¡Ya no más!’ clama María Conchita Alonso en su nuevo filme ‘¡He matado a mi marido!

Fotos cortesía de Gabriel Reyes Entertainment

“¡Es preferible que de lastima a que la odien!”, inicio divertida nuestra entrevista la queridísima actriz María Conchita Alonso sobre su personaje en la película ‘¡He matado a mi marido!’ próximamente en cines.

En esta nueva producción cinematográfica por estrenarse el viernes 1 de marzo, la artista de éxitos musicales como ‘Una Noche de Copas’ y ‘Hazme Sentir’ hace el papel de Remedios, una mujer que en un arranque de celos, mata a disparos a su marido. Con un fino -y a veces escandaloso humor negro- la película despierta carcajadas con las situaciones más absurdas.

“Solamente para una película le diría a las mujeres mátenlo”, continuó jocosa la estrella venezolana, “pero en la vida real no”, se apresuró a corregir entre risas.

De ‘Acaríciame’ a “¡Ya No Más!”, la cantante venezolana ha recorrido un exitoso camino en sus casi 40 años de carrera artística.

Que gusto tener esta platica contigo, somos grandes admiradores… cuéntanos sobre tu personaje, ¿Cómo fue interpretarlo?

Ella es una mujer quien ha sido, entre comillas, maltratada por la vida porque sus padres se le murieron, los hijos no viven con ella, no tiene una relación muy cercana con su hija y el marido no se comporta bien para nada, así que su autoestima es súper baja. Es un personaje maravilloso, que tiene muchos matices, muchos colores. ¡Cualquier actor hubiera matado! Y no solo a su marido para hacer la película (ríe), yo lo disfruté enormemente.

Es comiquísimo todo el enredo que se da a raíz de la muerte del marido, además de hacer reír, ¿la película tiene otro mensaje?

La película no se hizo, desde mi punto de vista para dejar algún mensaje, aunque se puede dar. En la vida existe mucho odio hacia la gente de color, hacia los gays, hacia muchas cosas que no deberían de existir. Estamos mostrando algo que es políticamente incorrecto y la gente tiene muchas veces miedo de mostrarlo, pero hay que mostrarlo, hay que educar y mostrar que esto existe y no es correcto. Pero creo que más que educar con la película es para pasar un rato ameno, agradable, salir del cine con una sonrisa y querer regresar de nuevo a verla.

¿Te identificas con Remedios?

Yo no me identifico con nada. Todos tenemos de bueno, de malo, de angelito, de sabrosonas, un poquitico de celosos, de envidiosos; aquí yo trate de ver en que me podría yo identificar para agarrar ese pequeñito porcentaje y engrandecerlo para que se convirtiese en toda la personalidad del personaje. En realidad no me asemejo a Remedios en lo absoluto y por eso la hice así, yo no sabía que lo que iba a salir de mí, la hice como loquita. Mato a su marido y como que al final de la película ya tuvo paz.

¿Qué fue lo mejor de grabar esta película? Como fue la interacción con actores de la talla de la actriz española Assumpta Serna, Eduardo Yañez, Guy Ecker, Alicia Machado y Gaby Espino?

Para mí fue todo divertido. A mí que no me gusta levantarme temprano en absoluto, pero no me importaba, porque yo quería llegar al set y trabajar. Era tanto lo que disfrute haciendo este personaje que estaba ¡feliz, feliz, feliz! Todas las escenas eran orgásmicas. Hubo muy buena energía. Chévere, todos profesionales, serios.

También cantas el tema principal de la comedia “¡Ya No Más!”, ¿en qué te inspiraste?

Es como un himno a la mujer para que no sean irrespetadas, para que se liberen de esos lazos negativos y oscuros que la unen, ya sea a su pareja. Es no permitir que nos pisoteen porque el ser humano vale mucho para que venga otro a pisotearte e insultarte, a hacerte sentir menos. No podemos permitir eso, tenemos que ser fuertes y mandar bien lejos toda esa energía negativa.

Acaso, ¿Has pasado por una situación similar?

