Consejos para mejorar la salud física y mental en niñas y mujeres

Consejos para mejorar la salud física y mental en niñas y mujeres
En la Semana Nacional de la Salud de la Mujer (del 8 al 14 de mayo) se insta a la comunidad a apoyar una vida más saludable en las mujeres. (Foto: Womenshealth.gov)

Dar prioridad a la salud, tanto física como mental, nunca ha sido más importante. En los últimos años, muchas mujeres han pospuesto el cuidado de sus necesidades generales de salud y bienestar.

Han ajustado sus rutinas diarias, incluida la forma en que se conectan con familiares y amigos. La combinación ha provocado graves problemas de salud para algunas mujeres, sobre todo en tiempos de pandemia.

Durante la Semana Nacional de la Salud de la Mujer (NWHW) se alienta a las mujeres y niñas a reflexionar sobre sus necesidades de salud individuales y a tomar medidas para mejorar su salud en general.

Especialmente aquellas con condiciones de salud subyacentes, como hipertensión, diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares y respiratorias, y mujeres 65 años y mayores.

Tome en cuenta los siguientes consejos que brinda la Oficina para la Salud de la Mujer (OWH), del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, para lograr una vida más saludable:

 

1. Continúe tomando medidas contra el COVID-19

– Vacúnese y manténgase al día con una vacuna de refuerzo contra el COVID-19. Encuentre lugares para recibir la vacuna en: https://vaccinefinder.org/search/

– Infórmese sobre el riesgo de COVID-19 en su comunidad local. Consulte el nuevo widget de verificación de los CDC para conocer los niveles actuales y otros pasos de prevención y pautas específicas para su área, como usar una máscara y redes sociales. (https://www.cdc.gov/TemplatePackage/contrib/widgets/covidcountycheck).

– Hay condiciones que continúan haciendo que sea más probable que se enferme gravemente de COVID-19. Obtenga más información sobre esto y qué cosas específicas puede hacer para prevenir infecciones o reinfecciones. Sobre todo con Personas embarazadas y recientemente embarazadas, Personas con ciertas condiciones médicas, Adultos mayores, Personas con un sistema inmunitario debilitado.

– Programe su examen físico anual y otras citas de salud. Hable con su médico, enfermera y/o asistente médico sobre: La vacuna COVID-19 y cualquier vacuna que se haya perdido durante la pandemia; atención preventiva, como pruebas de Papanicolaou, mamografías, densitometrías óseas, pruebas de esfuerzo, exámenes de colesterol, exámenes de presión arterial, exámenes físicos y otros exámenes de salud preventivos que puede haberse perdido durante la pandemia, como exámenes de salud para mujeres de 18 a 39 años, de 40 a 64 años y mayores de 65 años. Más información en (https://medlineplus.gov/ency/article/007462.htm).

– Si se ha perdido alguno de los chequeos o vacunas recomendados durante el COVID-19, obtenga más información sobre el calendario de vacunas para adultos.

– Si el estrés, la ansiedad o la depresión interfieren con sus actividades diarias.

– Si se siente triste, abrumada o no puede comer ni dormir durante más de 2 semanas después del nacimiento de su bebé. Es posible que esté experimentando depresión posparto.

 

2. Mantenga un peso saludable

– Un peso saludable puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, diabetes y presión arterial alta. También puede reducir el riesgo de muchos tipos de cáncer diferentes.

– El peso saludable es diferente para todos, pero es importante saber qué es un peso saludable para usted. (https://www.nhlbi.nih.gov/health/overweight-and-obesity).

– Hable con su médico o enfermera sobre sus objetivos de salud y cree un plan específico para usted.

 

3. Muévase y manténgase activa

 

– Ser físicamente activo es una de las acciones más importantes que puede tomar a cualquier edad para mejorar su salud. Las Pautas de actividad física para estadounidenses del HHS definen la actividad física en general como cualquier movimiento que mejore la salud. Eso significa que sus actividades como la jardinería y la limpieza pueden contar como actividad física.

– Cree un plan de actividades semanal a través de Move Your Way (https://health.gov/moveyourway#adults). El objetivo: hacer que su corazón lata más rápido a través de 150 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad moderada cada semana.

– Divida su actividad en sesiones pequeñas. Da un paseo de 15 o 30 minutos durante tus descansos. El ejercicio diario mejora la salud cardiovascular y la vitamina D proporcionada por el sol ayudará a estimular su sistema inmunológico.

– Incorpore actividades de fortalecimiento muscular, incluido el levantamiento de pesas o el uso de bandas de resistencia, ayudará a prevenir la sarcopenia o la pérdida de masa muscular debido al envejecimiento y la inmovilidad.

– Encuentre una rutina que se ajuste a sus necesidades según su edad, etapa de la vida y habilidades.

 

4. Nutrirse de adentro hacia afuera

– Coma comidas y refrigerios bien balanceados. Una alimentación saludable para el corazón implica elegir ciertos alimentos, como frutas y verduras, y limitar otros, como las grasas saturadas y trans y los azúcares agregados.

– Explore los consejos en Nutrition.gov para comer en casa y en restaurantes para garantizar comidas equilibradas y saludables para el peso.

– Es importante asegurarse de obtener suficientes vitaminas en su dieta. ¿No estás seguro de qué es eso? Visite: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK56068/table/summarytables.t2/?report=objectonly .

 

5 . Practique el autocuidado de salud mental

– Haz una lista de pequeños actos de cuidado personal que puedes hacer a diario.

– Regístrese para ver si necesita apoyo o ayuda para lidiar con la vida diaria (https://www.nimh.nih.gov/health/publications/my-mental-health-do-i-need-help).

– Manténgase conectado con familiares y amigos.

– Conéctese con su comunidad o organizaciones religiosas.

– Tómese un tiempo para relajarse y concentrarse en las actividades que disfruta.

– Preste atención a los cambios en tu estado de ánimo. Si usted o alguien que conoce está experimentando cambios en el pensamiento, el estado de ánimo, el comportamiento y/o pensamientos de autolesión, busque ayuda en la Línea de Ayuda Nacional de SAMHSA: 1-800-662-HELP (4357).

Es un servicio gratuito, confidencial, disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los 365 días del año (en inglés y en español) para personas y familias que enfrentan trastornos mentales y/o de abuso de sustancias.

 

6. Encuentre maneras de manejar el estrés

– Construya una caja de herramientas llena de formas saludables de lidiar con el estrés, especialmente durante el COVID-19.

– Las acciones simples y cotidianas, como programar un tiempo de tranquilidad para la meditación, el yoga y la lectura, pueden reducir el estrés.

– Pasar unos minutos en la naturaleza, salir a hacer ejercicio o tocar una canción favorita puede ayudarlo a sentirse conectado a tierra.

– Obtenga información sobre la diferencia entre el estrés y la ansiedad y cómo puede sobrellevarla en: https://www.nimh.nih.gov/health/publications/so-stressed-out-fact-sheet .

 

 

Más de Alrededor de Nueva York