Congresista Nydia Velázquez redefine el papel de la mujer latina en la política neoyorquina

Congresista Nydia Velásquez
La congresista puertorriqueña que sirve al séptimo distrito de Nueva York que abarca partes de Brooklyn, Queens y Manhattan, es una ferviente promotora de la educación.

“Nadie puede darme a mi lecciones de cómo salir de la pobreza, porque yo viví la pobreza, pero no permití que la pobreza me definiera”, son las valientes palabras con las que la congresista Nydia Velázquez, inició nuestra conversación  para Orgullo Femenino.

A pesar de que la congresista ha hecho historia cantidad de veces durante su mandato en el Congreso, -como primera mujer puertorriqueña elegida para la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, siendo la primera mujer hispana en servir como Miembro de Rango de un comité de la Cámara de Representantes y la primera latina en presidir un comité completo del Congreso-, su actitud sigue siendo humilde y su pasión por la política fuerte.

“Yo nací y me crié en Puerto Rico, en una área azucarera. Mi padre era trabajador de la caña de azúcar, éramos una familia extremadamente pobre”, dijo la congresista Velázquez. “Gracias al apoyo de mis padres que decían que eran pobres y que lo único que me podían dejar era buena educación, yo me dediqué a estudiar mucho y a sacar buenas notas”.

La congresista que sirve al séptimo distrito de Nueva York que abarca partes de Brooklyn, Queens y Manhattan, entendió desde joven de que para poder salir de la pobreza, la mejor forma era estudiar. Ahora es una ferviente promotora de la educación.

“El gobierno jugó un rol en mi educación, y yo espero que el gobierno siga jugando un rol en la educación de todos aquellos que a pesar de sus condiciones económicas, tienen el interés y tienen la determinación de echar hacia adelante”, expresó. “En esa trayectoria, obviamente tuve ayuda del gobierno, porque me dieron becas y por eso es que yo estoy comprometida a que la misma ayuda que yo recibí, este ahí para todos los estudiantes latinos y para todos los estudiantes afroamericanos”.

Pugna por políticas más justas

La congresista Velázquez agregó: “En el presupuesto que se pasó se incluyeron 610 millones de dólares para los programas de ‘head start’ que son para los niñitos y también se añadieron 2 mil millones de dólares para ‘child care’. Es importante que nuestros niños y los hijos de inmigrantes puedan ir a jardines infantiles porque les dan las primeras lecciones para educar a nuestros niños. Se incluyeron además 700 millones de dólares para ayudar a los estudiantes en las escuelas”.

Actualmente, está pugnando por políticas más justas que ayuden a la comunidad inmigrante, especialmente en los tiempos de Trump.

“Aquí tenemos a un presidente que obviamente nació con una cuchara de plata en su boca y a pesar de ser de Nueva York, él no entiende lo que representa la ciudad de Nueva York”, expresó acalorada.

“La ciudad de Nueva York es un puerto con la Estatua de la Libertad que envía un mensaje al mundo de que abrimos nuestros brazos para recibir a todas aquellas personas que quieren hacer de Estados Unidos su hogar y abrazar lo que hemos sido como nación. Nosotros somos una nación de inmigrantes y eso es lo que define la trayectoria de los Estados Unidos, el que seamos la envidia del mundo”.

Recuperación de Puerto Rico

Con el mismo ardor, la congresista sigue apoyando los esfuerzos de recuperación de Puerto Rico, que a más de seis meses del huracán María, sigue presentando escases de servicios básicos. “Estoy luchando para que el gobierno federal y la administración del presidente Trump le dé la ayuda necesaria para que Puerto Rico se pueda recuperar, dado el hecho de que Puerto Rico es parte de los Estados Unidos y que somos ciudadanos americanos”, dijo sin reparos. “La lucha es larga y estamos dispuestos a darla”.

Asimismo, como mujer en el congreso, Velázquez ve grandes diferencias entre las formas de gobernar entre los hombres y las mujeres en puestos públicos.

“Yo te puedo decir que la diferencia entre una mujer oficial electa y un hombre, es que la mujer está más dedicada a la política pública mientras que los hombres están más dedicados al poder, y cuánto poder tienen”, aseguró. “[Como mujeres] nosotros queremos saber cuál es la política pública que va a afectar las vidas de las familias en Estados Unidos… esa es la gran diferencia”.

En tono optimista, la congresista neoyorquina cree “que el día se acerca más… Va a llegar el momento en que una mujer pueda obtener la presidencia de los Estados Unidos”.

“Yo creo que la sociedad norteamericana pierde cuando no elegimos un número mayor de mujeres a puestos electivos en  diferentes niveles de gobierno, ya sea el estado, la ciudad o el congreso”, finalizó.

 

Más de Alrededor de Nueva York

>