Sí, he tenido relaciones que han sido dañinas y que obviamente si me han hecho dudar de mí, me han hecho hacerme sentir menos y era únicamente porque esas parejas no se sentían bien ellos mismos. Para ellos sentirse superior, para ellos sentirse mejor, tenían que hacerme a mí, sentir mal. Eso sí lo he vivido pero uno aprende, uno es fuerte.

Es algo parecido al movimiento #MeToo (#YoTambien)… ¿estás de acuerdo?

Yo no estoy muy de acuerdo con todo lo que tiene que ver con el #MeToo (ríe). Lo han tomado todo como muy fuerte, muy a pecho, creo que se pasaron de la raya. Para mí lo más importante, y que tienen que aprender a decir, es la palabra no. Lo que no me gusta es que están exagerando tanto con este movimiento que ahora el hombre hasta tiene miedo de acercársele a uno a decirle algún piropo, es impresionante. ¡A mí me gusta que me digan piropos! En la vida, como en todo, no puede haber extremos, y aquí esto ha llegado hasta un extremo que esta alienando a los hombres de nosotras, ¡qué horror!

Sin embargo, el movimiento #MeToo también se extiende a evitar la exclusión… ¿crees que existe discriminación hacia las mujeres mayores?

En Europa no importa si eres bonita, fea, gorda, flaca, vieja, joven, no importa. Allá lo que importa es tu talento y eso aún lo tenemos que aprender aquí. Yo estoy clara de que hay un puesto para todos, a mí nadie me va a quitar nada y yo no le voy a quitar nada a nadie. ¿Acaso a la gente mayor no le gusta ver películas donde hay gente de su generación? Tiene que existir una variedad, porque en el mundo somos una variedad de personas de todos los colores, de todas las religiones, de todas las edades.

¿Has sufrido de acoso por tu edad?

Ellos se creen que me están insultando, a mí no me insultan. Me llaman vieja, abuelita, me llaman momia, pero yo me lo paso por tu sabes dónde (ríe). Pero se pone muy feo. ¿Por qué critican a las mujeres mayores que se hagan cosas? ¿Porque no critican a las jovencitas que se hacen más cosas todavía, que no les hacen falta? El bullying ha sido muy negativo. Mi madre siempre me lo decía, lo más importante en la vida para que alguien te quiera, o para que uno sea feliz, no es lo de afuera, porque eso se va difuminando con los años. Lo más importante es tu corazón, tu mente, tu personalidad, y gracias a ello es que yo soy como soy; soy fuerte y no me importa nada. Me gusto, y eso se vale.

También has roto con los prejuicios de que la mujer debe casarse y tener hijos para ser feliz.

Si la vida de por si te trae momentos tristes, amargos, fuertes, imagínate si uno entonces hace cosas porque es lo que dicta la sociedad, eres una amargada. De las decisiones que he tomado, de la única que me he arrepentido es de no hacerle caso a mi papá cuando me decía que comprará bienes y raíces. Yo decía yo no quiero hijos, y si algún día quiero, los adopto. Hasta el día de hoy, no he sentido el deseo de adoptar a ningún niño, para mí, mis adopciones son mis animalitos ¡y estoy feliz!

¿Tenemos María Conchita para rato, o tienes planes de retírate?

Como a mí me sigue gustando actuar, me sigue gustando cantar, es lo que me ha impedido retirarme. Otra cosa que me ha impedido mucho es que yo tengo una organización que se llama @VeeFauna para darle una ayuda humanitaria a los animalitos en Venezuela. Me junte con una organización ‘Luchemos por la Vida’, que es sin fines de lucro que tiene en Caracas un orfanato donde más de 300 niños tienen VIH y un ‘ancianato’, donde los viejitos han sido abandonados porque tienen discapacidades. Este año tengo mi segundo evento benéfico que se llama Casino Night en Los Angeles.

 

 

Noticias relacionadas: Felipe Peláez sin Grammy pero feliz: “El solo hecho de estar nominado ¡ya eres ganador!”

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *