Quejas de racismo y bajo rendimiento en el Distrito Escolar de Hempstead

Preocupante la educación en Hempstead luego de un inicio de año turbulento que incluye un repentino cambio de Superintendente.

Bajo la lupa. Así se encuentra el distrito escolar de Hempstead luego de un inicio de año turbulento que incluye un repentino cambio de Superintendente, así como varias quejas de bajo rendimiento educativo y de racismo hacia la comunidad hispana que, paradójicamente, no se siente representada en esta área de Long Island que cuenta con el 70 % de población estudiantil de origen latino.

Recientemente, los cinco miembros de la Junta Escolar de Hempstead se reunieron en privado con la Comisionada de Educación del Estado de Nueva York, MaryEllen Elia, para tratar los temas que afectan a sus estudiantes. Y después, ellos organizaron una reunión pública en el auditorio de la Escuela Secundaria de Hempstead para actualizar a la comunidad local sobre sus funciones.

“La comisionada vino a decirnos que pongamos todas nuestras diferencias en orden, que nos enfoquemos más en los niños y que sigamos el reporte que hizo el Dr. Jack Bierwirth”, dijo Maribel Touré, presidenta de la Junta. Bierwirth es un asesor especial designado por el Estado de Nueva York para revisar el desempeño académico, las finanzas, las estructuras y operaciones del distrito.

Pero lo que hasta ahora nadie ha podido solucionar es la división que existe en el mismo seno de la Junta Escolar, que el pasado 2 de enero despidió abruptamente al Superintendente, el Dr. Shimon Waronker, bajo el término de “Licencia Administrativa” (“Administrative leave”).

“He sido despedido sin ninguna justificación, mi contrato ha sido violado” afirmó Waranker, de origen judío chileno, quien asumió su cargo en junio del 2017 y hace unos días había publicado una carta acusando a los fideicomisarios de socavar sus esfuerzos por mejorar el distrito escolar de Hempstead. Así al comenzar este 2018, en debate caliente y una votación apretada de 3-2, la Junta decidió despedir a Waronker.

Según reportes, los miembros David Gates, LaMont Johnson y Randy Stith votaron a favor de la remoción, y la presidenta Maribel Touré y la vicepresidente Gwendolyn Jackson, votaron en contra de la medida. Posteriormente, la Superintendente Asociada, Regina Armstrong, fue puesta temporalmente a cargo del distrito.

Falta trato equitativo

Ante estos problemas que merman la educación en Hempstead, Nelson Berríos, un padre de familia salvadoreño de 36 años y que estuvo presente en dicha reunión, afirma sentir mucho racismo en su distrito escolar porque “Cuando la presidenta (Maribel Touré) estaba hablando los otros miembros hacían como que no entendían lo que la señora decía. No hay igualdad de trato con los hispanos, en esta Junta hay solo una hispana y nada más. No estamos bien representados”, argumentó.

Por su parte, la fideicomisaria Jackson, indicó que “las personas deben ser más sensibles con otras culturas, debemos respetarnos unos a otros”. Y sobre el bajo rendimiento advirtió que “viene pasando desde hace muchos años, no es culpa del Dr. Waranker, no lo pueden despedir así. Ahora en Hempstead somos un 30 % afroamericanos y un 70 % hispanos, debemos unirnos y trabajar juntos”.

Cabe indicar que en la gestión de Waranker además de tratar de enfocarse en reparar las escuelas, abordar la sobrepoblación y proporcionar un lugar más seguro para los estudiantes, se encontraron deficiencias en la enseñanza. Por ejemplo en matemáticas con alumnos que sin aprobar el curso de álgebra, ni ir a tutoría, son promovidos al siguiente año donde tienen serios problemas con trigonometría. “Es muy necesario asegurarse de que no importa el color del estudiante, es más importante entender que es un niño que necesita educación”, señaló Touré. “Es muy importante ser equitativo con nuestros estudiantes”.

Ante este complicado panorama para muchos el despido de Waranker sería por un tema de racismo en su contra y de quienes lo eligieron; mientras que otras versiones consideran que sería por sospechas de malversación por contratar trabajos de consultoría a un costo de $450,000.

Para Melissa Figueroa, ex integrante de la Junta Escolar, el racismo es evidente. “Estoy extremadamente preocupada con el racismo vicioso que actualmente impacta a nuestros estudiantes del distrito. Sugiero que nos envolvamos más como sociedad en el proceso democrático y ayudar a los niños y jóvenes a obtener un mejor desarrollo escolar”, declaró.

En tanto, Cristian Castro, una madre salvadoreña de 41 años, que tiene a su hijo estudiando en el décimo grado, expresó que no está de acuerdo con las quejas de bajo rendimiento porque para ella depende de cada familia guiar bien a los hijos.

“Yo siempre he estado pendiente de mi hijo, es buen estudiante porque la educación empieza en casa”. Luego añadió. “No entiendo porque dicen que hay racismo. Yo he trabajado con la Junta y los afroamericanos siempre me han tratado bien”.

Escolares pasan frío en Hempstead

Durante la última reunión de la Junta Escolar de Hempstead con la comunidad local, que duró aproximadamente una hora, se presentaron diferentes problemas que afectan al distrito. Por ejemplo la necesidad de contratar profesores a tiempo completo y no a medio tiempo como viene sucediendo. Los miembros de la Junta dicen que están trabajando para poder tener maestros a “full time”, según sus calificaciones.

Otro problema ocurrió en la escuela Prospect que necesita inmediatamente reparaciones por goteras en la infraestructura, baños dañados y ventanas rotas que hace que los niños de ese centro educativo pasen frío en esta época invernal y corran el riesgo de enfermarse.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *