casa Blanca para hablar de la Ley George Floyd de Justicia en la Policía, una propuesta legislativa que está estancada en el Congreso estadounidense.

«El presidente tiene todavía muchas esperanzas de que va a firmar la Ley George Floyd de Justicia en la Policía. Estamos trabajando muy de cerca con los negociadores», dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en rueda de prensa.

En un mensaje en redes sociales, Biden dijo que Estados Unidos «se enfrenta ahora a un punto de inflexión» y recalcó, aludiendo a este proyecto legislativo, que los líderes políticos tienen que actuar.

En el aniversario de la muerte de Floyd, sus parientes visitaron el Congreso estadounidense y la Casa Blanca para presionar a Biden y a los legisladores a que hagan realidad una legislación que, en principio, iba a ser aprobada durante los 365 días posteriores del trágico suceso en una esquina del sur de Mineápolis.

Uno de los hermanos de Floyd, Philonise, aseguró en una rueda de prensa en el Capitolio que el proyecto de ley es necesario en EE.UU. y debe llegar al escritorio de Biden.

«Necesitamos que se encargue de eso», dijo acompañado de varios miembros de la familia Floyd, como la hija del fallecido, Nancy Pelosi y otros legisladores demócratas, como Karen Bass. La legislación cuenta con el apoyo de Biden y pretende acabar, entre otras cosas, con el uso de técnicas de estrangulamiento, así como con la «inmunidad legal» para los agentes y la militarización de los departamentos policiales.

 

 

Long Island pide respeto

«Hoy es un trágico aniversario para nuestra nación, ya que marcamos un año desde el asesinato de George Floyd en Minneapolis. Mis pensamientos están con la familia Floyd», declaró este martes a nivel local, la ejecutiva del condado de Nassau, Laura Curran.

«Aquí en el condado de Nassau, hemos redoblado nuestros esfuerzos para generar confianza entre nuestra Policía y los residentes a quienes juraron servir y proteger. Mirando hacia el futuro, el condado seguirá comprometido a trabajar en colaboración con la comunidad para mantener segura a Nassau y garantizar que todos los residentes sean respetados y protegidos», señaló la funcionaria de Long Island.

En tanto, a nivel estatal el presidente de la Asamblea de Nueva York, Carl Heastie, manifestó, «El asesinato de George Floyd ocurrido hace un año fue una tragedia personal para su familia y amigos quienes continúan lamentando su pérdida. Las protestas que se llevaron a cabo en todo el país y el mundo en las semanas y meses posteriores a su muerte estimularon la acción. Vimos la adopción de leyes para reformar la policía y su muerte cambió para siempre nuestro país».

Heastie indicó que «en Nueva York, aprobamos varias reformas policiales históricas a raíz de esta terrible tragedia, y como presidente de la Asamblea continuaré trabajando en soluciones para ayudar a sanar nuestras comunidades.

Hoy, recordamos a George Floyd y oramos por su hija, su familia y sus amigos mientras lloran, y volvemos a comprometernos a llevar el cambio y la reforma que se necesitan desesperadamente a nuestro sistema de justicia penal».

 

Más de Alrededor de Nueva York