Hacen llamado en Albany para que se apruebe ley que combate el robo de salarios

Una coalición estatal de organizaciones y neoyorquinos impactados promulgan la legislación SWEAT, que busca combatir el robo generalizado de salarios. (Foto de SWEAT Coalition)

“El salario mínimo ha aumentado a $15, pero a muchos trabajadores de Nueva York no se les paga el salario mínimo”, dijo acalorado Carlos Rodríguez Herrera, trabajador de un restaurante y miembro del National Mobilization Against Sweatshops durante una conferencia de prensa el martes, 21 de mayo. Durante la conferencia, se hizo un llamado a la capital del estado, a promulgar la legislación (Securing Wages Earned Against Theft Coalition – SWEAT), que busca combatir el robo generalizado de salarios que enfrentan los trabajadores en el estado de Nueva York.

A pesar de los recientes aumentos al salario mínimo y los repetidos esfuerzos por combatir el rampante robo de salarios, las lagunas legales en la ley de Nueva York aún no hacen responsables a los malos empleadores por no pagar a sus trabajadores salarios legales. De hecho, el Departamento de Trabajo de los EE. UU. estima que en el estado de Nueva York, se producen anualmente mil millones de dólares en robo de salarios, ya que los empleadores de mala fe utilizan una variedad de estrategias para evadir pagar lo que deben a sus empleados y al estado.

“El robo de salarios es una epidemia en Nueva York, que deja a las familias de clase trabajadora, la gran mayoría de los cuales viven de cheque en cheque, luchando por juntar suficiente dinero para pagar el alquiler y comprar comida para alimentar a sus familias”, expresó la asambleísta Linda B Rosenthal, Presidenta del Comité sobre Alcoholismo y Abuso de Drogas. “Cientos de neoyorquinos vulnerables se les deben miles de dólares en salarios. Pero un juicio por robo de salarios vale poco más que el papel en el que está escrito porque los empleadores inescrupulosos hacen todo lo posible para frustrar la cobranza, a menudo se declaran en bancarrota o esconden activos detrás de una red de empresas sombrías”.

La legislación SWEAT nivelaría el campo de juego para las empresas que respetan la ley y aumentaría los ingresos para el estado de Nueva York en cientos de millones de dólares, al permitir la recolección del dinero adeudado al Departamento de Trabajo.

“Hoy en día, las lagunas legales en la ley de Nueva York no responsabilizan a los empleadores de mala fe por no pagarles a los trabajadores su salario duramente ganado. Es por eso que estoy luchando con la asambleísta Rosenthal para aprobar el proyecto de ley SWEAT, que colocará un gravamen sobre activos de los empleadores hasta que paguen a sus trabajadores hasta el último centavo”, agregó la senadora de Queens, Jessica Ramos, presidenta de la Comisión de Trabajo.

 

Notas relacionadas: Trabajadores agrícolas hispanos de Long Island exigen condiciones laborales justas

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *