Manteniendo a los neoyorquinos mayores seguros en las veredas

 

Patrocinado

Con un número cada vez mayor de personas en las veredas y calles de la ciudad de Nueva York, todos los neoyorquinos deben tener en cuenta la importancia de la seguridad de los peatones en particular de los adultos mayores frágiles o de paso lento.

Los adultos mayores en Nueva York caminan más que los adultos mayores en cualquier otra ciudad en los Estados Unidos, a pesar de las calles llenas de gente. Para alguien con problemas de equilibrio o movilidad, un golpe accidental de un transeúnte que se apresura podría causar una caída que pone en peligro la vida.

Las caídas son la principal causa de lesiones fatales y no fatales entre los estadounidenses mayo-res. Además, sufrir una caída como un adulto mayor es doloroso tanto física como emocionalmen-te. Para evitar esto, los peatones mayores son cautelosos. Caminan en el cruce peatonal usan las señales de cruce, pero si son atropellados por un vehículo, es más probable que se lesionen.

El programa Calles Seguras del Departamento de Transporte (DOT) es una iniciativa centrada en la seguridad de los peatones mayores. En 2018, los adultos mayores de 65 años o más representaban el 13% de la población total de la ciudad, pero el 50% de las muertes de peatones.

Los accidentes con vehículos de motor son la mayor preocupación. A medida que trabajamos para reducir las muertes de tráfico, no debemos olvidar la importancia de que los ciclistas observen las reglas viales para mantener seguros a los peatones vulnerables. Casi ochocientos mil neoyorquinos andan en bicicleta regularmente, y este número está aumentando. Las bicicletas son una solución saludable y ecológica para el sistema de transporte congestionado de la ciudad, pero sin consideraciones de seguridad y aplicación, pueden ser peligrosas.

No ceder el paso a un peatón puede ahorrar unos segundos en un viaje en bicicleta, pero también puede causar una lesión grave. Los ciclistas deben utilizar los senderos o carriles para bicicletas designados por la Ciudad y dejar las aceras abiertas a los peatones. La ciudad de Nueva York tiene 1,240 millas de carriles de rutas para bicicletas. En los últimos cinco años, la ciudad ha ampliado los carriles para bicicletas en la calle en más de 330 millas, con 66.1 millas instaladas en 2018.

La ciudad está haciendo su parte para mantener seguros a los peatones. El DOT junto con al Departa-mento de Policía de Nueva York (NYPD) se aseguran de que los ciclistas cumplan con las reglas de la carretera. Este año, la policía de Nueva York ha emitido 37,916 infracciones de tránsito a ciclistas, en comparación con 34,257 en 2018, un aumento del 11%.

Estoy segura de que hay suficiente espacio para ciclistas y peatones por igual. A medida que nos esfor-zamos por ser una ciudad verdaderamente inclusiva de todas las edades, en acomodar a todos los habitantes sin importar la edad y discapacidad, animo a todos los neoyorquinos a cuidar de sus vecinos en las veredas.

 

Lorraine Cortés-Vázquez es la Comisionada del Departamento para Adultos de la Tercera Edad de la Ciudad de Nueva York. Antes de unirse a la administración de Blasio, se desempeñó en puestos de liderazgo ejecutivo con AARP, EmblemHealth y otras organizaciones. También se desempeñó como la primera Latina Secretaria de Estado de Nueva York.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *