“Soñadores” y activistas unen fuerzas y piden aprobación del “Dream Act”

"Soñadores" y activistas unen fuerzas y piden aprobación del "Dream Act"

En medio del clima antiinmigrante actual jóvenes “Dreamers” de Long Island se reunen para informarse sobre las nuevas leyes, el DACA y el TSP.

En un mar agitado de emociones navegan los jóvenes inmigrantes “Soñadores” que llegaron a los Estados Unidos cuando eran niños. A diario ellos sortean olas de indiferencia política, y siguen estudiando y trabajando esperanzados en un futuro mejor que premie todo su aporte a nuestra economía y sociedad.

Por eso los “Soñadores” no se rinden. Al contrario, unen fuerzas con organizaciones comunitarias de Long Island para informarse adecuadamente sobre las leyes de inmigración, conocer más sobre el DACA y el TSP, y pedir la aprobación del “Dream Act”, una legislación que les daría una vida de completa libertad, lejos del miedo ser deportados de un país que consideran suyo.

“Queremos una Acta del Sueño (“Dream Act”) limpia, así como está ahora mismo, no queremos nada adjunto”, sostiene Osman Canales, organizador de la Long Island Inmigration Students Abvocates, LIISA, quien orienta a los jóvenes en diversas conferencias.

Dicha organización sin fines de lucro, fundada en el año 2010, aboga por la igualdad en la educación del estudiante con la finalidad de que aumente la cantidad de inmigrantes profesionales graduados sin importar su estado legal.

LIISA junto al apoyo de la Hemsptead Civic Hispanic Association recientemente reunieron a un grupo de “Soñadores” para hablarles sobre las diferentes leyes inmigratorias, y a su vez, escuchar su sentir ante las nuevas medidas del Gobierno, y enseñarles sobre si podrían caer en la deportación u obtener la residencia permanente en EE.UU.

"Soñadores" y activistas unen fuerzas y piden aprobación del "Dream Act"

Osman Canales, de la Long Island Inmigration Students Abvocates (LIISA), orientando a los “Dreamers”.

Estresados y con Miedo

“Nosotros estamos siendo estigmatizados, lo veo en todas las comunidades como en Rooselvelt, Freeport, Uniondale, North Shore, Oysterbay, donde estamos siendo divididos y vistos de otra manera”, afirmó preocupado Cristino Chávez (24) quien vive en Glen Cove.

“Lo digo porque está en las noticias y en las redes sociales. Como ejemplo lo que viene pasando en Brentwood con el tema de las ‘gangas’ (pandillas), no todos somos delincuentes. Cerrar el TPS o el DACA no solucionan los problemas y mucho menos querer darnos una legalización a cambio de construir una pared en la frontera”, recalcó el joven.

“Hay un sin numero de salvadoreños que están estresados, llenos de miedo y, por otro lado, están los afrolatinos pasando lo mismo, perdiendo el TPS. Esta situación es más un problema legal, político o económico. Hay desunión cuando debemos estar unidos con un solo fin: encontrar una solución a nuestro estado legal”.

A su turno una miembro de LIISA, Brenda Madrid, estudiante del Nassau Community College, nos dijo como se sentía con todos estos cambios que están viviendo los “Soñadores”.

“Las primeras preguntas que vienen a mi mente son: ¿cómo puedo confiar?, ¿cómo saber si mi identidad no irá con ICE? o ¿cómo saber que estoy trabajando con abogados profesionales?”. Luego añadió, “Lo que sí trato es de mantener son mis redes sociales llenas de información para ayudar a otros “Dreamers” como yo que tienen miedo de expresarse o de hablar de sus inquietudes, todos tenemos miedo”.

Acta de Promesa Americana

Osman Canales, de LIISA, explicó que la congresista Nydia Velasquez, representante demócrata del Distrito 7 de Nueva York, apoya lo que es el “Clean Dream Act” y ella es quien introdujo en el 2017 la ley “American Promess Act” (El acta de promesa americana) que permitiría a los inmigrantes obtener la residencia permanente después de tener por 3 años el TPS y haya residido en los Estados Unidos.

También se informó sobre el Juez William Alsup, del distrito norte de California, quien ordenó revocar la medida antiinmigrante del presidente Trump, permitiendo que abrieran las inscripciones del programa DACA, aunque por un tiempo limitado.

Es importante entender que el amparo de DACA será válido hasta el día de su expiración, según cada caso. Renovar DACA tiene un costo de $495 (hay becas y fondos que pueden cubrir estos gastos). Las personas con DACA pueden aplicar para otros beneficios migratorios y podrían obtener la residencia. Recuerde que si Usted necesita ayuda de algún abogado puede visitar las universidades donde orientan sobre leyes.

Asimismo, se recomienda estar pendientes a las fechas de las extensiones del TPS:

– Para Honduras: Hasta el 5 de julio de 2018.

– Para El Salvador: Hasta el 19 de septiembre de 2018.

– Para Haití: Hasta el 22 de julio 22 de 2019.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *