Consejos para iniciar un año escolar saludable para los niños

Consejos para iniciar un año escolar saludable para los niños
Para comunicarse mejor con sus hijos estudiantes, conéctese a través de actividades divertidas como juegos, rompecabezas o caminatas. Foto: LongIslandPress.com / Getty Images

Erika Mark, D.O.
Pediatra en Cohen Children’s Northwell Health-GoHealth Pediatric Urgent Care

 

Los niños regresan al salón de clases, llenos de emoción. Aún así, volver a la escuela puede significar una gran transición física y mental para los chicos y sus familias, especialmente después de enfrentar tantas incógnitas en los últimos dos años.

Como médico de atención pediátrica en Northwell Health-GoHealth Urgent Care, he pasado 10 años cuidando niños. Y como mamá, he desarrollado 12 recomendaciones para ayudar a los niños a comenzar el año escolar sintiéndose lo mejor posible.

1. Chequeos con frecuencia

El bienestar mental y físico de 73 millones de niños estadounidenses está en riesgo y empeora. Cuando los niños enfrentan desafíos, los padres deben escucharlos, validar sus emociones y recordarles los éxitos anteriores cuando mostraron fortaleza. Es posible que los niños no compartan sus sentimientos inmediatamente, así que conéctese a través de una actividad divertida como un juego, un rompecabezas o una caminata.

2. Comprométase con sus maestros y el trabajo escolar

Si su hijo está nervioso por el primer día, organice una reunión con los nuevos maestros antes de que comiencen las clases o durante las primeras semanas del trimestre para conocerse y aprender su estilo de enseñanza. Cuando comience la escuela, revisen juntos la carpeta escolar de su hijo todas las noches, elogie los éxitos y hable sobre las dificultades.

3. Establezca una rutina

Asóciese con su hijo para desarrollar una rutina que su hijo pueda asumir con su apoyo. Esto ayuda a generar confianza, inculcar la autodisciplina y dar una sensación de seguridad. Ponga una alarma por las mañanas, desayune y salga de casa a la misma hora todos los días. En las tardes, los niños deben hacer la tarea a la misma hora y en el mismo lugar todos los días.

4. Realice actividad física con regularidad

La actividad física en los niños de todo el mundo disminuyó en un 20 % durante la pandemia, por lo que es hora de volver a moverse. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos recomiendan que los niños en edad escolar realicen 60 minutos o más de actividad física de moderada a vigorosa todos los días. Incorpore actividades basadas en sus intereses, tiempo y recursos. Considere animar a los niños a participar en deportes, hacer caminatas familiares después de la cena o visitar un parque y jugar a la pelota en familia.

5. Manténgalos hidratados

Beber suficiente agua regula la temperatura corporal, apoya las articulaciones, elimina los desechos e incluso puede mejorar la función cognitiva en los niños. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los niños y adolescentes beban de 5 a 8 vasos de agua al día, según la edad. Los niños pueden comenzar bien el día con una taza llena de agua o leche. Verifique dos veces para asegurarse de que su botella de agua esté llena cuando vayan a la escuela y vacía cuando regresen. Vuelva a llenarlo una vez que estén en casa.

6. Establezca una rutina sólida para la hora de acostarse

Los niños necesitan entre 8 y 12 horas de sueño dependiendo de su edad. Ayude a los niños a calmar sus mentes estableciendo una rutina para la hora de acostarse: incluya bañarse o ducharse, cepillarse los dientes, ponerse pijamas y acurrucarse mientras leen libros durante 20 a 30 minutos juntos. Evite las pantallas dos horas antes de acostarse, enfocándose más en actividades tranquilas. Considere descargar una aplicación para dormir con historias, sonidos y meditaciones para dormir.

7. Involucre a los niños en la elección de almuerzos saludables

Cuando empaco los almuerzos de mis hijos, me gusta ofrecer dos o tres opciones. Los termos son excelentes para un almuerzo caliente o sopa. Si a su hijo le gusta comer bocadillos, ofrézcale llenar un recipiente con fiambres, queso, galletas saladas y fruta. Siempre empaque una verdura, e incluso si no la tocó, es un buen recordatorio de su importancia nutricional. Encuentre alimentos saludables que le gusten a toda la familia y, al mismo tiempo, incluya algún obsequio ocasional, todo con moderación.

8. Protéjase contra las infecciones de las vías respiratorias superiores

Cuando la temporada de regreso a clases pase a la temporada de vacaciones, los expertos en salud están de acuerdo en que veremos un aumento en los casos de Covid-19, influenza y resfriado común. Los principales preventivos incluyen vacunas actualizadas anti coronavirus, refuerzos y vacunas contra la gripe.

 

Higiene y prevención

 

La buena higiene también cuenta. Coloque desinfectantes para manos en las mochilas y en el automóvil. Haga que los niños se laven las manos cuando regresen a casa. Enséñeles a toser en la esquina de su brazo. Si se enferma, comuníquese con su pediatra para ver si necesita una evaluación. Manténgalos hidratados. Los niños deben orinar al menos de 4 a 6 veces al día. Si es menos que eso y están vomitando o no beben, necesitan ver a un proveedor de atención médica.

Tome en cuenta lo siguiente:

1. Revisar y actualizar las vacunas

Desde las vacunas contra el Covid-19 y el virus del papiloma humano (VPH) hasta las vacunas contra el tétanos y la gripe, las inmunizaciones aseguran que las familias se mantengan saludables con protección contra algunas de las enfermedades más comunes y prevenibles. Trabaje con su médico de familia y los administradores de la escuela para asegurarse de que sus hijos estén al día con todas las vacunas requeridas. Haga una cita lo antes posible si está atrasado con las vacunas requeridas por la escuela.

2. Establecer y comunicar planes de acción contra la alergia y el asma

Si su hijo tiene asma o una alergia que puede causar anafilaxia, tenga un plan documentado en caso de emergencia. Asegúrese de que la escuela tenga a mano el EpiPen y los inhaladores de su hijo y que el maestro esté familiarizado con el plan.

3. Llena tu botiquín

Incluya recetas, medicamentos de venta libre, un termómetro, bolsas de hielo y un botiquín de primeros auxilios que incluya curitas de todos los tamaños. Almacene su medicamento preferido para reducir el dolor/contra la fiebre. Pregúntele a su pediatra cuál es la dosis correcta ahora, para que esté disponible para esas fiebres nocturnas. Tenga a mano bebidas o paletas de Pedialyte para rehidratarlo cuando su hijo esté enfermo. Evite los jugos, refrescos o Gatorade.

4. Conozca sus opciones de ayuda médica fuera del horario de atención

Planifique dónde llevará a su hijo si se enferma o se lesiona después del horario comercial. Guarde el número de teléfono fuera de horario de su pediatra, para que esté listo para las preguntas de la mitad de la noche.

Determine qué recursos fuera del horario de atención son accesibles. Northwell Health-GoHealth Urgent Care está abierto de 8 a.m. a 8 p.m. todos los días con atención virtual y en persona diseñada para niños y atendida por proveedores pediátricos experimentados.

Con 55 centros de atención de urgencia en todo Nueva York, tratamos a pacientes a partir de los 6 meses de edad por afecciones que no ponen en peligro la vida, como gripe, fiebre, dolores de oído, picaduras de insectos, esguinces, fracturas simples y cortes que requieren puntos.

Más de Alrededor de Nueva York