Asambleísta Catalina Cruz: “Si nos vamos a llamar ciudad santuario tenemos que ponernos los pantalones bien puestos y proteger a los inmigrantes”.

La asambleísta Catalina Cruz entrega una bolsa de comida en su oficina ubicada en 41-40 Junction Blvd., Corona, Queens. (Crédito de foto: World Central a kitchen)

La asambleísta Catalina Cruz de Queens esta consciente que como representante de los barrios más afectados por el coronavirus del país y hasta del mundo, también es necesario atender las necesidades de los trabajadores indocumentados al igual que el resto de la población inmigrante, si se quiere combatir eficazmente los efectos negativos de la pandemia.

“Creo que como comunidad, como estado, como país, debemos reconocer que sin muchos de esos trabajadores estaríamos aun peor, porque esos son los trabajadores que están en los supermercados, en los restaurantes, manejando los taxis que aún quedan, y nosotros no estamos reconociendo su valor”, dijo la asambleísta del distrito 39 que abarca Jackson Heights, Corona y Elmhurst. “Creo que si nos vamos a llamar ciudad santuario tenemos que ponernos los pantalones bien puestos y proteger a los inmigrantes de la forma en que se lo merecen”.

Cruz está convencida que a nivel federal, la ayuda no va a llegar, por lo que su oficina está abogando para que ciertos recursos no se borren del presupuesto, entre ellos los servicios legales para inmigrantes: “Ahora encima de que la gente se está muriendo, los quieren deportar”, expuso.

Según un comunicado de la Oficina de Asuntos del Inmigrante de la Alcaldía, entre el millón de trabajadores esenciales que están en la primera línea de la pandemia de COVID-19: como repartidores, personal de EMS, conductores, personal de atención médica, entre otros, la mitad son inmigrantes.

Crédito de foto: World Central a kitchen

La ciudad de Nueva York es el hogar de 3.1 millones de inmigrantes que representan aproximadamente el 37 por ciento de la población de la ciudad y el 44 por ciento de su fuerza laboral, incluidos aproximadamente 360,000 trabajadores indocumentados y 48,000 propietarios de negocios indocumentados. Asimismo, más de un tercio de la fuerza laboral indocumentada de Nueva York es de bajos ingresos, no es elegible para la mayor parte de la asistencia federal y han quedado rezagados del paquete de estímulo federal debido a su estatus migratorio.

“Tenemos a un presidente que ni siquiera reconoce a una pandemia hasta que ya era muy tarde, empecemos desde allí. Tenemos a un gobernador que ha hecho mucho por el estado durante la emergencia pero que ha puesto ciertas limitaciones”, recalcó Cruz. “Por ejemplo, hubiéramos podido conseguir 40 billones de dólares en el presupuesto si hubiéramos estado dispuestos a ponerle más impuestos a los ricos de este estado”.

 

Ayuda monetaria para indocumentados

Recientemente, el gobernador Andrew Cuomo y el alcalde Bill de Blasio fueron señalados por el concejal de Brooklyn y presidente del Comité de Inmigración del Concejo, Carlos Menchaca, por “no dar un paso adelante” y proveer a los trabajadores indocumentados de ayuda monetaria inmediata como lo está haciendo California. Sentimiento reflejado por la organización pro inmigrante, Se Hace Camino NY.

«Es francamente indignante que el gobernador Cuomo se niegue a satisfacer las necesidades urgentes de los inmigrantes neoyorquinos. A medida que los miembros de nuestra comunidad se ven desproporcionadamente afectados por esta crisis y quedan fuera del alivio del gobierno, el gobernador continúa insistiendo en la economía de austeridad, protegiendo a los multimillonarios de impuestos mientras deja a los inmigrantes en primera línea en grave riesgo de hambre, enfermedad y muerte”, expresó Javier H. Valdes, Director Co-Executivo de la organización sin fines de lucro en un comunicado.

Para contrarrestar lo anterior, el alcalde de la ciudad de Blasio anunció una asociación con Open Society Foundations para establecer el Programa de Ayuda de Emergencia para Inmigrantes COVID-19 de la ciudad de Nueva York, para garantizar que todos los neoyorquinos, independientemente de su estado migratorio, sean incluidos en los esfuerzos de respuesta y ayuda de COVID-19 en toda la ciudad. La donación de $ 20 millones proporcionará alivio monetario de emergencia a los trabajadores inmigrantes y sus familias, que han sido excluidos en gran medida de los programas federales de alivio COVID-19.

«Los inmigrantes son el corazón de esta ciudad, son nuestros amigos, vecinos y colegas», dijo el alcalde Bill de Blasio. “Esta crisis ha demostrado que ahora es más importante que nunca que los neoyorquinos se cuiden mutuamente. Quiero agradecer a Open Society Foundations por asociarse con nosotros para garantizar que todos los neoyorquinos, independientemente de su estado migratorio, puedan obtener el apoyo que necesitan».

 

Servicios para la comunidad

Mientras tanto, la oficina de la asambleísta Cruz, está ofreciendo varios servicios para la comunidad, entre ellos doblar como comedor comunitario.

“Una de las cosas que nosotros hicimos es convertir nuestra oficina en un lugar donde se da comida al público, en un comedor comunitario”, indicó Cruz. “Estamos tratando de suplir las necesidades básicas para mucha gente que no califica para otro tipo de ayuda. Ha habido tanta necesidad que varios días se nos ha acabado la comida y nos queda una fila de personas porque es un barrio con muchas necesidades, y muy poquitos recursos para las personas que no tienen papeles”.

Asimismo, su oficina está ayudando a las personas a determinar para qué servicios califican. “Se habla con ellos (por teléfono) se mira que necesidades tienen, para que califican y se les conecta y se les ayuda muchas veces a aplicar para estos servicios”, indicó.

Como primera DREAMer elegida en la Legislatura del Estado de Nueva York, la asambleísta de descendencia colombiana tampoco olvida a los jóvenes ‘Soñadores’ del programa de ‘Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA)’, que actualmente esperan la decisión de la Corte Suprema para renovar su permiso de residencia legal en el país.

“En medio de esta pandemia que tomen una decisión que les dé a tantos la posibilidad de trabajar. Muchos son doctores, enfermeras, enfermeros, personas que están ayudando a salvar este país. Hay muchos nervios y hay muchas expectativas de ver que va a pasar con esta decisión. Mientras tanto nosotros hemos guiado a bastantes de ellos a recursos para que apliquen para renovar su DACA independientemente de lo que vaya a pasar con la Corte Suprema” apuntó la asambleísta.

 

Notas relacionadas: Senadora Gillibrand: Ley de Protección de Familias Inmigrantes en Coronavirus abordará necesidades urgentes 

 

 

Más de Alrededor de Nueva York

>