Carlos Henriquez rinde tributo musical al Bronx con «The South Bronx Story»

Fotos de Leslie Farinacci

Él renombrado bajista Carlos Henriquez, es definitivamente uno de los más importantes músicos en la escena del Jazz Latino en la ciudad de Nueva York y el mundo. En su revelador nuevo álbum, The South Bronx Story, rinde homenaje al sur del Bronx a través del sello discográfico Tiger Turn.

Este álbum es una retrospectiva de la historia social del sur del Bronx y la herencia puertorriqueña de Henriquez. Para la ocasión, al bajista se le unen los músicos más brillantes del jazz actual como, el trombonista Marshall Gilkes, la saxofonista Melissa Aldana, el pianista Robert Rodríguez, el baterista Obed Calvaire, los trompetistas Michael Rodríguez y Terrell Stafford, el percusionista Anthony Almonte y Jeremy Bosch en flautas y voces.

El virtuoso también es uno de los bajistas más importantes de su generación. Miembro de la Jazz at Lincoln Center Orchestra por más de dos décadas, lo convierte en uno de los primeros bajistas verdaderamente bilingües, ya que su dominio en el género del jazz como a su vez en las tradiciones afrolatinas son totalmente evidentes.

Su crianza en el sur del Bronx, un rico centro cultural que cuenta con leyendas locales como Tito Puente, Eddie Palmieri y Celia Cruz le brinda al bajista una atmósfera muy importante en su desarrollo musical y personal.

En The South Bronx Story, que es el tercer lanzamiento de Henriquez como solista y una continuación de su tributo del 2018 a Dizzy Gillespie, Dizzy Con Clave, el líder y compositor lleva a los oyentes a un amplio viaje musical.

Henriquez se inspira en la historia y su experiencia personal. Movimientos como «Soy Humano» hablan de los obstáculos que Henríquez y su familia enfrentaron para lidiar con el sistema de vivienda y las turbulencias financieras mientras crecían, mientras que «Guajeo De Papi» es un testimonio de la paternidad en honor a su padre, Jorge Henriquez, quien mantuvo a su familia incluso en tiempos difíciles. Otro tema destacado, «Hydrants Love All» con tintes de salsa, fue escrito pensando en el hermano del bajista, y los días de verano que compartieron juntos jugando entre los hidrantes de incendios en las calurosas calles del Bronx.

Otras composiciones hacen referencia ingeniosamente a personas importantes, así como a eventos que crearon la cultura diversa del sur del Bronx de Nueva York.

Esta perfecta combinación de linajes en un tono unificador que subraya el impacto masivo de la diáspora puertorriqueña en la música y la cultura de Bronx, recordando a los oyentes que la cultura latina no puede separarse de la cultura de Nueva York, y a su vez, la cultura del Bronx nunca podrá separarse del Jazz.

¿Por qué decidiste dedicar tu nuevo álbum al sur del Bronx?

Yo lo hice para explicarle al público mis historias de joven, como me crie en el sur del Bronx y reconociendo los eventos positivos y negativos que uno pasa como joven. Yo quise hacer un disco hablando de estas cosas, y en los títulos de la grabación, se explica las áreas, eventos y personas.

¿Cada tema es como contar la historia de tu vida?

Tengo 10 números y cada uno tiene un sentido especifico; hasta tengo uno de los hidrantes de la calle, porque cuando era joven, en el verano, siempre salía con mi hermano a jugar con el agua. Tiene un gran significado para mí.

¿A que atribuyes tu gran conexión con El Bronx?

Yo siempre he tenido una conexión con el sur del Bronx porque recuerdo muy bien tener la oportunidad de ver a muchos grupos musicales como Andy Montañez y eso me afecto mucho. Me dio mucha inspiración.

¿Sientes que hay prejuicios por ser del Bronx?

Mucha gente que sale del Bronx se siente intimidado o tienen miedo de decirle a la gente que se criaron en el Bronx, pero yo no tengo ese miedo. Tal vez el área donde me crie no era muy buena, pero me dio el conocimiento y el amor de la música que me gusta ahora; y ahora que tengo la oportunidad de hablar y dar los shows siempre digo: ‘muchas gracias sur del Bronx porque si no fuera por ella, no sé dónde hubiera estado’.

¿Qué distingue el Latin Jazz del americano?

Para mí, el sentimiento de Latin Jazz viene siendo el conocimiento de un latino tocando con una organización de Jazz americano; y lo segundo es la clase de instrumentos que se usan. Cuando le añades las Congas y le cambias los fraseos de contra bajos, allí empieza el cambio a Latin Jazz.

¿Por qué es importante ser un bajista bilingüe?

La música latina a mí me ha ayudado, porque si no fuera por eso, no estuviera donde estoy ahora. Cuando entre a la organización de Jazz de Lincoln Center Orquestra, yo tenía como 16 años y en esa época, estaba tocando mucha música latina y eso me ayudo demasiado, porque era lo que la organización quería. He trabajado mucho para tener lo bilingüe, el Jazz latino y el Jazz americano.

¿Consideras que el Jazz es importante en nuestra cultura latina?

Culturalmente está cambiando. Esta música va a sobrevivir todas las culturas musicales porque es la base de otra música.

¿Además de componer, cantas tus temas?

Yo no canto en el disco, tengo un gran cantante, Jeremy que es de Spanish Harlem Orquestra. El grupo entero son músicos talentosos y todo dedicado al sur del Bronx.

¿Tienes presentaciones próximas en la ciudad?

La semana del año nuevo estaré tocando este proyecto en un club de Jazz de Lincoln Center en Nueva York. Toda la información sobre futuras presentaciones y como comprar mi música la pueden encontrar en www.carloshenriquezmusic.com.

Notas relacionadas: Maite Perroni… Más Atrevida y Sensual en segunda temporada de ‘El Juego de las Llaves’

 

Más de Alrededor de Nueva York