Detective retirado operaba anillo de prostitución en Queens y Brooklyn auxiliado por policías

Foto a través de Shutterstock

Aprovechando las tácticas e inteligencia de la policía, un detective retirado y siete miembros activos de la policía de Nueva York (NYPD), supuestamente conspiraron para operar un lucrativo negocio de prostitución y juegos en Queens y Brooklyn, anunciaron los fiscales el jueves.

Las autoridades dijeron que el Detective retirado del NYPD, Ludwig Paz, de 51 años, de Queens, y su esposa, Arelis Peralta, dirigían las operaciones cotidianas del anillo de prostitución. Paz reclutaba a los oficiales activos para ayudar a evitar las redadas policiales en siete burdeles bajo su supervisión en Brooklyn, Long Island y Liberty Avenue en Jamaica.

Otro burdel fue identificado dentro de un hogar en Onderdonk Avenue en Ridgewood, al cruzar la calle de Starr Playground.

En algunos casos, señalaron los fiscales, supuestamente pagaba dinero a los policías para recibir información confidencial sobre las actividades policiales. La noticia de los arrestos de los siete oficiales activos se dio el miércoles; casi tres docenas de civiles también han sido acusados, y otros dos detectives de NYPD fueron puestos en servicio modificado.

El fiscal de distrito de Queens, Richard A. Brown, al anunciar la acusación del gran jurado contra los participantes del anillo de prostitución, el 13 de septiembre, declaró que Paz «supuestamente utilizó su conocimiento del funcionamiento interno» del NYPD para evitar ser descubierto.

«Su supuesto negocio ilegal también incluía el uso de loterías establecidas para ejecutar apuestas ilegales en salones de belleza y otras ubicaciones en dos distritos», dijo Brown. «Estas operaciones terminan hoy. Quiero elogiar el arduo trabajo de la Oficina de Asuntos Internos del NYPD y a los miembros de ‘Rackets y Organized Crime and Integrity Bureaus’ por su arduo trabajo para acabar con estas industrias ilegales».

Asuntos Internos se enteró de la operación de prostitución en abril de 2015 a través de una denuncia proporcionada por un oficial de policía que se enteró del plan. Tras una larga investigación, que involucró el uso de agentes encubiertos, espionaje telefónico autorizado por la corte y vigilancia, la policía y fiscales pudieron resolver el caso.

 

Notas relacionadas: Acusan a 11 individuos y 2 policías por distribución de drogas en Long Island

 

Más de Alrededor de Nueva York

>