“Difícil para todos”: Residentes y propietarios de estaciones de servicio de Queens, sufren aumento de precios

“Difícil para todos”: Residentes y propietarios de estaciones de servicio de Queens, sufren aumento de precios
Swaran Singh, cajero en la estación Mobil en Long Island City. (Foto por Julia Moro)

Por: Julia Moro

Los residentes de Queens han estado sintiendo los efectos de la inflación (aumento de los precios y pérdida del poder adquisitivo), todo ello sin que los salarios igualen el aumento del costo de vida.

Sólo el precio de la gasolina ha subido alrededor de un dólar este año. Los propietarios de las gasolineras están asustados, los conductores están presupuestando y nadie sabe a quién culpar.

Tasos Drivas abrió una gasolinera Mobil en Long Island City hace casi 30 años y le dijo a nuestra publicación hermana QNS, que todos los días le preocupa perder su negocio.

“¿Qué haré si pierdo este [negocio]?” dijo Drivas. “Ya perdí dos tercios del negocio que tenía y, a mi edad, no es el momento de comenzar de nuevo. Los negocios han estado luchando después de que el gobierno dejó de dar cheques. Ahora, más del 90% de las personas usan tarjetas de crédito en mi estación. Es un problema. Es muy duro para todos”.

Según AAA (Triple A), el promedio nacional por un galón de gasolina es de $3.44, más de un dólar que hace un año. Hay muchos factores diferentes a los que culpar de este aumento en los precios. Primero, AAA dice que el clima frío aumenta la demanda de combustible para calefacción. Además de eso, los asuntos exteriores y la preocupación de que Rusia sancionará y retendrá el petróleo crudo en el mercado ya ajustado ejerce presión sobre los precios.

“Esto muestra cómo los eventos en el otro lado del mundo pueden tener un impacto notable aquí en los EE. UU.”, dijo Andrew Gross, vocero de AAA. «Y desafortunadamente para los conductores, esto se lo recuerdan los precios más altos en la bomba».

Alex Samssaris, residente de Long Island City, llena su tanque en la estación Mobil en Long Island City. (Foto por Julia Moro)

Drivas dijo que cada vez ve menos gente que viene a comprar gasolina en su estación. A veces, los clientes solo llenan gasolina por valor de unos pocos dólares en un momento en que pueden permitírselo. Además de esto, notó que muchos conductores de Uber y Lyft que cargan en su estación, muchos de los cuales pagan la gasolina, se quejan de que sus salarios no cubren los crecientes costos.

“Todo lo que tocas es más caro”, dijo Drivas. “Los precios suben en todas partes. Estoy preocupado; todos están preocupados”.

Anthony, un conductor de Lyft, dijo que solicitó trabajar para Uber porque escuchó que pagarían 25 centavos por dólar por gasolina.

“Es muy poco”, dijo Anthony, “pero todo cuenta”.

“El gas cada día es diferente; Pago más por la gasolina todos los días”, dijo Anthony. “Trabajando en la ciudad, usas más gasolina. Cuanto más trabajas, más pagas”.

Pero no son solo los precios de la gasolina los que han aumentado drásticamente: los precios de los alimentos, la ropa y otros artículos también han aumentado en los últimos meses.

Anthony dijo que él y su esposa luchan por mantenerse al día. Un viaje a la tienda de comestibles, que antes costaba alrededor de $100, se ha duplicado.

“Mi esposa me dijo esta mañana que nuestra factura de comestibles subió a $200, solo por comida”, dijo Anthony.

Con la inflación disparada durante el año pasado y alcanzando sus tasas más altas en cuatro décadas, es difícil predecir el fin del aumento de los precios. El Departamento de Trabajo emitió un comunicado a principios de este mes diciendo que los precios al consumidor aumentaron un 7,5% el mes pasado en comparación con el año anterior, el aumento más pronunciado desde febrero de 1982.

 

Notas relacionadas: Alcalde Adams anunció Empleo Juvenil de Verano con 100 mil oportunidades de trabajo para jóvenes de 14 a 24 años

Más de Alrededor de Nueva York