Bombero salvadoreño valiente y solidario con la comunidad

Bombero salvadoreño valiente y solidario con la comunidad
Joaquín Eduardo Centeno Méndez, inmigrante oriundo de Santa Ana (El Salvador), trabaja como bombero en Hempstead protegiendo a la comunidad en medio de la pandemia. (Fotos: Cortesía JECM)

El 6 de agosto de cada año se celebra el día oficial del Salvadoreño-Americano en los Estados Unidos como un reconocimiento a sus contribuciones con el país.

En nuestra comunidad de Long Island tenemos héroes originarios de El Salvador que están marcando la diferencia en silencio pero con un gran corazón valiente y solidario para el servicio a la gente.

En esta ocasión destacamos la labor de Joaquín Eduardo Centeno Méndez, más conocido como Quincho o DJ Quincho para sus amigos, quienes lo reconocen como todo un orgullo salvadoreño.

Joaquín, de 48 años de edad y residente de West Islip, es bombero y trabaja sirviendo a la comunidad de Hempstead.

«Mi tío William Herrera fue el primer bombero latino en Hempstead. El fue quien me motivó a entrar al cuerpo de bomberos tan pronto me gradué de la secundaria», nos cuenta.

El bombero Centeno tiene más de 25 años de servicio en el departamento bomberil pero se considera una persona polifacética.

Recuerda que él ingresó a EE.UU. con el sueño de regresar a su tierra natal y ser presidente de El Salvador. Como inmigrante llegó procedente del departamento de Santa Ana hasta afincarse en Hemsptead, Nueva York.

 

Bombero salvadoreño valiente y solidario con la comunidad

 

Orgullo Cuscatleco

 

«Yo hago un poquito de todo, soy DJ, productor, escritor de música, la canción Esperando tu Regreso de la agrupación Tribu Central es uno de mis éxitos. Soy ingeniero de música, manager, promotor, agente de bienes raíces, hasta instructor de manejo», dice el dinámico Joaquín.

«También soy actor (participó en la película «The Transition» como bartender y en la película «These days» como policía) y entre otras cosas, además trabajo en la unidad del 911 como operador respondiendo a llamadas de emergencias», indica Joaquín quien recalca que su mayor éxito lo ha encontrado en su familia, está casado con Adriana Cepeda y tienen 5 hijos, cada uno talentosos igual que su padre.

 

Bombero salvadoreño valiente y solidario con la comunidad

 

Rescatista en el 911

 

Joaquín participó como bombero rescatista en las Torres Gemelas de Manhattan tras los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001 (el 9/11).

«Cuando era niño viví la guerra civil de El Salvador, no porque participé como militar sino que tuve que mover cuerpos y yo no entendía porqué a mi corta edad tenía que presenciar esas cosas. Pero al llegar a la escena del 9/11 fue como un dejavú para mi. Todo allí se miraba como si fuera la tercera guerra mundial», rememora Centeno quien a causa de esta participación fue operado hace 6 meses de un tumor en el pulmón derecho.

Cuenta que trabajar en el rescate del 9/11 fue a la vez muy motivador porque todos los bomberos y voluntarios estaban unidos con el ferviente deseo de encontrar personas vivas.

«Llegué al lugar de los hechos junto a mi tío y fue un mar de emociones ver el desastre y ver como tus amigos bomberos perdieron la vida, encontrando cuerpos sin vida, fue horrible», señala.

 

Bombero salvadoreño valiente y solidario con la comunidad

 

Dejando un legado

 

Como bombero en Hemsptead Joaquín ha vivido escenas de dolor como por ejemplo cuando responde a una situación peligrosa y lo que más quiere es ayudar a una persona con discapacidad y encontrar a la gente con vida.

«Recuerdo cuando llegué a la escena de un incendio y me dicen que hay una joven inválida en silla de ruedas, hicimos todo el esfuerzo para encontrarla pero no se pudo, al final la encontramos calcinada. No solo eso, también ver a las personas que mueren en accidentes de carros es horrible», afirma.

Al finalizar nuestra conversación con el bombero Joaquín Centeno, él le envía un mensaje a los jóvenes de nuestra comunidad.

«Como me enseñaron mis padres, en todo lo que hagan marquen la diferencia, hagan las cosas bien. Busquen dejar un legado. Y este mensaje no es solo para los salvadoreños, es para todos los que van llegando. Deben crear un legado que abra puertas, nada es imposible, estás en el país de las oportunidades, sueña en grande y lucha por tus sueños», concluyó nuestro héroe cuscatleco, un hombre noble y guerrero en busca de hacer el bien, un amigo y voluntario para todos.

Más de Alrededor de Nueva York