Denuncian a la administración de Trump de querer terminar clases de inglés, fútbol y ayuda legal para menores no acompañados

El concejal Francisco Moya visita una instalación donde los menores no acompañados están siendo alojados temporalmente para ver su condición y cuidado. (Foto cortesía del concejal Moya)

El concejal Francisco Moya, el ícono del fútbol y filántropo David Villa y la Federación Hispana condenaron la decisión del gobierno de Trump de poner fin a las clases de inglés, fútbol y asistencia legal para menores no acompañados que están bajo custodia federal.

“No sé si el país recordará a la presidencia de Trump por su división, corrupción o incompetencia, pero yo la recordaré por su crueldad”, dijo el concejal Francisco Moya. “La crueldad es un sello distintivo de esta administración y su decisión de finalizar las clases de inglés, los programas de fútbol y la asistencia legal para menores no acompañados es una prueba más de este hecho. Estos niños no vinieron aquí porque las cosas estaban bien en casa. Nadie busca asilo en una racha ganadora. Estaban desesperados y necesitaban la humanidad que este país se enorgullecía en ofrecer”.

El Ayuntamiento asignó $150,000 a la Federación Hispana el año pasado para financiar el programa de fútbol infantil a menores no acompañados, que se inauguró en abril pasado y se extiende hasta junio. Esa financiación paga por el transporte hacia los campos de fútbol públicos, equipos y otras necesidades relacionadas. El ex delantero del New York City Football Club y campeón de la Copa Mundial, David Villa, y su DV7 Soccer Academy brindan la programación de fútbol. La clínica está abierta a todos los niños, independientemente de su estatus migratorio, y actualmente tiene a 126 niños inscritos. De ellos, 75 son menores no acompañados. Dos veces por semana se reúnen para practicar y jugar en un lugar seguro bajo una guía de clase mundial.

“Algunos pueden argumentar que el fútbol es un desperdicio de dinero”, prosiguió el concejal Moya. “Están equivocados. Puede que no haya nada tan universalmente unificador como el fútbol. Estos niños podrían no haber abrazado a sus padres en semanas, podrían estar despiertos por la noche llorando, podrían estar asustados y confundidos sobre lo que vendrá después. Pero cuando tienen la oportunidad de perseguir una pelota por el campo, se sienten como en casa. Reconocen el juego, incluso si todo lo que les rodea no es familiar. Es lo único que proporciona un respiro del aburrimiento y las preocupaciones, lo único que puede poner una sonrisa en su rostro. Es por eso que estoy tan orgulloso de apoyar el programa DV7 de la Federación Hispana y David Villa, y por lo que luché para asignarles $150,000 para una clínica de fútbol para menores no acompañados. Programas como este pueden cambiar vidas, algo que esta Casa Blanca debería aprender”.

“Estamos orgullosos de ofrecer a los niños migrantes un lugar donde pueden aprender a trabajar juntos como un equipo y socializar con compañeros de diferentes países en un ambiente divertido y positivo, dándoles un descanso de la tensión diaria de estar lejos de sus seres queridos”, agregó la directora del programa de fútbol DV7, Jessica Loparco. “Vemos la diferencia que hace en las vidas de estos niños tener un lugar seguro donde se les permita estar sin preocupaciones. Esta administración está deshaciéndose de la dignidad de las personas vulnerables que buscan una vida mejor y haremos todo lo posible para combatir estas políticas”.

 

Notas relacionadas: Dos inmigrantes salvadoreños mueren bajo la custodia de las autoridades 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *