Combatiendo inequidades en la salud… Experta aclara porque tratar a todos por igual en la atención médica puede ser mortal

Foto cortesía de Impact4Health

El deseo de influir en los proveedores de salud que atienden a hispanos y afroamericanos fue lo que motivo a María Hernández, presidenta y CEO de Impact4Health a luchar en contra de las inequidades en la salud en comunidades vulnerables.

Como nos explicó a fondo en entrevista con nuestro medio, la capacitación inadecuada de médicos y enfermeras, así como la escasa participación de los profesionales de la salud con grupos tradicionalmente subrepresentados como el hispano, conducen a resultados de salud deficientes de los pacientes y desconfianza en la comunidad.

Según la doctora en psicología de la comunidad, es esperado que los médicos traten a todos por igual por ser fundamental para la calidad de la atención. No obstante, tratar a todos por igual en la atención médica puede ser mortal. Este enfoque solo funciona si todos los pacientes tienen los mismos antecedentes, recursos y acceso a la atención médica.

María Hernández, presidenta y CEO de Impact4Health. Foto cortesía de Impact4Health

“Yo me empecé a ver en la posición de mucha gente latina que no tiene acceso a servicios de salud y a la discriminación que pasan. Yo de chiquita tenía que traducir para mis padres, y esa es una cosa muy pesada para una persona pequeña. Me pongo a pensar que todavía, en este mundo, hay tanta discriminación para algo tan básico, algo que es un derecho humano”, recordó Hernández.

“Los hospitales y programas de salud pública tienen una historia de bastante discriminación entre la gente de color y esto se está viendo más ahorita con la pandemia”, agregó.

Para lograr la equidad en la salud, y mejorar la atención médica para cada paciente, se requiere que los profesionales de la salud consideren un conjunto más amplio de factores que incluyen el nivel social, cultural y socioeconómico del paciente.

Tener una mejor comprensión de estos factores reducirá en gran medida la posibilidad de prejuicios inconscientes por estereotipos sociales que los individuos forman fuera de su propio consciente.

“Todos los que trabajan con los pacientes se tienen que informar sobre cómo prevenir esos estereotipos”, nos aclaró Hernández. “Tenemos que empezar a ver como esto afecta los programas y servicios que se presentan para los pacientes que son latinos, afroamericanos, o de diferentes culturas. Ahora eso es en lo que están los hospitales enfocados debido a la pandemia”.

Los prejuicios inconscientes están en el centro del racismo institucionalizado, la pobreza intergeneracional y la segregación geográfica.

Los efectos son escalofriantes:

• Las salas de emergencia rechazan a las minorías con más frecuencia que a los blancos.
• Las mujeres negras e hispanas que van a un hospital para dar a luz tienen una tasa de mortalidad más alta que las mujeres blancas.
• Los bebés negros enfrentan el doble de tasa de mortalidad que los bebés blancos.
• Los sistemas de salud que prestan servicios a los pueblos indígenas carecen de recursos, personal y están sobrecargados.

“Lo que nosotros estamos haciendo con varios hospitales es que estamos enseñando a los doctores y enfermeras que es lo que tienen que hacer para evitar los estereotipos cuando empiezan a trabajar con los pacientes. Eso es lo primer que estamos haciendo. Lo segundo, es que estamos tratando de que todos los programas o las recomendaciones que se dan a los pacientes tengan esa competencia cultural. Que tomen en cuenta la cultura del paciente”.

Para ayudar a disminuir los prejuicios inconscientes, Impact4Health crea herramientas para capacitar a los consejos de salud, administrativos, médicos, enfermeras y otros trabajadores de la salud, como la tarjeta de calificación, “Inclusion Scorecard For Population Health”, que evalúa el nivel de inclusión e incluye mejores prácticas para que los líderes de la atención médica aborden las inequidades en la atención médica.

“Somos una corporación, y nosotros hemos escrito un sistema para que los hospitales puedan revisar cuantos programas tienen que puedan resolver las inequidades de salud. Es un sistema que está en el internet para que lo puedan usar y se llama Inclusion Scorecard For Population Health y lo damos gratis para que los hospitales no tengan que pagar”, explicó Hernández. “Nosotros nos comunicamos con los hospitales y les presentamos como se puede usar este programa y cuáles son los resultados si lo usan. Nosotros tomamos casi dos años en investigar cuales son las mejores maneras de avanzar la igualdad en la salud, y estos programas o diferentes servicios son como se mide la salud de la gente. Hay 75 diferentes mejores prácticas y están diseñados en la información que un hospital colecta y el tipo de actividades y servicios que el hospital promueve a poblaciones vulnerables, así como lo que hacen en la comunidad”.

Asimismo, para avanzar la igualdad en la salud, Hernández también subraya la importancia de darle a los pacientes información que puedan adaptar a su cultura latina.

“En mi experiencia trabajando con hospitales que saben cómo hacer esto, se proponen buscar alianzas con otros grupos, con el sistema de salud pública, con negocios, con grupos enfocados en estas comunidades y se hace algo con mucha colaboración. No se puede hacer solo” dijo, “poder formar programas para gente latina y en especial con diferentes culturas como mexicana, puertorriqueña, dominicana, entre otras”.

Finalmente recomienda a los pacientes, que no vayan solos al doctor. Que siempre vayan acompañados de quien les pueda ayudar a explicar que es lo que se necesita.

“Con otra persona a veces tenemos un poquito más de poder y nos hacemos entender mejor porque alguien está con nosotros. Tener esa otra voz puede prevenir otros problemas”, sugirió Hernández.

Para más información visite www.impact4health.com.

 

Notas relacionadas: Autorizan usar la vacuna Pfizer para adolescentes de 12 a 15 años

 

Más de Alrededor de Nueva York