Peligrosa pandilla MS-13 se transforma después de la represión, dicen expertos

Peligrosa MS-13 se transforma después de la represión, dicen expertos

Autoridades locales y federales tienen como prioridad absoluta erradicar la pandilla MS-13 en Long Island. EFE

 

Por: Neglah Sharma
LongIslandPress.com

Una ofensiva contra la MS-13 en Long Island ha provocado un juego de locos, ya que los investigadores de pandillas ven diferentes facciones de esta organización criminal transnacional esforzándose por sobrevivir cada vez que se realizan arrestos.

Investigadores locales y federales han hecho de erradicar a la pandilla una prioridad absoluta. Al mismo tiempo, “Patrias” y “ABK” son dos camarillas de la MS-13 resucitadas en Brentwood y Central Islip, afiliadas a otras pandillas, de acuerdo con un autoproclamado miembro de MS-13.

“Nadie lo sabe, excepto las personas que están en él”, dice un residente de Brentwood, de 30 años, refiriéndose a los pandilleros como “fanáticos del control” de la comunidad.

La MS-13, o La Mara Salvatrucha, es una pandilla callejera ultraviolenta con sede en El Salvador y conocida por distribuir drogas ilícitas. Los inmigrantes salvadoreños formaron esta pandilla en Los Ángeles en la década de 1980.

Cabe señalar que un cuádruple asesinato que los pandilleros supuestamente cometieron en Central Islip el año pasado, provocó dos visitas del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y una del ex fiscal general, Jeff Sessions.

La pandilla se estima que tiene unos 10.000 miembros en todo el país. La Casa Blanca dijo durante la última visita de Trump en mayo que 2,000 de ellos están en el área de Long Island.

A su vez, la policía del condado de Nassau afirma que ha identificado a 500 miembros activos, mientras que la policía del condado de Suffolk ha identificado aproximadamente a 386 miembros de MS-13 y 193 de pandillas asociadas.

El fiscal federal adjunto John Durham, principal demandante en el caso contra los pandilleros acusados de los asesinatos de las adolescentes Nisa Mickens y Kayla Cuevas, en Brentwood en 2016, fue recientemente designado para formar parte de una nueva fuerza de tarea contra el crimen transnacional para eliminar a la MS-13 en Long Island.

 

En Brentwood y Huntington

 

Según las autoridades, los miembros de pandillas que llevan machetes son responsables de al menos 25 muertes en Long Island desde 2016. Los líderes locales de aplicación de la ley confirman que han visto evolucionar a la pandilla desde la represión.

“Estamos viendo pandillas de la MS-13, y algunas de estas han sido completamente aniquiladas, y lo que hacen es si quedan miembros, el objetivo es asumido por camarillas existentes, como los Brentwood Locos Salvatruchos o los Huntington Criminal Locotes Salvatruchos”, dice el fiscal de distrito del condado de Suffolk, Tim Sini.

“Lo que sucede cuando interrumpes a una pandilla es que intentan adaptarse y ves alianzas entre pandillas que normalmente no verías”.

Como resultado de los arrestos múltiples de miembros, un líder de camarilla supervisará un par de sectas diferentes, pero aún se mantendrá en comunicación con los líderes de El Salvador, indica Sini. Es por eso que los investigadores locales están trabajando con funcionarios salvadoreños para erradicar la pandilla.

“Necesitamos invertir en la cooperación de los dos países mediante la prevención de pandillas y los programas de intervención”, dice Sini.

“En términos de números, son la peor pandilla que tenemos”, señaló el mes pasado el ex jefe de la policía de El Salvador, Rodrigo Avila, en el 12º Seminario Anual de Pandillas del Sheriff de Suffolk.

Más de 8,600 niños de Centroamérica entre las edades de 6 y 17 años se dirigieron a Long Island en los últimos cuatro años, forzando la intervención gubernamental y organismos sin fines de lucro antes de que los niños inmigrantes socialmente desfavorecidos puedan convertirse en la cadena de suministro, o próximas víctimas, de la pandilla.

El Sheriff de Suffolk, Errol Toulon, dice que así como toda la política es local, también lo es el tema de las pandillas. “Cuando hablamos de pandillas, siempre pensamos en las pandillas más grandes”, dice. “Siempre hay estos subconjuntos que provienen de comunidades locales”.

Jim Nielsen, un oficial retirado de la policía de Nueva York y ex oficial de correccionales de Rikers Island, dice que los pandilleros a menudo se encuentran en un Catch-22 (una situación paradójica en la que no pueden escapar).

“Si no están en una pandilla, se aprovechan”, dice. “No me compadezco ni les perdono lo que hacen, pero unirse a la MS-13 es una de las grandes preguntas filosóficas de nuestro tiempo, porque están condenados si lo hacen, y condenados si no lo hacen”.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *