Consejos para mantener seguros a los niños en este verano

Consejos para mantener seguros a los niños en este verano
La Administración de Servicios Infatiles de Nueva York (ACS) nos orienta cómo cuidar a los menores en esta temporada veraniega. (Foto: Noticia)

A medida que el clima se calienta, la Administración de Servicios Infantiles de Nueva York (ACS) nos ofrece buenos consejos de seguridad para los padres y cuidadores de niños para esta temporada de verano.

«Si bien queremos que los niños tengan un verano divertido, es muy importante que tengan un verano seguro. Todos deberíamos seguir vigilando la transmisión del COVID-19, y a medida que avanzamos a un clima más cálido, los padres y cuidadores deben tener en cuenta algunos de los peligros a los cuales los niños pueden estar expuestos durante los meses de verano», dijo el Comisionado de la ACS, David A. Hansell.

Prevenga la propagación del COVID-19

 

El área de Nueva York viene reabriendo sus actividades por lo que es importante mantenerse vigilantes para protegernos del COVID-19 a nosotros mismos, a nuestros hijos, familiares y miembros de la comunidad.

Para ayudar a prevenir este virus, los neoyorquinos deben usar cubiertas faciales (mascarillas) en público, permanecer en distanciamiento social cuando sea posible y practicar una buena higiene de las manos.

– Los niños mayores de 2 años deben cubrirse la cara cuando estén en público y no pueden distanciarse socialmente. Es más probable que los pequeños se toquen la cara, por lo que los cuidadores deben lavar las manos de los niños o aplicar desinfectante de manos con frecuencia.

– Quédese en casa en todo momento si está enfermo. Si no se siente mejor después de 3 a 4 días, comuníquese con su proveedor de atención médica.

– Evite el contacto cercano con personas que están enfermas.

– Cúbrase la nariz y la boca con un pañuelo o manga cuando estornude o tosa. No use las manos.

– Lávese las manos con frecuencia con agua y jabón, durante al menos 20 segundos, o use un desinfectante para manos a base de alcohol.

– Mantenga al menos 6 pies de distancia entre usted y los demás.

Las pruebas gratuitas de COVID-19 ahora están disponibles en más de 100 ubicaciones en Nueva York. Visite este enlace oficial para más información: https://www1.nyc.gov/site/coronavirus/get-tested/covid-19-testing.page .

 

Nunca deje a niños en un automóvil

 

Los padres siempre deben revisar el asiento trasero del automóvil antes de salir y bloquear un vehículo. Incluso si un niño está durmiendo y un padre está haciendo un recado rápido, deben sacarlo del auto para asegurarse de que esté seguro.

Durante los meses de verano los vehículos pueden alcanzar más de 100 grados Fahrenheit, lo que podría ser fatal para los niños pequeños, ya que sus cuerpos se calientan 3 veces más rápido que el de un adulto, según la Academia Estadounidense de Pediatría.

De acuerdo con expertos, el golpe de calor es la principal causa de muertes relacionadas con vehículos sin choques en niños menores de 15 años.

Los bebés y chicos de hasta 4 años corren el mayor riesgo de enfermedades relacionadas con el calor, según los Centros para la Prevención de Enfermedades y Control (CDC).

 

 

Mantenga a los niños frescos e hidratados

 

En Nueva York la mayoría de las muertes relacionadas el verano ocurren después de la exposición al calor en hogares sin aire acondicionado.

Los padres deben asegurarse de mantener a los niños frescos e hidratados, asegurarse de que estén bebiendo muchos líquidos (aléjese de bebidas muy frías o con demasiado azúcar), use un aire acondicionado si tiene uno y, si es posible, aléjese del sol.

– Vista a los bebés y niños con ropa suelta, ligera y de colores claros.

– Cuando esté al sol, aplique protector solar a su hijo (al menos SPF 15 de factor de protección solar) y un sombrero para proteger su cara y cabeza.

– Si no tiene aire acondicionado, mantenga las habitaciones bien ventiladas con ventanas abiertas y ventiladores los cuales funcionan mejor por la noche, cuando pueden traer aire más fresco del exterior.

 

 

Prevenga ahogamientos accidentales

 

Las piscinas portátiles varían en tamaño y altura, desde pequeñas piscinas inflables hasta diseños más grandes que contienen miles de galones de agua. Son fáciles de usar, asequibles y divertidos para la familia. Pero las piscinas portátiles pueden ser mortales y presentar un peligro real para los niños.

Según el CDC, el ahogamiento es la causa número uno de muertes accidentales de chicos de 1 y 4 años, y la mayoría de estos ahogamientos ocurren en piscinas en el hogar.

– Vacíe y guarde las piscinas portátiles más pequeñas después de cada uso.

– Una vez que el grupo está configurado, asegúrese de altos niveles de supervisión.

– Cubra las piscinas portátiles más grandes y guarde las escaleras de acceso cuando no haya adultos.

– Instale alarmas en las puertas que conducen desde la casa al área de la piscina que lo alertarán cuando alguien ingrese al área de la piscina.

– Enseñe a los niños a nadar, flotar y otras habilidades básicas para salvar vidas; no considere a los pequeños «a prueba de ahogamiento» solo porque han tenido clases de natación.

– Que nunca un niño entre al agua solo, siempre tenga un adulto y/o un padre vigilando.

– Aprenda a nadar.

– Nunca juegue ni nade cerca de desagües o salidas de succión en piscinas y spas.

– Nunca nade en una piscina o jacuzzi que tenga una cubierta de drenaje rota, suelta o faltante.

– Aprenda habilidades de seguridad en el agua y otras técnicas para salvar vidas.

Para más información sobre seguridad en la piscina, visite www.poolsafely.gov .

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>