Cuomo nombra a Sarah Feinberg como la primera mujer al frente de la MTA

La presidenta interina de la Autoridad de Tránsito de la Ciudad de Nueva York, Sarah Feinberg, habla con los medios de comunicación el 2 de mayo de 2020. Foto de Todd Maisel

La presidenta interina de la Autoridad de Tránsito de la Ciudad de Nueva York, Sarah Feinberg, fue nominada por el Gobernador Andrew Cuomo para convertirse en la nueva presidenta de la Autoridad Metropolitana de Transporte el lunes, lo que la convierte en la primera mujer en dirigir la enorme agencia estatal, según los funcionarios.

La medida de Cuomo, de la que informó primero The Wall Street Journal y que fue confirmada a New York Metro por un alto funcionario de la MTA (Autoridad Metropolitana del Transporte por sus siglas en inglés), también incluye el nombramiento del director de Desarrollo de la Autoridad, Janno Lieber, como director ejecutivo.

«Estoy encantada de ocupar un puesto que me permite seguir desempeñando un papel importante en el funcionamiento de nuestros sistemas de metro y autobús, pero también tener un impacto aún mayor en la configuración del futuro de la agencia, y del transporte en esta ciudad y región», dijo Feinberg en un comunicado. «No debería haber mayor prioridad que asegurar que estamos haciendo todo lo que podemos para recuperar el número de pasajeros, y a medida que el número de pasajeros regrese, también lo hará la recuperación económica de la ciudad».

Los cambios entrarán en vigor el 30 de julio, si son aprobados por la legislatura estatal. Cuomo, que controla la MTA, envió el lunes por la noche a los legisladores un proyecto de ley que divide en dos el papel que actualmente desempeña el presidente y director ejecutivo de la MTA, Pat Foye.

Feinberg actualmente se desempeña como presidenta interina de NYCT (Autoridad de Tránsito de la Ciudad de Nueva York por sus siglas en inglés), supervisando los metros y autobuses de la ciudad, un papel que asumió del ex «padre del tren» Andy Byford en marzo de 2020. Todavía no se sabe quién asumirá el papel de Feinberg al frente del sistema de tránsito de la ciudad, ya que la MTA todavía está buscando un sustituto, dijo el alto funcionario.

Se espera que Foye asuma el cargo de presidente interino de la rama de desarrollo económico del estado, Empire State Development, según el funcionario.

Como presidenta de la junta directiva de la MTA, Feinberg asumirá un papel más político de supervisión de las reuniones mensuales y de dirección de la política de la agencia, mientras que Lieber, como director general, gestionará las operaciones diarias de la agencia, dijo el funcionario de la MTA.

Lieber seguirá manteniendo sus actuales cargos de responsable de la planificación y los proyectos de capital en toda la MTA, así como de su departamento inmobiliario.

«Sarah, Janno y Pat no sólo son servidores públicos ferozmente dedicados, sino líderes probados que mantuvieron la red de transporte de la región metropolitana operando eficientemente durante la peor crisis de salud pública en una generación, y gracias a sus incansables esfuerzos, nuestros trabajadores esenciales pudieron llegar a sus destinos y ayudar a salvar vidas», dijo Cuomo en un comunicado. «Además, supervisaron e impulsaron el cambio histórico y el progreso de la construcción en toda la MTA, dando al sistema las actualizaciones que servirán mejor a los pasajeros durante generaciones. En nombre de todos los neoyorquinos, les doy las gracias a los tres por su servicio continuo y confío plenamente en que seguirán esforzándose al máximo en sus nuevas funciones.»

Janno Lieber del MTA en una conferencia de prensa en Brooklyn abril 2. Foto de Kevin Duggan

Feinberg tomó el timón de la división de tránsito de la ciudad tras la marcha de Andy Byford el año pasado, justo cuando la pandemia asoló la ciudad y el número de usuarios se desplomó en más de un 90%.

Los gurús del transporte se enfrentarán al reto de recuperar más usuarios, ya que la MTA sigue dependiendo de los casi 15.000 millones de dólares de la ayuda federal COVID-19 para equilibrar su presupuesto.

En respuesta a los nombramientos, el director ejecutivo del grupo de defensa del tránsito Riders Alliance emitió una declaración el martes pidiendo a los grandes de la MTA recién propuestos que se centren en conseguir que el sistema de transporte público vuelva a estar en marcha mientras los usuarios regresan.

«El gobernador Cuomo es responsable de proporcionar a los millones de usuarios de Nueva York un servicio de transporte público rápido, frecuente y asequible. También es su trabajo arreglar el metro, haciéndolo fiable y accesible para todos los neoyorquinos», dijo Betsy Plum. «La nueva dirección del gobernador en la MTA tiene que centrarse en lo básico: Mejorar las señales del metro, hacer que las estaciones sean accesibles y ofrecer un servicio de transporte público sin problemas a los millones de pasajeros que lo necesitan ahora y a los muchos más que regresan cada día.»

Los activistas de la Riders Alliance se reunieron el lunes con políticos y defensores de la accesibilidad en el Bronx para pedir al presidente Joe Biden que añada $20,000 millones de dólares de financiación federal para ayudar a la MTA, junto con un aumento de $3,000 millones de dólares anuales para las arcas del transporte.

Sin embargo, la maniobra nocturna del Gobernador irritó al grupo de vigilancia del gobierno Reinvent Albany, que en un comunicado publicado el martes pidió a los legisladores estatales que rechazaran el proyecto de ley para dividir el puesto de liderazgo en dos.

«Teniendo en cuenta los escándalos masivos que vuelven a sacudir Albany, nos parecería sorprendente que la legislatura hiciera un acuerdo de última hora anulando una importante reforma defendida por uno de los líderes que sacó a la MTA de su histórico declive. La interminable politización de la gobernanza de la MTA tiene que terminar», dice el comunicado del grupo.

El puesto de liderazgo unificado fue restaurado en 2009 después de que una comisión bajo el anterior presidente de la junta de la MTA, Richard Ravitch, encontrara que la división de los dos dejaba el papel de presidente con un mandato limitado y con una autoridad limitada sobre la agencia, mientras que el otro puesto -entonces llamado director ejecutivo- era más parecido a un jefe de una agencia estatal sin responsabilidad ante la junta de la MTA.

«El informe Ravitch recomendaba que un presidente independiente dirigiera la junta de la MTA, y que la junta tuviera autoridad para nombrar a un director ejecutivo, lo que se considera una práctica óptima para las juntas corporativas en el sector privado», continúa el comunicado de Reinvent Albany.

 

Notas relacionadas: Alcalde promete 30 millas más de carriles para bicicletas protegidos

 

Más de Alrededor de Nueva York