Presentan legislación para línea directa de suicidio 9-8-8 en el condado de Nassau

Presentan legislación para línea directa de suicidio 9-8-8 en el condado de Nassau

Propuesta del legislador Lafazan conectaría a las personas que llamen al 9-8-8 con el Long Island Crisis Center.

 

El legislador Joshua Lafazan (Woodbury) apoyó a los profesionales de la salud mental, a defensores de la conciencia del suicidio y a sus colegas en el gobierno para revelar recientemente una legislación que establezca un número telefónico dedicado como línea directa de crisis suicida “9-8-8” en el condado de Nassau, en Nueva York.

Diseñado para ser reconocible, accesible y recordado en un momento de crisis de salud mental, marcar “9-8-8” conectaría a la persona que llame con el Long Island Crisis Center, con sede en Bellmore, uno de los 163 centros de crisis designados en los Estados Unidos que están afiliados a la red Lifeline de Prevención del Suicidio.

A esta línea directa de crisis que funciona las 24 horas del día, los 7 días de la semana, actualmente se puede acceder marcando el número local (516) -679-1111.

“Los expertos en salud mental dicen que los estadounidenses necesitan un ‘911 para el cerebro’. Cuando un individuo sufre un ataque cardíaco o sufre una angustia grave, todavía hay suficiente reconocimiento del 911 para marcar esos números”, dijo el legislador Lafazan.

“Sin embargo, cuando un individuo está considerando autolesionarse, esperar que esa persona recuerde este número en medio de una angustia severa no es una situación pragmática. Por eso he presentado un proyecto de ley para establecer el 9-8-8 como la línea directa de suicidio del condado de Nassau”.

Las estadísticas nacionales relacionadas con el suicidio exigen un llamado urgente a la acción. Según un informe periodístico, más de 47,000 estadounidenses murieron por suicidio en 2017 y otros 1.4 millones intentaron quitarse la vida.

Además, se informó este septiembre que el suicidio es la décima causa principal de muerte en EE.UU. y está ocurriendo a un ritmo mayor que cualquier otro punto desde la Segunda Guerra Mundial.

Tras su promulgación, la propuesta del legislador Lafazan ordena a la oficina de la ejecutiva del condado de Nassau, Laura Curran, que busque subsidios federales, estatales y privados para financiar una campaña de sensibilización pública para promover la línea directa 9-8-8.

“Mi esperanza para cuando aprobemos este proyecto de ley es doble. En primer lugar, quiero que mi generación crezca con un nivel ubicuo de reconocimiento para este número”, dijo Lafazan.

“En segundo lugar, espero que todos los que estén considerando autolesionarse recuerden que los recursos están disponibles en el condado de Nassau, y que no importa cuán difícil pueda ser la vida o el nivel de gravedad de los problemas con los que están lidiando, estamos aquí para ayudarte”.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *