Curry y Durant dan nuevo título de la NBA a unos Warriors de dinastía

Curry y Durant dan nuevo título de la NBA a unos Warriors de dinastía
Los propietarios de Golden State Warriors, Joe Lacob (C, izquierda) y Peter Guber (C, derecha), celebran con el trofeo del Campeonato de la NBA después de vencer a los Cleveland Cavaliers en el Juego 4 de las Finales desarrollado en el Quicken Loans Arena en Cleveland, Ohio. EFE

 

La combinación del base Stephen Curry y el alero Kevin Durant surgieron como las grandes figuras que lideraron a los Warriors de Golden State a la gran victoria a domicilio de 85-108 ante los Cavaliers de Cleveland en el cuarto partido de las Finales de la NBA que ganaron por 4-0 y revalidaron el título de campeones.

Curry anotó 37 puntos, incluidos siete triples, y lideró el ataque de los Warriors que dieron toda una exhibición de baloncesto, especialmente en el ya tradicional tercer cuarto demoledor que lo acabaron con parcial de 13-25, que dejó sin ninguna opción de reacción a unos Cavaliers que siempre se sintieron derrotados.

La desventaja de 0-3 en la eliminatoria pesó como una losa después que ninguno de los 13 equipos anteriores que se colocaron con esa marca pudieron alcanzar el título de liga.

Ni tan siquiera la motivación dialéctica constante del alero estrella LeBron James hizo posible la reacción del equipo de Cleveland, que mostró todas las debilidades con las que cuenta y que sin el «King» no hubiesen estado en las Finales.

Junto a Curry, el alero Kevin Durant aportó un triple-doble de 20 puntos, 12 rebotes y 10 asistencias, que lo deja como otro de los jugadores claves en la consecución del título.

 

Curry y Durant dan nuevo título de la NBA a unos Warriors de dinastía
El alero de Golden State Warriors Kevin Durant y el centro de Cleveland Cavaliers Tristan Thompson luchan en la primera mitad del juego 4 de las finales de la NBA, en Quicken Loans Arena. EFE

 

Los escoltas, el reserva Andre Iguodala, que se convirtió en el sexto hombre, y el titular Klay Thompson, aportaron 11 y 10 tantos, respectivamente, y completaron la lista de los cuatro que tuvieron números de dos dígitos.

Mientras que el ala-pívot Draymond Green aportó nueve puntos, nueve rebotes y tres tapones, que le dieron protagonismo en el juego interior de los Warriors, que como equipo capturaron 44 balones bajo los aros, los mismos que tuvieron los Cavaliers.

«Es una gran victoria que pone un final feliz a un año muy difícil y complicado», declaró el entrenador de los Warriors, Steve Kerr. «Todo el equipo ha respondido de una manera excepcional».

Los Warriors con la excepción del primer partido que tuvieron que ganar en la prórroga por 124-114, el resto de la serie han sido un equipo muy superior a los Cavaliers al tener a sus cuatros estrellas, Curry, Durant, Thompson y Green, que simultáneamente se alternaron para ser las figuras.

El equipo de Golden State encaró el cuarto partido con la confianza que era superior a su rival y los demostró al descanso con la ventaja parcial de 52-61 después que Curry, que había fallado en el tercer partido, al tener sólo 11 puntos, anotó un triple demoledor.

Cuando comenzó el tercer periodo los seguidores de los Warriors comenzaron ya a corear el nombre de su equipo y disfrutar de manera anticipada lo que iba a ser otra gran victoria y noche.

En el cuarto periodo ya solo era cuestión de conocer quien de sus dos estrellas, Curry o Durant, iba a ser elegido como el Jugador Más Valioso (MVP) de las Finales. Al final el premio fue para Durant, que lo consiguió por segundo año consecutivo.

 

Curry y Durant dan nuevo título de la NBA a unos Warriors de dinastía
La estrella de Golden State Warriors, Stephen Curry, escapa con un balón suelto lejos del centro de Cleveland Cavaliers, Kevin Love. EFE

 

Después de haber eliminado a los Rockets de Houston en las finales de la Conferencia Oeste al ganarles en el séptimo y decisivo partido para concluirlas con 4-3, todos los pronósticos y apuestas daban a los Warriors como los campeones seguros en las Finales de la NBA.

Ningún equipo desde los Celtics de Boston con el pívot Bill Russell, el de Los Angeles Lakers del «Showtime», después el que conformaron el escolta Kobe Bryan y el pívot Shaquille O’Neal, y los Bulls de Chicago de Michael Jordan habían sido tan dominantes como lo son ahora los Warriors en tan corto periodo.

Además con la garantía de seguir unidos varios años más después que Durant ya confirmó que firmará de nuevo con los Warriors como agente libre este verano.

Los Warriors, que lograron el tercer título en los últimos cuatro años, se convirtieron en el primer equipo que lo revalidan desde que lo hicieron los Spurs de San Antonio (2013 y 2014).

La barrida es la primera que se da en la NBA desde que los Cavaliers también la sufrieron en el 2007 ante los Spurs cuando James jugó su primera final, de las nueve que ha disputado, y lo hizo con el equipo de Cleveland.

James, de 33 años, que pudo haber jugado el último partido con los Cavaliers, el próximo 1 de julio se convierte en agente libre, acabó como el líder del equipo de Cleveland al aportar 23 puntos, 8 asistencias y siete rebotes, en los 41 minutos que estuvo en la pista del Quicken Loans Arena, que le tributó una gran ovación.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>