¿Cree que no tiene tiempo para empezar a ver a un médico primario? ¡Piense de nuevo!

Credito de foto UnitedHealthcare

Por: Dr. Donna O’Shea, directora médica de gestión de salud pública, UnitedHealthcare

Muchos estadounidenses se estén enfocando en la salud en medio del COVID-19, pero una prioridad que potencialmente pasan por alto es la de establecer una relación – o volver a comprometerse – con un médico de atención primaria. Ya sea que tenga cobertura a través de su empleador o beneficios de Medicare o Medicaid, un médico de atención primaria puede ser un recurso clave para ayudarle a mantener o mejorar su bienestar, incluso para ayudar a prevenir y detectar enfermedades lo antes posible.

Aunque el número de médicos de atención primaria en Nueva York está subiendo, el estado ocupa el puesto 9 en el país con cerca de 291 proveedores por cada 100,000 residentes, según un informe de America’s Health Rankings. Desafortunadamente, el número total de estadounidenses que tienen una relación con un médico de atención primaria está en descenso, con un estimado 25% de las personas careciendo de este tipo de relación continua con un profesional médico.1 Invertir esa tendencia es importante, ya que las investigaciones demuestran que el fortalecimiento de la atención primaria puede contribuir a mejorar el acceso a los servicios de atención de salud, mejorar los resultados sanitarios y reducir las hospitalizaciones y las visitas a los departamentos de urgencias.

Si cree estar lo suficientemente sano como para no necesitar un médico de atención primaria, o tal vez ha estado racionalizando que está demasiado ocupado para establecer una relación con uno, considere lo siguiente:

Reconozca el valor de la atención primaria. Los médicos de atención primaria pueden ser una manera conveniente y más asequible para que las personas atiendan sus necesidades diarias de atención médica, como chequeos anuales, exámenes preventivos, atención rutinaria y manejo de afecciones crónicas (si es necesario). Por lo general, los médicos de atención primaria sirven como primer contacto para las personas a medida que navegan por el sistema de salud, ayudando a identificar los factores de riesgo para las enfermedades, manejar más eficazmente las condiciones crónicas y coordinar con especialistas. Todo esto puede contribuir a mejorar el bienestar y la calidad de vida. De hecho, las personas con una relación con un médico primario pueden ser más propensas a recibir servicios de atención de alto valor, como exámenes preventivos, y a reportar un mejor acceso y experiencia con el sistema de salud en comparación con las personas sin este tipo de profesional de salud.2 El resultado es una reducción del 33% en los costos anuales de atención médica para las personas con acceso a un médico de atención primaria.

Encuentre el médico adecuado y el entorno de atención para usted: Encontrar el médico adecuado y el entorno de atención puede ser un desafío para muchos, en parte porque algunas personas pueden no conocer sus opciones o saber cómo comparar la calidad y el costo de los profesionales de salud. Es importante señalar que a menudo hay grandes variaciones en la calidad y el costo de los servicios de salud, a pesar de que frecuentemente los resultados de los servicios prestados por profesionales de salud a precios más elevados son escasamente mejores.3 Para ayudar a encontrar al profesional de salud adecuado, las personas pueden comparar las reseñas publicadas en línea para poder investigar a los profesionales de atención primaria en sus áreas locales. Para un análisis más detallado, algunos planes de salud ofrecen capacidades de búsqueda en línea que identifican a los profesionales de salud de calidad, según lo determinado por las medidas estandarizadas nacionales para el desempeño y los puntos de referencia de área geográfica local para la rentabilidad. En términos más generales, algunos planes de salud y hospitales facilitan información en línea sobre las estimaciones de costos, incluyendo las tarifas reales contratadas para cientos de servicios médicos «de compra».

Cuando se trata de evaluar el entorno adecuado para la atención médica, el consultorio médico no es la única manera de acceder a la atención en persona. Por ejemplo, las personas inscritas en algunos planes Medicare Advantage pueden tener acceso a programas que ofrecen visitas anuales de salud y bienestar desde la comodidad y privacidad de sus hogares.

Elija opciones virtuales: Los teléfonos inteligentes y las computadoras están haciendo posible el acceso a diversos tipos de atención virtualmente, incluso con médicos locales que están adoptando cada vez más esta tecnología para «ver» a los pacientes. Esto es especialmente importante durante el COVID-19, ya que muchas personas siguen practicando el distanciamiento social. Es importante destacar que ha habido un aumento de más de 10 veces en el uso de la atención virtual desde la aparición de COVID-19, incluyendo el manejo urgente, preventivo y crónico de condiciones.4 Otros estudios han demostrado que algunas personas que ven a un médico virtualmente no reportan ninguna diferencia en la calidad de la visita, comparado con una cita en persona, y que algunos pacientes “prefieren enormemente” una experiencia virtual, debido a la conveniencia y la eliminación del tiempo de viaje.

En términos más generales, un número creciente de estadounidenses dependen de la atención virtual para necesidades de atención de urgencia y para programas de monitoreo de pacientes a distancia para ayudar a manejar enfermedades más graves o enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2. Las personas pueden consultar con su plan de salud o profesional de atención local para determinar qué tipos de recursos virtuales pueden estar disponibles para ellos.

Para ayudar a que la salud sea una prioridad en 2021, no subestime el impacto potencial de desarrollar una relación con un médico de atención primaria como parte de un enfoque holístico para mantener y mejorar su bienestar.

 

Notas relacionadas: Experta aconseja como afrontar el estrés durante los meses Invernales

Más de Alrededor de Nueva York