Consejos para proteger la salud de los niños para el Regreso a Clase

Consejos para proteger la salud de los niños para el Regreso a Clase
El regreso a las aulas este año va a ser muy distinto a lo que estamos acostumbrados debido al COVID-19. (Foto: Newyorkfamily.com)

Por: Isabella Perales

Nos quedan a penas unas semanas para despedirnos del verano y prepararnos para el regreso a clases. Después de un año tomando clases a distancia, nuestros niños se preparan para reencontrarse con sus amigos, maestros, y compañeros y volver a aprender en el mejor ambiente: los salones de clases.

Aunque muchos esperan con ilusión volver a las aulas y retomar un poco la normalidad, no es momento de bajar la guarda. Hay que seguir cuidando de la salud de nuestros hijos y la nuestra.

El retorno a clases este año va a ser muy distinto a lo que estamos acostumbrados. El COVID-19 sigue siendo una amenaza para nuestras comunidades y la variante Delta ha causado que muchas ciudades en todo el país suenen la alarma y vuelvan a implementar muchas de las medidas de salud pública que habían suavizado durante los primeros meses del verano.

Sin embargo, además de las medidas recomendadas por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention – CDC) y otros expertos médicos, como la vacuna, el uso de las máscaras, distanciamiento social, entre otras, nosotros también podemos adoptar medidas adicionales para asegurar que nuestros niños estén mejor preparados para combatir cualquier virus o enfermedad y prevenir la propagación de estas.

 

 

Virus y enfermedades

 

En los países hispanos, muchos individuos acuden a ingredientes naturales para aliviar sus síntomas. Todos, en algún momento, tomamos un té de limón con miel hecho con mucho cariño por nuestras abuelas para aliviar el dolor de garganta.

Hoy en día, muchas empresas siguen el ejemplo de nuestras abuelas, e incorporan estos ingredientes naturales en sus productos medicinales para proveerle a las personas opciones que combinen tanto sabores naturales como ingredientes farmacéuticos para desarrollar productos de alta calidad que son efectivos para aliviar síntomas y combatir enfermedades.

«Los productos naturales, como el extracto de hojas de Hedera hélix o la miel, encontrado en productos como Tukol, le ofrecen al consumidor una experiencia relajante y reconfortante durante su proceso de recuperación. Además, las fórmulas con ingredientes de origen natural y pueden ser usados por niños a partir de los cuatro años», dijo Bradley N. Johnson, director de Calidad y Asuntos Regulatorios de Genomma Lab USA.

«Los niños se enferman y, mientras más pequeños, más vulnerables son a los virus y enfermedades que afectan a nuestras comunidades. Pero, existen medicinas hechas específicamente para que tanto los niños, como adultos, puedan gozar de los beneficios de los ingredientes naturales que a lo largo de nuestra infancia han demostrado ser efectivos para hacernos sentir mejor y reforzar nuestro sistema inmunológico», agregó.

Las escuelas, en muchas ocasiones, son focos de infección para muchas enfermedades infantiles, como la influenza o la gripe común.

Más allá de enseñarles a nuestros hijos como lavarse las manos y recordarles que deben taparse la boca cuando tosan o estornuden, los padres y representantes también pueden tomar otras medidas adicionales para reforzar su sistema inmunológico, específicamente entre los más pequeños y vulnerables, incluyendo su alimentación y nutrición y la actividad física.

 

 

Nutrientes y Vitaminas

 

Una alimentación balanceada es clave para el crecimiento y el desarrollo de los niños y para un sistema inmunológico saludable.

Pero, además de una buena alimentación, existen suplementos, como Next, que combina vitaminas e ingredientes naturales que son clave para ayudar a mantener un sistema inmunológico fuerte y eficaz.

El zinc, la vitamina C, la equinácea, y el propóleo son algunos de estos considerados sumamente importante para estimular el sistema inmunológico.

 

Actividad física

 

Hacer ejercicio y mantenerse activo es una manera fácil, divertida, y sumamente poderosa de estimular y construir un sistema inmune más fuerte.

No solo ayuda a oxigenar la sangre y mejorar la circulación, sino también ayuda a que las células puedan combatir los virus y enfermedades de una manera más eficaz.

Además, el ejercicio y las actividades al aire libre también contribuyen a un mejor estado de salud mental y reduce el estrés.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York