Opinión : Encontrando esperanza con el VIH

Encontrando esperanza con el VIH

Encontrando esperanza con el VIH.

 

Por: Diane Delph-Tinglin *

 

Recuerdo vívidamente el día en que me diagnosticaron con el VIH. Fue durante una visita regular a mi médico, yo me sentía bien, como una persona sana de 22 años. Luego, me llamaron al consultorio del médico y mi vida repentinamente dio un giro drástico.

Recuerdo las palabras de mi médico como si fuera hoy: “Realizamos la prueba dos veces y el resultado fue el mismo. Lo siento mucho. Tienes VIH.”

Esto parecía inconcebible. Había estado con el mismo compañero durante los últimos tres años. Nunca me había inyectado drogas. Yo era muy joven ¿Qué pasó? ¿Tendría que pasar el resto de mi vida dentro y fuera de los hospitales? ¿Cuánto tiempo más me quedaba de vida?

Esos primeros días, semanas y meses estuvieron llenos de ira y frustración. Sentí que mi vida había terminado. Me sentí traicionada por mi pareja, quien había ocultado su estado de VIH. Me mudé abruptamente y estaba sola. Todo mi mundo se había derrumbado en un período de tiempo tan corto, y me sentí completamente sola, sin nadie en quien apoyarme.

Ese aislamiento fue paralizante, e incluso ahora no estoy segura de dónde encontré la fuerza para tomar el control de mi vida. Probablemente comenzó cuando me di cuenta de que el VIH no tenía que ser una sentencia de muerte, que solo tenía que aceptar el hecho de que esto estaría conmigo por el resto de mi vida, y que cada decisión que iba a tomar en el futuro afectaría mi salud y mi bienestar.

Eso significaba que primero tenía que aceptar mi estado de VIH y darme cuenta de que seguía siendo la misma persona, alguien con la fuerza de voluntad para tomar el control de mi futuro. También significaba que necesitaba encontrar una comunidad de personas que entendieran mi situación, y que hayan seguido el mismo camino que yo e hicieron cambios positivos.

Encontré esa compasión a través de los navegadores de The Alliance for Positive Change. Se trataba de personas que habían experimentado desafíos de salud similares y que se habían entrenado para navegar en toda la ciudad de Nueva York para conectarse con personas como yo, y educarlas en que el VIH no era el capítulo final, sino un capítulo nuevo.

Me ayudaron a encontrar un médico, me llevaron a citas, y me ayudaron a desarrollar un régimen de medicamentos. Lo que más necesitaba, y lo que más me ayudó, fue que me aceptaron precisamente como fuera y dónde estaba en mi viaje.

Ha pasado una década desde que hablé por primera vez con un Peer. También me convertí en una Peer, sirviendo como fuente de consuelo y conocimiento para otras personas con VIH.

Así, creo yo, es cómo vamos a ayudar a poner fin a la epidemia de VIH y SIDA, no solo a través de avances médicos y educación sobre sexo seguro, sino a través de mensajeros creíbles como son los Peers (que el Alliance ha estado entrenando durante más de 25 años).

Estos embajadores trabajan en las comunidades de nuestra ciudad que más lo necesitan, y su trabajo para conectar a las personas vulnerables con la atención que necesitan realmente está ayudando a poner fin a esta horrible epidemia.

Los avances son reales. Nuestro Gobernador anunció recientemente que el Estado de Nueva York ha hecho avances significativos para poner fin a la epidemia, y eso es alentador escucharlo. Ahora lo que necesitamos es que esto sucediera de manera uniforme en todas nuestras comunidades, nuestro país y nuestro mundo.

Todavía me preocupa el estigma que impide que muchas personas se acerquen a buscar ayuda o, lamentablemente, que dejen de tomar medicamentos que podrían hacer que el virus del VIH sea indetectable y, por lo tanto, intransferible.

En el marco del Día Mundial del SIDA (el 1 de diciembre), considero cómo ha cambiado mi vida y las vidas de quienes me rodeaban que se comprometieron a cambiar. Ahora estoy felizmente casada con un hombre que es VIH negativo. Tengo un hogar, una carrera como miembro del personal de Alliance y una comunidad.

No fue fácil escribir esto y hacerlo tan público. Pero al hacerlo, espero que esto de alguna manera ayude a borrar el estigma sobre el VIH y que motive a aquellos que ahora enfrentan temores similares para buscar apoyo sobre su futuro.

La esperanza toma muchas formas. Se me ocurrió cuando encontré a otros que ya habían recorrido el camino en el que me había encontrado. Se me ocurrió cuando me di cuenta de que el VIH no significaba que yo no valiera nada.

Y se me ocurrió cuando encontré una razón para vivir, una que ahora puede enriquecer la vida de los demás y ayudar a acabar con la epidemia.

 

* Diane Delph-Tinglin, de Far Rockaway, es una instructora principal en The Alliance for Positive Change.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *