Baja moral después de que siete policías de NY han sido baleados en lo que va del año

Baja moral después de que siete policías de NY han sido baleados en lo que va del año
Miembros de la policía de Nueva York llevan el ataúd del oficial de policía Wilbert Mora a la Catedral de San Patricio el 1 de febrero. Foto por Dean Moses

Apenas a 40 días de iniciado el 2022, la ciudad de Nueva York ha visto siete policías baleados, dos fatalmente, en una serie de incidentes que, según los líderes sindicales de la policía, han dejado a los oficiales de Nueva York con la moral baja en todas las filas.

El sábado, un policía de vivienda fuera de servicio recibió un disparo en el pie cuando dos personas intercambiaron tiros, marcando el séptimo caso de un miembro de la policía de Nueva York herido o muerto por balas. Según la oficina de prensa de la policía, ha habido cuatro policías baleados en servicio y tres fuera de servicio en lo que va del año.

“Estamos aliviados de que nuestro hermano esté bien, pero no podemos permitir que esto se vuelva normal”, dijo Pat Lynch, presidente de la Asociación Benéfica de la Policía, en un comunicado. “No podemos esperar a que las soluciones a largo plazo comiencen a funcionar. Necesitamos sacar a los tiradores de la calle y mantenerlos fuera de la calle”.

El incidente se produjo pocos días después de que otro oficial fuera de servicio recibiera una bala en el hombro durante un presunto intento de robo en Rockaways el 2 de febrero.

El mes pasado, dos jóvenes oficiales, Jason Rivera y Wilbert Mora, de la comisaría 32, murieron después de que un hombre les disparara durante una investigación de violencia doméstica en Harlem.

“La moral está muy baja y es un momento difícil cuando a tus compañeros de trabajo les disparan y luego los matan y ejecutan”, dijo Paul DiGiacomo, quien dirige la Asociación de Dotación de Detectives.

Aumento en la violencia armada

La tendencia viene en el contexto de un aumento de la violencia armada en todos los ámbitos desde el comienzo de la pandemia. Las estadísticas más recientes de la policía de Nueva York hasta fines de enero muestran un aumento en los tiroteos a 94 incidentes, un 32,4% más que en el mismo período del año pasado cuando hubo 71, y más que en enero de 2020 cuando hubo 66. El número actual es el más alto en 14 años, o desde 2008, cuando hubo 96 tiroteos durante el primer mes del año, pero sigue siendo solo una fracción de los 459 tiroteos en el primer mes de 1993.

“Son los detectives de la ciudad de Nueva York los que investigan todos estos tiroteos y homicidios que tienen lugar en toda la ciudad, ya sea un oficial de policía o un civil. Son los detectives los que investigan esos crímenes y están haciendo un trabajo increíble en un momento muy difícil en nuestra ciudad”, indicó DiGiacomo.

El incidente del sábado siguió a una visita del presidente Joe Biden a la sede de la policía de Nueva York el jueves, donde el comandante en jefe prometió más fondos federales para la vigilancia, así como un esfuerzo del Departamento de Justicia para tomar medidas enérgicas contra las armas de fuego que llegan a Nueva York desde otros estados, que tienen leyes de armas más laxas.

El alcalde Eric Adams publicó a fines del mes pasado su plan para combatir la creciente violencia armada, que incluye traer de vuelta una controvertida unidad antiarmas, así como mayor presión a los legisladores estatales en Albany para que cambien las reformas a la justicia penal.

El alcalde quiere que los jueces puedan considerar la «peligrosidad» de los acusados y determinar si encerrarlos antes del juicio, así como juzgar a los jóvenes de 16 y 17 años encontrados con armas en un tribunal penal en lugar de un tribunal de familia.

Adams le dijo a CNN en una entrevista que las leyes debían ser “modificadas” debido al “tono” que habían establecido en los Cinco Distritos.

“Estás viendo la erosión de las ciudades estadounidenses, porque hay una mentalidad en nuestras ciudades de que todo se vale”, dijo Adams a Anderson Cooper el 3 de febrero. “Esto es inaceptable y demasiados jóvenes creen que tienen permitido y está bien portar un arma de fuego porque ese es el tono que hemos establecido y tenemos que detener ese tono”.

Culpables las reformas a la Justicia Penal

La declaración hizo eco de los sentimientos de los líderes sindicales de la policía, quienes culparon a las reformas en la ley de fianzas por el aumento de algunos delitos violentos en los últimos dos años.

“Eso envió un mensaje directo al elemento criminal de que están envalentonados y pueden hacer lo que quieran, cuando quieran, como quieran sin consecuencias”, dijo DiGiacomo.

No obstante, los defensores de la ley han señalado que las tendencias se han producido en ciudades de todo el país, incluso en lugares sin cambios en su sistema de fianzas.

“La reforma de la fianza no es responsable del aumento real y preocupante de los tiroteos y homicidios en Nueva York, incluidos los tiroteos de policías. El aumento de la violencia armada en los últimos dos años es una tendencia nacional que afecta a muchas ciudades que no han aprobado ninguna reforma de la justicia penal”, dijo Jullian Harris-Calvin, directora del programa Greater Justice New York del grupo de defensa de la justicia penal Instituto Vera de Justicia, en un correo electrónico.

Las reformas del estado de Nueva York eliminaron la fianza en efectivo y la prisión preventiva en casi todos los casos de delitos menores y delitos graves no violentos, pero las conservaron para casi todos los delitos violentos, incluidos la posesión de armas, los tiroteos y el asesinato.

Los datos estatales publicados el mes pasado mostraron que solo el 2% de los casos de fianza llevaron a un nuevo arresto por un delito grave violento, y menos del medio porcentaje involucró un delito grave con un arma de fuego.

 

Notas relacionadas: Oficial asesinado Wilbert Mora fue honrado en la Catedral de San Patricio

Más de Alrededor de Nueva York