La responsabilidad de hacer algo

editorial

 

Hay una nueva definición de locura en Estados Unidos: enviar pensamientos y oraciones una y otra vez, y esperar que mágicamente se detengan los tiroteos masivos.

El derramamiento de sangre de este fin de semana en El Paso, Texas, y Dayton, Ohio, nos recordó una vez más lo mal que están las cosas en EE.UU. cuando se trata de violencia armada, y cómo nuestro gobierno no ha logrado detener la carnicería.

Un tuit popular difundido en las redes sociales después de las últimas masacres ocurridas el pasado fin de semana señaló que ha habido más de 250 tiroteos masivos en EE.UU. en lo que va del año. Ninguna otra nación en el mundo tuvo un número de tiroteos masivos que excedieran un solo dígito.

¿Qué vamos a hacer para detener esto? La respuesta obvia es un mayor control de armas: revivir la prohibición de armas de asalto, ampliar las verificaciones de antecedentes, evitar que los delincuentes posean armas, entre otras ideas.

Ningún estadounidense debería poseer un AR-15, un AK-47 o cualquier otro rifle de asalto de alta capacidad construido específicamente para uso militar. Ningún estadounidense debería necesitar uno; ningún estadounidense debería querer uno.

Los pedidos de control de armas se han hecho una y otra y otra vez, después de un tiroteo masivo tras otro, durante la última década. Debería ser un esfuerzo bipartidista, pero no lo es, porque una de las partes se niega completamente a hacer algo al respecto que no sea ofrecer “pensamientos y oraciones” después de cada tragedia.

Los miembros del Partido Republicano ofrecen cualquier excusa para no hacer ningún esfuerzo concertado para aumentar la seguridad pública. Son los videojuegos violentos, dicen. Es salud mental, dicen. Son hogares rotos, dicen. Es la falta de oración en las escuelas públicas, afirman algunos ignorantemente.

Otras naciones tienen videojuegos violentos, problemas de salud mental, familias disfuncionales y prohibiciones de oración pública; sin embargo, no tienen el nivel de violencia armada que experimentamos en nuestro país. Lo que sí tienen son leyes estrictas sobre armas de fuego que preservan la seguridad pública sin infringir el derecho a defenderse.

¿No deberíamos nosotros, como estadounidenses, exigir lo mismo? Parece un obvio sí.

El Partido Republicano se ha quedado sin excusas y tiempo, y también el presidente Trump, cuyas palabras hostiles hacia los inmigrantes se hicieron eco en un manifiesto dejado por el pistolero responsable de la masacre de El Paso.

El Partido Republicano debe sacar la cabeza de la arena y enfrentar la realidad. Este país tiene un problema con las armas y un problema nacionalista blanco, y los republicanos deben comenzar a trabajar con los demócratas para fortalecer nuestras leyes.

Llame al presidente Trump, llame al líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell y llame al Partido Republicano del Estado de Nueva York y exija que apoyen el control de armas y la lucha contra el nacionalismo blanco.

Presidente Donald Trump 202-456-1414
Senador Mitch McConnell 202-224-2541
Partido Republicano del Estado de Nueva York 518-462-2601

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *