Chapina cruza la peligrosa frontera para reunirse con su esposo en NY

Chapina cruza la peligrosa frontera para reunirse con su esposo en NY
La historia de Joana, inmigrante indocumentada guatemalteca, quien con su pequeño hijo viajó a pie y escondida en una camioneta rumbo a Estados Unidos. (Foto: BrooklynPaper.com)

Por: BrooklynPaper.com

 

«Mi educación se detuvo abruptamente al final del 6to. grado”, nos dice Joanna de Guatemala. «Mi padre era muy estricto y no veía ningún sentido en discutir. Dijo que había recibido suficiente educación y no veía ninguna necesidad de que continuara. Era hora de que aprendiera una habilidad y contribuyera a los ingresos de la familia».

Joanna era la niña más joven de 11 hermanos, por lo que había visto cómo se desarrollaba este proceso con sus hermanos mayores: una vez que pudieron trabajar, lo hicieron. «No iba a la escuela y aprendí a coser», recuerda.

«Esta fue una elección obvia porque muchas de las mujeres de mi familia podían enseñarme. Me pareció relajante y terapéutico sentarme y preparar algo».

Un día, después de llevar sus habilidades de costura a una tienda local, Joanna conoció a un joven apuesto llamado Kelman. «Tenía una sonrisa increíble, y sentí que mi corazón se aceleraba cuando nuestros ojos se pusieron en contacto. Me pidió mi número de teléfono y, durante los días siguientes, contuve el aliento cada vez que sonaba el teléfono, con la esperanza de que fuera Kelmam».

Reportaje exclusivo: El viaje de una inmigrante indocumentada a Estados Unidos
El libro de Sharon Hollins, de 2021, «Cruces: historias no contadas de migrantes indocumentados», relata los viajes de personas que buscan el «Sueño Americano».

La pareja se enamoró rápidamente y solo un año después, le dieron la bienvenida a un bebé. Poco tiempo después de eso, ambos se casaron; sin embargo, fue entonces cuando las nuevas responsabilidades de Kelman como esposo lo alejaron de Joanna. «Lo siento, pero para mantenerlos adecuadamente a usted y a nuestro hijo, ¡tengo que irme! Es hora de que me vaya», le dijo.

«Estaba muy molesta porque Kelman quería irse tan pronto, pero lo entendí», rememora Joanna. «Quería lo mejor para nosotros y seguiría los caminos de quienes antes que él buscaban fortuna en Estados Unidos. Su plan era llegar a EE.UU., trabajar duro, ahorrar dinero y luego pagarnos para que nos trajeran para unirnos a él».

 

De Guatemala a México

 

Joanna agradece a sus estrellas de la suerte que no se unió a Kelman en su viaje a Norteamérica, ya que el viaje estuvo plagado de problemas: largas horas en el desierto, coyotes que le chantajeaban y más. Sin embargo, Kelman logró cruzar y comenzó a trabajar en EE.UU., ahorrando hasta el último centavo para su familia en casa, como había prometido.

Joanna había planeado viajar mediante un coyote con su hijo de 3 años a la frontera entre EE.UU. y México, donde se entregarían a los oficiales de control de Inmigración, que, esperaba, le permitirían ingresar al país. «Si bien era consciente de los riesgos, me preocupaba especialmente llevar a mi hijo a un viaje así con peligros desconocidos por delante», señala la «Chapina» Joanna.

Los coyotes acomodaron a Joanna y al niño en una casa en Guatemala cerca de la frontera mexicana, donde esperaron las condiciones ideales para hacer su cruce. «Nuestro día comenzó temprano a las 8 am. Nos subimos a una minivan y condujimos por Guatemala hasta una casa cerca de la frontera donde cruzaríamos a México».

El grupo inició un largo y arduo viaje a pie a través de la frontera hacia tierra mexicana. «Afortunadamente, nadie vio a nuestro grupo y no nos persiguieron», comenta Joanna. «No creo que hubiera podido dejar atrás a nadie. Finalmente llegamos a la casa del otro lado de la frontera en México, donde colapsé, sin aliento y exhausta».

