Condado de Suffolk actualiza sus pautas COVID para el deporte escolar

Condado de Suffolk actualiza pautas COVID para el deporte escolar
Debido a la disminución de casos de COVID-19 en Suffolk y al aumento de las vacunas, ya no se requieren hacer pruebas semanales a los deportistas escolares.

Debido a la disminución de la tasa de positividad del COVID-19 y al aumento de las vacunas, el Departamento de Servicios de Salud del condado de Suffolk ha actualizado su guía para la práctica de deportes en las escuelas secundarias.

Se informa que en esta zona de Long Island, NY, ya no se requieren hacer pruebas semanales a los atletas escolares y se planea hacer pruebas clínicas de vacunación para los estudiantes deportistas.

El ejecutivo de Suffolk, Steve Bellone, dio a conocer que basado en la reducción de casos de coronavirus, la creciente vacunación y la ampliación de la elegibilidad para la vacuna a los mayores de 16 años, así como la capacidad de practicar y jugar al aire libre, las pruebas obligatorias para los deportes de alto riesgo ya no son necesarias.

«Como padre, entendí lo importante que era que nuestros hijos volvieran al campo y, en los últimos meses, nuestros estudiantes atletas y entrenadores han demostrado que con los protocolos correctos implementados, todos los deportes se pueden jugar de manera segura», dijo Bellone.

«Con la tasa de positividad más baja que hemos visto en meses y el aumento de las vacunas, el Departamento de Salud ya no requerirá pruebas semanales para los estudiantes atletas. En última instancia, la vacuna es la herramienta que nos permitirá ganar esta guerra y trabajaremos con nuestros distritos locales para garantizar que los alumnos tengan acceso a la vacuna del COVID-19».

 

 

Pautas anti Coronavirus

 

El plan integral del condado de Suffolk, que se anunció en el mes de enero y se desarrolló en estrecha consulta con la Asociación de Superintendentes Escolares y la Sección XI, ha permitido que aproximadamente 21,500 estudiantes atletas participen en sus respectivos deportes de alto riesgo.

Las pautas establecidas para garantizar un juego seguro incluyen:

– Tomar las temperaturas de jugadores y entrenadores antes de las prácticas y partidos.

– Se deben usar máscaras siempre que sea posible, especialmente cuando en las líneas laterales no participan en el juego.

– Hacer cumplir el distanciamiento social cuando no está jugando.

– Exigir que se laven o desinfecten las manos antes y después de las prácticas y los juegos, y después de compartir el equipo.

– Minimizar el uso compartido de equipos. Los jugadores deben traer su propio equipo; tener botellas de agua individuales y no compartir la comida.

– Mantener registros de asistencia de jugadores, personal y entrenadores. Se debe incluir información de contacto.

– Jugar en espacios inteligentes. Siempre al aire libre si es posible. Utilizar espacios amplios y bien ventilados.

– Considerar dividir equipos más grandes en grupos más pequeños y escalonar las prácticas con diferentes horas o días. Limitar la asistencia de aquellas personas que no sean esenciales para la práctica.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York