Plegarias y oraciones no son suficientes, es tiempo de actuar contra las armas de fuego

¡No a las armas!, clamor urgente desde Florida a Nueva York

Sí, es hora de hablar. Es hora de enfrentar nuestro problema. Es hora de encontrar una solución.

La “amenaza sin sentido” de la violencia armada golpeó a nuestro país nuevamente con la masacre del 14 de febrero en Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland, Florida.

Diecisiete víctimas, tanto estudiantes como docentes, fueron abatidos por un ex alumno de 19 años con un historial de confusión mental que de alguna manera logró comprar legalmente su arma de destrucción masiva, un rifle de asalto AR-15. Un dispositivo de un solo propósito: matar a tanta gente como sea posible, lo más rápido posible.

En los días posteriores, sin embargo, hemos sido testigos de algo verdaderamente extraordinario. Los sobrevivientes del tiroteo de Parkland – estudiantes, maestros, padres – no se están paralizando en la pena.

Están liderando un movimiento nacional para lograr finalmente que el gobierno federal haga algo para reforzar nuestras leyes de armas y mantener las armas fuera de las manos de personas peligrosas.

No podemos permitir que los sobrevivientes de Parkland luchen solos por esta causa.

Debemos respaldarlos y ser parte del cambio que nuestro país necesita. Los contraargumentos para el control de armas simplemente ya no pegan.

Aun así, los detractores están comprometidos en mantener el sangriento ‘status quo’. Presentando los mismos argumentos incompetentes para no hacer nada y de esa manera detener el próximo asesinato masivo.

Se debe hacer más para evitar que las personas con enfermedades mentales, aquellos con antecedentes penales, y los menores de 21 años, compren armas de fuego legalmente.

Usted se podría preguntar: “Bueno, ¿por qué no armar a los maestros o asignar más guardias?”. Primero, sugerir que la respuesta al problema de violencia armada de la nación es tener más estadounidenses armados es tan tonto como sugerir que beber curará el alcoholismo, o fumar más cigarrillos curará el cáncer de pulmón de un fumador.

Segundo, nuestras escuelas ya tienen suficientes guardias; algunas incluso tienen detectores de metal. ¿Deben nuestras escuelas sentirse como cárceles para mantener seguros a nuestros niños? Eso parece ser poco razonable.

Con respecto a la Segunda Enmienda, también se debe notar que la enmienda se escribió en una era donde la pistola más mortífera era un mosquete que tardaba unos 35 segundos en recargarse y disparar. El AR-15 puede disparar 45 balas por minuto.

Una encuesta de octubre de 2017 realizada por Politico y Morning Consult descubrió que las mayorías de republicanos y demócratas quieren regulaciones de armas más estrictas.

Más de ocho de cada 10 encuestados quieren que se prohíban las armas de asalto, los cargadores de gran capacidad y los mecanismos ‘bump stocks’ como el utilizado en la masacre de Las Vegas.

“Los pensamientos y oraciones” ya no son suficientes, y nunca lo fueron.

El ciclo de violencia armada en Estados Unidos ya no puede continuar. Hemos repetido el ciclo reiteradamente en los últimos 20 años, desde Columbine a Newtown y todos los otros puntos mortales intermedios.

Instamos a nuestros lectores a que no solo contacten a sus legisladores locales para respaldar las nuevas reglamentaciones sobre armas de fuego, sino a que también participen en las actividades de ‘March for Our Lives’ de las próximas semanas. Obtenga más información en www.marchforourlives.com.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *