Consejos para nadar seguros en playas, lagos y piscinas

Consejos para nadar seguros en playas, lagos y piscinas
El Secretario del estado de Nueva York, Robert J. Rodríguez, que supervisa la División de Protección del Consumidor, ofrece consejos de seguridad para ayudar a prevenir accidentes acuáticos, durante una conferencia de prensa en Jones Beach. (Foto: NY.gov)

La temporada de verano trae consigo actividades acuáticas para las familias y la seguridad sigue siendo una prioridad para las autoridades locales.

En este sentido la División de Protección al Consumidor del Estado de Nueva York y la Oficina de Parques, Recreación y Conservación Histórica (Parques Estatales) recuerdan a los padres y tutores la importancia de la seguridad en el agua durante todo el año.

Con la llegada del calor, muchas familias se dirigen a piscinas, playas y lagos, pero es imprescindible prestar especial atención a los consejos de seguridad que ofrecen los expertos para evitar accidentes.

«Con la llegada del calor veraniego, lo primero que se les ocurre a muchas familias es refrescarse junto al agua, pero debemos ser precavidos por la seguridad de nuestros hijos», afirma el Secretario del Estado de Nueva York, Robert J. Rodríguez, que supervisa la División de Protección del Consumidor.

«La supervisión vigilante de un adulto es fundamental para salvaguardar a los niños cuando están cerca del agua, y especialmente en zonas sin vigilancia. Las lecciones básicas de natación pueden salvar vidas, e insto a todos los neoyorquinos a seguir estas recomendaciones para garantizar que el verano sea seguro y divertido para todos»

Seguridad para bañistas

– Supervisión de un adulto: Esta es la forma número uno de prevenir los ahogamientos. Nunca deje a un niño sin vigilancia en el agua o cerca de ella, y designe siempre a un vigilante del agua . Esta persona no debe estar leyendo, enviando mensajes de texto, utilizando un teléfono inteligente, ingiriendo bebidas alcohólicas o distrayéndose de alguna manera.

– Elija colores brillantes: Los estudios demuestran que el color del traje de baño puede marcar la diferencia en la visibilidad. Considere el color del traje de baño de su hijo antes de ir a una piscina, playa o lago. Para las piscinas de fondo claro, el rosa y el naranja neón suelen ser los más visibles. En los lagos y piscinas de fondo oscuro, el naranja neón, el verde neón y el amarillo neón tienden a ser los más visibles.

– Identificar a los nadadores que necesitan ayuda: Aunque tendemos a pensar que los nadadores con problemas agitan las manos y hacen mucho ruido, no siempre es así. Presta atención a las personas con la cabeza baja en el agua (boca sumergida) o inclinada hacia atrás con la boca abierta, ojos cerrados o incapaces de concentrarse, piernas verticales en el agua, o que intentan nadar pero no progresan.

– Clases de natación: Múltiples estudios demuestran que las clases de natación previenen los ahogamientos. Aprenda a nadar y enseñe a su hijo a nadar.

– Aprenda RCP (Reanimación Cardiorrespiratoria): Cada segundo cuenta y la RCP puede ayudar en caso de emergencia.

 

Seguridad en aguas abiertas

 

– Use chalecos salvavidas: Ponga chalecos salvavidas a los niños siempre que estén en un barco o participen en otras actividades recreativas en aguas abiertas. Los dispositivos de flotación personal deben usarse siempre para los niños que no saben nadar. La ley estatal de Nueva Yok exige que los niños menores de 12 años lleven un chaleco salvavidas aprobado por la Guardia Costera en un barco o embarcación. Para obtener más información sobre los chalecos salvavidas adecuados, visite el sitio de la Guardia Costera de los Estados Unidos .

– Elija un lugar en la playa cerca de un socorrista: Nade sólo cuando haya un salvavidas o socorrista de guardia.

– Esté atento a las banderas de advertencia y sepa lo que significan: Las banderas verdes suelen marcar zonas de baño designadas; asegúrese de nadar entre las banderas verdes. Las banderas amarillas pueden indicar una playa de surf o una advertencia. Las banderas rojas indican un peligro o una amenaza, y nadie debe nadar cuando se muestran. Las designaciones de las banderas pueden variar, así que asegúrese de entender el código de colores antes de sumergirse.

– Cuidado con las corrientes de resaca: Las corrientes de resaca son poderosas corrientes que se alejan de la orilla. Suelen formarse cerca de un punto poco profundo en el agua, como un banco de arena, o cerca de espigones y muelles, y pueden producirse en cualquier playa con olas rompientes, incluso en los Grandes Lagos. Son el principal peligro para los bañistas y pueden arrastrar al mar incluso a los nadadores más fuertes. Si se ve atrapado por una corriente de resaca, trate de mantener la calma y no luche contra ella. Nade en paralelo a la orilla hasta que esté fuera de la corriente, y flote o pise el agua si empieza a cansarse.

– Tenga cuidado con las olas grandes y el fuerte oleaje: Nadar en el mar es diferente a nadar en una piscina tranquila o en un lago. Las olas grandes pueden derribar fácilmente a un adulto. Prepárate para el fuerte oleaje y los desniveles repentinos cerca de la orilla.

 

Seguridad en piscinas

 

– Coloque barreras: Instale barreras de seguridad adecuadas alrededor de las piscinas y spas de su casa. Esto incluye vallas, puertas, alarmas para puertas y cubiertas.

– Alarmas para piscinas: Instale una alarma de piscina para detectar y notificar el acceso a la piscina sin vigilancia.

– Piscinas pequeñas: Vacíe y guarde las piscinas portátiles más pequeñas cuando no las utilice.

– Cubra los desagües: Mantenga a los niños alejados de los desagües, tuberías y otras aberturas de la piscina para evitar que se atasquen. El pelo, las extremidades, las joyas o los trajes de baño de los niños pueden atascarse en un desagüe o una abertura de aspiración. Además, asegúrese de que cualquier piscina y spa que utilice tenga tapas de desagüe que cumplan con las normas federales de seguridad, que incluyen la forma del desagüe, el tamaño de la tapa del desagüe y el caudal de agua.

La División de Protección al Consumidor del Estado de Nueva York sirve para educar, asistir y capacitar a los consumidores del Estado.

Puede ponerse en contacto con la línea de ayuda al 1-800-697-1220, de lunes a viernes, de 8:30 a 16:30, excepto los días festivos estatales.

También puede presentar una queja del consumidor en cualquier momento en https://dos.ny.gov/consumer-protection .

 

 

Más de Alrededor de Nueva York