BREVES de NY: Nueva Ley Protege a Hispanos de Discriminación por Agentes de Bienes Raíces

Inicia la semana bien informado con BREVES de Nueva York:

Nueva Legislación Protege a Hispanos de Discriminación por Agentes de Bienes Raíces

Según una investigación realizada por Newsday sobre las prácticas inmobiliarias en 2019, el 39 por ciento de los hispanos estaban limitados a opciones y sus corredores de bienes raíces les exigían requisitos que no requerían sus homólogos blancos.

Por ello, el presidente de la Asamblea, Carl Heastie, y la asambleísta Kimberly Jean-Pierre anunciaron que la Asamblea aprobó una legislación para ayudar a poner fin a las prácticas discriminatorias en la industria de bienes raíces que afectan desproporcionadamente a las minorías que quieren comprar una vivienda.

Esta legislación deja claro que los corredores de bienes raíces y vendedores pueden ser multados y sus licencias suspendidas o revocadas por someter a posibles compradores de vivienda a prácticas discriminatorias.

 

Instan al senado permitir comida caliente en programa SNAP

Los representantes neoyorquinos Grace Meng (NY-06) y Adriano Espaillat (NY-13) lideraron a un total de 65 miembros del Congreso para enviar una carta bipartidista al Senado pidiendo que la cámara incluya lenguaje en su próximo proyecto de ley de alivio de COVID-19 que permitiría a los beneficiarios del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) usar sus tarjetas de Transferencia Electrónica de Beneficios (EBT) para comprar alimentos calientes durante la pandemia de coronavirus.

La carta llega posterior a una disposición que permitía la compra de alimentos calientes en el último paquete de ayuda COVID-19 aprobado por la Cámara de Representantes, como parte de la Ley HEROES. La carta fue enviada a los líderes del Senado y al presidente del Comité de Agricultura, Nutrición y Silvicultura del Senado.

 

Paquete de ayuda por coronavirus enciende debate en el Congreso

Ante el avance imparable del coronavirus en Estados Unidos, los republicanos y demócratas negocian un segundo paquete de estímulo fiscal, tras el aprobado en marzo, que se ha mostrado insuficiente ante la gravedad de la crisis económica desatada por la pandemia.

Sin embargo, la disparidad de las posturas apunta a tensas y prolongadas conversaciones, pese a que este fin de semana concluye el refuerzo adicional de 600 dólares semanales para los desempleados y que ha sido el salvavidas de muchas familias desde el inicio de la crisis en EE.UU., a finales de marzo.

Los republicanos, con mayoría en el Senado, presentaron el lunes una propuesta de estímulo valorada en 1 billón de dólares, muy por debajo del plan de los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes, estimado en 3 billones de dólares y ya rechazado por los conservadores.

 

Más de Alrededor de Nueva York

>