Comunidad de Queens llora muerte de gemelitos presuntamente asesinados por la madre

Residentes lloran durante vigilia. Foto de Dean Moses

Nunca hubo oportunidad de conocer a Dallis o Dakota Bentley, o verlos crecer en su rincón de Woodside, Queens. Los bebés gemelos tenían solo 46 días cuando la persona que les dio la vida supuestamente también se las quitó.

Los residentes locales continúan recuperándose del horrible asesinato de los gemelos Bentley, quienes fueron encontrados muertos en Woodside Houses en la calle 51 en la tarde del 22 de abril. El lunes por la noche, los miembros de la comunidad se reunieron afuera del complejo de viviendas públicas para llorar su muerte con una vigilia con velas.

La madre de los gemelos, Danezja Kilpatrick, de 23 años, enfrenta actualmente cargos de homicidio en primer y segundo grado en relación con el impactante asesinato. Actualmente se encuentra en la cárcel sin derecho a fianza y se le ordenó someterse a una evaluación psiquiátrica.

Después de que se difundiera la noticia del desgarrador descubrimiento del 22 de abril, un santuario para los recién nacidos apareció en las afueras del complejo de NYCHA. Antes incluso de que comenzara la vigilia, los transeúntes no pudieron evitar mirar la colección de velas, letreros y animales de peluche con el corazón apesadumbrado, algunos incluso comentando para sí mismos: «Todo lo que tenía que hacer era traérmelos».

El reverendo Oswald Denis se enjuga las lágrimas durante la vigilia. Foto de Dean Moses

La vigilia del 26 de abril fue dirigida por el reverendo Oswald Denis, acompañado por la procuradora general del estado Letitia James, el capitán Christopher Giambrone de NYPD Housing PSA 9, la presidenta de la Asociación de inquilinos de Woodside Houses Annie Cotton Morris y miembros de la comunidad.

Comenzando con una oración y rodeado por un círculo de personas con velas en mano e hileras de globos, Denis se conmovió mientras repetía los nombres de los gemelos.

James también habló repitiendo que no podía quitarse de la cabeza a los bebés.

“No debemos llorar solos; tenemos que llorar juntos como comunidad. Pero también sé que Dios ama a los bebés, ama a los niños pequeños y ama a los gemelos en particular: dos corazones que laten como uno solo, dos corazones que nacieron y ahora dos corazones que han pasado a estar con nuestro señor y salvador”, dijo James.

La procuradora general del estado Letitia James, voltea a ver al capitán Christopher Giambrone de NYPD Housing PSA 9, mientras habla. Foto de Dean Moses

Desconsuelo durante Vigilia

Los asistentes se enjugaron las lágrimas mientras los oradores conmemoraban a los recién nacidos. Al decir su despedida final, los dolientes lanzaron globos al cielo nocturno mientras pronunciaban los nombres de los bebés.

Después de la vigilia, algunos se arrodillaron junto al santuario y rezaron en silencio.

Natalie, una residente de Woodside Houses, se arrodilló junto a las llamas parpadeantes y reflexionó sobre los últimos días y las pocas veces que había visto a Kilpatrick con los gemelos mientras llevaba a su propio hijo a la escuela. Natalie describió a la madre como aparentemente cansada.

Vecinos conmovidos. Foto de Dean Moses

Ella le dijo a nuestra publicación hermana, amNewYork Metro, que cree que Kilpatrick sufría de depresión posparto, ya que ella también experimentó el trastorno después de dar a luz.

“La depresión posparto es realmente real para nosotras, las mujeres; mucha gente no entiende que es algo importante. Mi hijo tiene ahora tres años y lo pasé con mi propia situación. Pero tuve ayuda porque pedí ayuda. Algunas personas piden ayuda y otras no, pero simpatizo con lo que sea que ella estaba pasando”, dijo Nataile después de la vigilia.

Kilpatrick enfrenta una sentencia máxima de cadena perpetua sin libertad condicional si es declarada culpable.

 

Notas relacionadas: Hombre en Manhattan se acuesta en la calle, luego es atropellado y arrastrado por el conductor

Más de Alrededor de Nueva York