Dermot Shea inició su mandato como nuevo Comisionado de Policía de Nueva York

Dermot Shea asumió el cargo de comisionado de policía de Nueva York el 1 de diciembre. (Foto: Mark Hallum / amNewYork)

Juramentado el domingo como el 44º comisionado de policía de la ciudad, Dermot Shea ahora tiene la responsabilidad más grande dentro de la policía de Nueva York. No obstante, abundan los desafíos para el nuevo líder del departamento policial más grande de la nación.

Shea, que sucedió a James O’Neill, tendrá que lidiar con la inminente libertad bajo fianza y otras reformas a la justicia penal, la presión para reducir los arrestos y encarcelamientos antes del cierre previsto para 2026 del notorio complejo carcelario Rikers Island, y la disidencia entre los 36,000 oficiales del departamento.»La cartas están en su contra», dijo Joseph Giacalone, un ex sargento de la policía de Nueva York que ahora enseña en el John Jay College of Criminal Justice.

Shea y O’Neill han estado expresando su preocupación por las reformas estatales que entrarán en vigencia el 1 de enero. Los cambios incluyen la eliminación de la fianza por delitos no violentos, multas de comparecencia en lugar de arrestos por delitos de bajo nivel y el requisito de que las autoridades den más información a los acusados antes de llegar a un acuerdo de culpabilidad.

Los defensores de la justicia penal dicen que las reformas, en medio del cambio generalizado en contra del encarcelamiento masivo, traerán justicia a un sistema que ha llenado las cárceles con personas acusadas de delitos de bajo nivel y que no pueden pagar la fianza. Los a favor de la ley y el orden temen que dejar que los sospechosos deambulen libremente hará que la ciudad sea menos segura.

Además de las reformas, un plan recientemente aprobado para reemplazar a Rikers con cuatro nuevas cárceles en la ciudad hace que los funcionarios presionen para reducir el número de personas encarceladas diariamente en más de la mitad, a 3,300 reclusos para 2026, de aproximadamente 7,000 en la actualidad.

Las caídas drásticas de la delincuencia y un cambio en el enfoque de la policía de Nueva York a los delitos menores ya han ayudado a reducir la población carcelaria de la ciudad desde su nivel más alto de casi 22,000 en 1991, el año en que Shea se unió al departamento.

Shea, el hijo de inmigrantes irlandeses criado en Queens, subió de rango en una carrera de 28 años en la policía de Nueva York, desde patrullero del Bronx hasta jefe de detectives. El alcalde Bill de Blasio dijo que el intelecto de Shea lo deslumbró y lo vio como «el futuro de la policía de Nueva York».

Sin embargo, los críticos señalaron una falta de transparencia en el proceso de selección y una continua falta de diversidad en la alta dirección del departamento. El segundo al mando de O’Neill, Benjamin Tucker, que es negro, dijo que estaba decepcionado de no conseguir el trabajo.

Además de las reformas a la justicia penal, Shea también debe navegar por las tensas relaciones con los sindicatos policiales y el persistente resentimiento de la comunidad sobre cómo los oficiales son disciplinados y qué información comparte el Departamento con el público.

Una serie de suicidios de oficiales este año llevó a O’Neill a declarar una crisis de salud mental entre críticas al departamento por no hacer lo suficiente para ayudar a los oficiales que lo necesitaban. La muerte de dos oficiales en incidentes separados de fuego amigo generó preguntas sobre cómo el departamento entrena a los oficiales para enfrentar tales escenarios.

Sin embargo, el factor más importante en el éxito o el fracaso de Shea serán las estadísticas de delitos, dijo Giacalone.

Si el crimen salta sustancialmente, será a Shea a quien culpen, independientemente de lo que realmente lo esté impulsando, dijo Giacalone.

– Michael R. Sisak

Más de Alrededor de Nueva York

>