«Cambio sísmico»: Shea disuelve unidad de policías anti-crimen vestidos de civiles en toda la ciudad

El comisionado Dermot Shea defendió a su departamento, mientras reconocía que algunos han actuado de manera inapropiada. Foto de Todd Maisel.

El Departamento de Policía de Nueva York eliminó sus Unidades Anti-Crimen vestidas de civil, un elemento fijo en cada recinto que se especializa en sospechosos armados, y reasignó a sus más de 600 oficiales a otras tareas, reveló el Comisionado de Policía Dermot Shea en un sorprendente anuncio el lunes por la tarde.

Durante una conferencia de prensa en las redes sociales desde One Police Plaza, Shea describió el esfuerzo como un «cambio sísmico» en la vigilancia y un esfuerzo por reconstruir la confianza pública. El mayor cambio en la policía se produce después de dos semanas de constantes manifestaciones, algunas de ellas violentas e involucrando saqueos, luego de la muerte de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis.

“En la última hora, presidí una reunión con todos los altos ejecutivos del departamento en lo que respecta al despliegue de oficiales de policía contra el crimen a nivel de precinto y PSA (Área de Servicio Público, para complejos de viviendas públicas). Estas son las unidades vestidas de civil que operan nuestro tradicional anti-crimen”, dijo Shea. «Con vigencia inmediata, realizaremos la transición de esas unidades, aproximadamente 600 personas en toda la ciudad, a una variedad de tareas, incluidas las unidades de detectives, policía de vecindario y otras tareas».

El comisionado dijo que el «cambio sísmico en la forma en que vigilamos esta ciudad» se produce después de meses de discusiones internas con la policía de Nueva York. Señaló que los oficiales contra el crimen a menudo están involucrados en tiroteos con la policía, y su composición actual refleja un modelo de «vigilancia policial del siglo XX» que debe modernizarse.

Shea también reconoció que las personas en algunas comunidades «sufrían ser detenidas, sus hijos detenidos», y agregó que «hay un número desproporcionado de quejas y tiroteos mientras hacen lo que se les pide».

No obstante, el comisionado se apresuró a notar que el cambio “no era un reflejo de los hombres y mujeres del Departamento de Policía que están haciendo un trabajo excepcional.

«Es hora de avanzar y cambiar la forma en que vigilamos esta ciudad con inteligencia y astucia, mientras nos alejamos de la fuerza bruta», dijo.

El comisionado también expresó su preocupación por el llamado a desfinanciar a la policía, diciendo que «hay una tormenta en el horizonte y me preocupan las invocaciones a los recortes presupuestarios y la reducción de personal».

«Los residentes de la ciudad de Nueva York merecen ser protegidos», agregó.

 

Notas relacionadas: Puertorriqueños marchan contra la brutalidad policial a pesar de la cancelación del desfile del Día de Puerto Rico debido a COVID19

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>