A continuación, los coyotes metieron a un grupo de personas en una camioneta para un largo viaje al norte, y aunque Joanna estaba feliz de poder recuperarse, sus problemas no terminaron ahí. «Había aire acondicionado, pero estábamos tan apretujados que era incómodo y podía sentir el sudor acumulándose y corriendo por mi cuerpo. Le quité la mayor parte de la ropa a mi hijo para enfriarlo», dice.

«Pasamos por un par de controles policiales, y la policía no miró hacia adentro, lo cual fue un alivio. Nos dijeron que teníamos que permanecer absolutamente silenciosos en esos puntos de control». Finalmente, el grupo llegó a una casa deteriorada y sucia en México, utilizada por los coyotes para el contrabando de personas que cruzaban la frontera.

«Los 120 (inmigrantes) nos empujamos por un espacio dentro de esa casa», recuerda Joanna. «Las persianas de las ventanas sucias estaban bajas. Las paredes estaban cubiertas de pintura descascarada, y en el suelo había alfombras y colchonetas manchadas. El aire olía a rancio con el olor de cuerpos calientes y sin lavar».

 

Sobornando a la policía

 

Sin embargo, no tuvo que quedarse allí mucho tiempo, ya que los coyotes finalmente llevaron a pequeños grupos a una estación de autobuses cercana, donde abordaron el puerto de transporte y se quedaron en los autobuses durante 2 días seguidos mientras se dirigían aún más lejos rumbo al norte.

«Algo muy perturbador sucedió en un puesto de control mexicano. La policía nos exigió pagos de soborno o, de lo contrario, nos enviarían de regreso a nuestros países. Nos pidieron 300 pesos a cada uno», recuerda Joanna.

«Entregué el dinero y me di cuenta de que ya casi no me quedaba nada si necesitaba comprar comida para mi pequeño. Estaba llorando y mi hijo sintió mi angustia y se aferró a mí».

Sin embargo, los sobornos funcionaron y las autoridades mexicanas permitieron que el autobús viajara hasta el río Grande, que atravesaron al amparo de la noche. «Eran las 5:30 am cuando cruzamos el río. No sabía en qué parte de Estados Unidos estábamos. El grupo que estaba delante de nosotros llegó a Inmigración estadounidense alrededor de las 7 de la mañana».

Cuando Joanna y su hijo llegaron a la sede de ICE, la pareja fue colocada en una habitación fría, con solo una manta similar a una lámina de aluminio cubriéndolos, hasta que fueron procesados ​​poco tiempo después.

«Nos llevaron a un segundo lugar y me sentí aliviado de no haberme separado de mi hijo. Entonces todo progresó muy rápido. Se me permitió llamar a mi familia y hacer arreglos para que me recogieran. Firmé documentos y me coloqué un brazalete electrónico de seguridad alrededor del tobillo que mostraría mi ubicación en todo momento», afirma Joanna. «Me sentí como un criminal».

A continuación, una organización benéfica católica ayudó a transportar a la madre y al hijo guatemalteco a un refugio cercano, antes de llevarlos finalmente a un aeropuerto donde estaban programados para volar a la ciudad de Nueva York.

«Cuando vi a mi esposo me derrumbé, llorando en sus brazos. Qué alivio fue finalmente estar con él. Mi hijo miró a este extraño con ojos grandes y maravillosos. Tenía que volver a conocer a su padre», recuerda Joanna. «Cuando ya no tenga que usar el brazalete en el tobillo, me encantaría poder viajar y ver más de este país. ¡Qué hermoso país es Estados Unidos!.

Esta historia es parte de una serie que contiene capítulos editados del libro de Sharon Hollins de 2021 «Cruces: Historias no contadas de migrantes indocumentados». Cada relato cuenta un viaje diferente de un inmigrante hacia Estados Unidos.

 

 

Más de Alrededor de Nueva York