Durante el COVID-19, el Departamento para Adultos de la Tercera Edad migró sus servicios a un sistema de entregas y programación virtual

Este ano fue duro, pero los neoyorquinos son fuerte y resistente

La navidad está aquí, y el 2020 está llegando a su final. Yo miro hacia atrás y reflexiono sobre este muy difícil año para esta ciudad, pero como es típico con los neoyorquinos, una crisis hizo que todos nosotros nos levantáramos y nos uniéramos.

Nuestra misión siempre ha sido servir a los neoyorquinos de la tercera edad y proveerles los servicios que necesitan para envejecer aquí viviendo con dignidad y propósito. Este año nosotros trabajamos más duro que nunca para asegurar que el COVID-19 no afectara la entrega de los servicios críticos que proporcionamos, y lanzamos nuevos programas innovadores para ayudar a los adultos mayores.

El primer logro más grande del año fue lanzar en febrero nuestro centro de contacto interno Aging Connect. Cuando llegó la pandemia, el personal de Aging Connect recibió llamadas de los adultos mayores interesados y los conectó con recursos y servicios disponibles de la ciudad. Hasta la fecha, el personal de Aging Connect ha ayudado a más de 70.000 personas. Y ellos continúan ayudando a través del 212-Aging-NYC.

Cuando llegó la pandemia, nuestras máximas prioridades eran la provisión de alimentos y limitar el aislamiento social. El cierre de actividades en persona en centros para adultos mayores significó que miles de neoyorquinos de la tercera edad ya no tenían un lugar para socializar y recibir una comida caliente.

En marzo, el Departamento para Adultos de la Tercera Edad trabajó con vendedores privados para migrar rápidamente a un sistema de entrega de comidas. De la mitad de marzo a abril, nosotros entregamos más de 1.2 millones de comidas a adultos mayores. Mientras crecía la demanda por comidas de emergencia entre los neoyorquinos de la tercera edad y otras poblaciones vulnerables, nuestro servicio de comida fue fusionado con el programa de alimentos de emergencia de la ciudad, GetFoodNYC. Aquellos que lo necesiten todavía puedes inscribirse en nyc.gov/getfood.

Mientras tanto, para limitar el aislamiento social, nuestra red de centros para adultos mayores rápidamente migró los programas presenciales a programas hechos virtualmente o por teléfono. Estos programas virtuales incluyen clases de acondicionamiento físico como yoga y zumba, artes y manualidades, talleres de música y más. Proveer estos programas ha ayudado a los neoyorquinos mayores a permanecer activos, socializar y a ver en línea a sus amigos de los centros de adultos mayores. Actualmente, más de 170 centros están ofreciendo programas virtuales y han tenido más de 78.000 asistentes.

El personal del centro de adultos mayores también ha estado llamando regularmente a los adultos mayores para saber cómo están. Desde marzo, el personal de la empresa ha hecho más de 2.4 millones de gestiones de caso, encuentros sociales y llamadas de bienestar que han tenido un alcance de más de 170.000 neoyorquinos de la tercera edad.

Entre otras iniciativas para limitar el aislamiento social se incluye el lanzamiento de una campaña de servicio público sobre el aislamiento social presentado por la estrella de Broadway, Lin Manual Miranda. En el anuncio de servicio público por radio, Miranda le pidió a los neoyorquinos que se ofrecieran como voluntarios para Friendly Visiting, una iniciativa que une a voluntarios con adultos mayores confinados y está diseñado para limitar el aislamiento social. La campaña fue un éxito. ¡En un mes, más de 400 neoyorquinos se registraron como voluntarios!

Basándonos en ese éxito, nosotros lanzamos Friendly VOICES en octubre. Está modelado a partir del programa Friendly Visiting, pero está disponible para todos los neoyorquinos de la tercera edad que están enfrentando el aislamiento social. Los neoyorquinos de la tercera edad que desea participar pueden llamar a Aging Connect.

Nosotros también trabajamos con agencias amigas de la ciudad para proveer herramientas y servicios importantes. A finales de primavera la ciudad entregó 10.000 tabletas gratuitas equipadas con Wi-Fi a los residentes de la tercera edad de la Autoridad de la Vivienda de la Ciudad de Nueva York (NYCHA).

Nosotros trabajamos con socios para proveer un manual de usuario y cursos en línea para los beneficiarios de las tabletas.

En el verano, para fomentar que los neoyorquinos de la tercera edad se quedaran en casa frescos, nosotros trabajamos con otras agencias de la ciudad en el programa GetCool, el cual distribuyó 75.000 aires acondicionados gratuitos a adultos mayores de bajos ingresos.

Y nuestro trabajo todavía no ha terminado. El COVID-19 continúa siendo una amenaza para la salud. Recientemente el Departamento de Salud de la Ciudad le pidió a los neoyorquinos de la tercera edad que se quedaran en casa. Esta petición llega en un momento de festividades, en la cual queremos visitar a amigos y familiares y celebrar con ellos, pero debemos recordar que este virus es muy agresivo. Es importante que no bajemos nuestra guardia, que practiquemos un distanciamiento seguro y que usemos mascarillas, y para los neoyorquinos de la tercera edad, que se queden en casa lo más posible.

Este año nos obligó a volver a pensar cómo proveemos servicios, pero también confirmó que el trabajo que hacemos es vital. De cara al futuro, nosotros estamos tomando las lecciones aprendidas de esta crisis y las estamos utilizando para rediseñar nuestros centros para adultos mayores con el fin de que sean más flexibles, adaptables y que sirvan mejor a nuestros adultos mayores. Nosotros también continuaremos combatiendo la discriminación por edad y planeamos lanzar una campaña contra la discriminación por edad a comienzos de 2021.

Ha sido un privilegio servir a los neoyorquinos de la tercera edad, y espero con ansias el año que viene para hacer inclusive más. Feliz navidad y mis mejores deseos para el Año Nuevo.

La Comisionada del Departamento para Adultos de la Tercera Edad de Nueva York, Lorraine Cortés-Vázquez

 

 

 

 

 

 

 

Más de Alrededor de Nueva York