Decir adiós durante COVID-19: ¿están tomando las funerarias ventaja de la crisis de salud?

Dolientes asisten a un funeral en el Cementerio Green-Wood durante el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en el distrito de Brooklyn de Nueva York el 11 de abril de 2020. (REUTERS / Jeenah Moon)

Durante la peor crisis de salud en la historia moderna, cientos de familias en duelo lucharon para obtener información vital sobre la planificación de los servicios funerarios para sus seres queridos.

Factores como enterrar o incinerar a sus familiares, retraso en los servicios funerarios, diferencia de costos funerales y restricciones de capacidad… fueron solo algunos de los problemas que enfrentó la comunidad triestatal en el auge de la pandemia.

La familia del señor Francisco Correa, de 93 años, fue una de tantas familias del área que tuvo que pasar por el difícil proceso de honrar a su ser querido durante el brote de COVID-19.

Si bien, el señor Correa no murió de coronavirus a pesar de sufrir la infección, a su fallecimiento, los hijos empezaron a hacer gestiones funerales sin imaginar, que la funeraria elegida se demoraría casi tres semanas en entregarles el cuerpo de su familiar.

“La funeraria decía que se retrasaba porque tenían muchos cadáveres. Pero a mí me parece falta de ética de ellos porque si no podían, no lo reciban y refieran a otras funerarias”, relató Antonio Giraldo, yerno del Sr. Correa. “Después nos enteramos que hacia el oeste, había otras funerarias que estaban desocupadas. Fue mucha negligencia”.

El Sr. Francisco Correa (centro) junto a sus hijos antes de que falleciera por complicaciones relacionadas a COVID-19. (Foto cortesía de Antonio Giraldo)

De acuerdo al señor Giraldo, la funeraria tenía un contenedor refrigerado en el estacionamiento, donde tuvieron el cuerpo de su suegro por casi 3 semanas.

“El costo no era el caso de nosotros, era más la desesperación de tener al viejo en un contenedor, porque era un señor muy querido… sin modo de darle una cristiana sepultura” se lamentó Giraldo.

Según Ed Michael Reggie, fundador del sitio web Funeralocity.com, la mayoría de las personas que están coordinando un velorio nunca lo han hecho, por lo que no saben qué hacer. El sitio en la internet funciona como comparativo de servicios y costos entre alrededor de 19,000 funerarias en los Estados Unidos.

“Durante la crisis de la pandemia tuvimos miles y miles de personas que recurrieron a nosotros para mayor información”, expresó Reggie. “Muchos de los visitantes carecían de conocimientos básicos y experiencia en servicios de planificación, lo que se complicó con la pandemia”.

Con el temor de una segunda ola del mortal virus prevista para el otoño, el sitio quiere compartir las respuestas a muchas de las preguntas e inquietudes que tuvieron los consumidores, durante el brote de primavera.

“Orientamos a la gente a la mejor alternativa -y la cremación directa es lo más económico; durante el COVID, es lo más inteligente por hacer”, indicó Reggie. “No obstante, en Nueva York puede variar desde 550 dólares a 9,800 dólares. La diferencia de precio es increíble”.

 

Altos costos funerales

Reggie dice que la diferencia en costos, según estudios de consumidores, se debe a que el 83% de las personas, solo llaman a una funeraria y se quedan con ella. “Y los directores de las funerarias lo saben, por eso no publican sus precios en línea”. Por lo que aconseja solicitar los precios antes de confirmar el servicio.

“Hicimos un estudio en el otoño del lugar más costoso para tener un funeral y entierro, y fue Long Island. Fue muy sorprendente. Aún más costoso que en Manhattan”, comentó. “Creo que las funerarias no están siendo supervisadas y todas aumentan sus precios. Nosotros queremos que los consumidores tengan toda la información, aunque la funeraria no tenga su propio sitio web. De acuerdo a una ley federal de 1984, las funerarias deben proveer sus precios a quien los solicite”.

Dentro de otros costos escondidos mencionados por Reggie, está el de los ataúdes y las urnas, los cuales deben de analizarse cautelosamente. “En años previos, las personas no comparaban funerarias, pero es bueno comparar”, dijo.

El sitio comparte información y consejos útiles para todos los consumidores en caso de que tengan que despedirse de un ser querido durante estos tiempos difíciles.

“La gente cuando está en un estado emocional quiere lo mejor para su ser querido, pero aquí los costos se pueden acumular. Por ley, las personas pueden comprar su ataúd en línea y la funeraria lo debe aceptar sin agregar costos. Pueden visitar los sitios por internet de Costco y Walmart, increíblemente, son dos de los más grande proveedores en línea y se puede ahorrar mucho dinero” agregó.

Por su parte el Sr. Giraldo asegura que «esto ya no vuelve a pasar. En otra emergencia uno busca otros medios”.

“Me gustaría que las funerarias se toquen el corazón un poquito y refieran a otras funerarias”, expresó. “Fue una cuestión de mucha avaricia y vieron mucho dinero de por medio y aprovecharon la crisis. Nos dimos cuenta que en Queens, estaban metiendo los cuerpos en los tráiler de U-Haul, allí se puede ver cómo es la ambición. Manipularon las cosas con mucha irresponsabilidad”.

 

Notas relacionadas: Por miedo al COVID-19, hispanos temen ir al hospital al tener síntomas de ataque cardíaco

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>